Lunes, 01 Febrero 2016 21:39

Tierras de Carranza pasarán a manos de 400 familias de Casanare

El proyecto El Porvenir es un piloto con el que se busca el desarrollo social y económico de mil familias.

Por 

 

El predio El Porvenir que cuenta con 42 mil 236 hectáreas y que era propiedad del denominado 'Zar de las Esmeraldas', Víctor Carranza, pasará a manos de 400 familias del municipio de Orocué en Casanare.

El anuncio lo hizo el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, en el marco de un evento donde el Presidente de la República sancionó la Ley de Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social (Zidres), realizado en Orocué.

El Jefe de la Cartera Agropecuaria recordó que la empresa ganadera La Cristalina, realizó entrega de los predios de manera voluntaria el 13 de junio de 2015, y a partir de este momento volvieron al dominio de la Nación. En su calidad de baldíos se aplicará el procedimiento de adjudicación, teniendo en cuenta las características del suelo.

El proyecto El Porvenir es un piloto con el que se busca el desarrollo social y económico de mil familias en la fase uno y cuatro mil más en la fase final.

El proyecto se ejecutará mediante un modelo de condominio agropecuario, y la implementación de un sistema de adjudicación de viviendas por objetivos.

“Tal cometido lo lograremos con el diseño e implementación eficiente de un condominio agropecuario que, según la vocación del suelo, articulará ciudadelas de viviendas rurales para las familias beneficiarias con los proyectos de agricultura familiar”, explicó el Ministro Iragorri.

De esta forma se regula la ocupación y aprovechamiento de las tierras baldías de la Nación, mejorando los ingresos y calidad de vida de los campesinos.

En este primer piloto, indicó el Ministro Iragorri Valencia, los campesinos tendrán tres beneficios desde que se apruebe su ingreso al proyecto:

"Vamos a construir 400 casas para las familias que no tienen vivienda y además, tendrán empleo por que participarán en la construcción de las mismas”, dijo.

A cada familia, se les entregará alrededor de cinco hectáreas para adelantar proyectos propios de agricultura familiar.
Un tercer beneficio es que en el arranque del proyecto se pueden realizar inversiones para sembrar soya u otro producto y les pagan a los 400 productores un rendimiento por esa tierra.