Sábado, 13 Febrero 2016 23:33

Colombia muere de hambre: Al gobierno nadie le CREE

Por

Expertos dicen que el gobierno no puede sacar pecho por políticas económicas y sociales que matan de inanición a los nacionales.

En 2012 el gobierno anunció una nueva reforma tributaria que contemplaba la infausta llegada del Impuesto Sobre la Renta para la Equidad, CREE, con el cual se canalizarían recursos para distribuir entre el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, (2.2 puntos), el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, (1.4 puntos) y el sistema de seguridad social en salud (4.4 puntos).

El nuevo estatuto tributario precisaba que del CREE saldría un punto adicional que sería cobrado en los tres primeros años de la vigencia de este para financiar instituciones de educación superior del sector público hasta por el 40 por ciento del total recaudado, de igual manera se aprobó un 30 por ciento para la nivelación de la UPC del régimen subsidiado en salud y un 30 por ciento restante para todo lo relacionado con inversión social en el sector agropecuario.

Este tema se trae a colación por las últimas noticias que llegan desde la Guajira y que dan cuenta de niños muertos de física hambre, situación que hace preguntar sobre la efectividad de los nuevos inventos tributarios en la sociedad colombiana al igual que invitan a cuestionar por qué en pleno siglo 21, un país como Colombia que pide pista en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, permite que sus niños o su población mueran por falta de alimento, de pura desnutrición.

Hay que decir que este problema es de vieja data, viene da varias décadas atrás, pero totalmente agravado en los últimos 25 años, coincidencialmente, como argumentan muchos con autoridad, con la entrada en vigencia de un modelo económico diseñado justo para eso, para que unos pocos vivan con los bolsillos y las barrigas a reventar mientras otros subsisten sin derecho, ni siquiera a soñar, por el temor de no volver a despertar en sus vidas miserables, de harapos y de todas las necesidades insatisfechas, eso sí, anhelando que pronto llegue la paz.

El diálogo con Diariolaeconomia.com, el Senador de la República, Jorge Robledo, aseguró que lamentablemente el tema del hambre no es exclusividad de la Guajira sino de todo el territorio nacional porque para no ir tan lejos el problema se ve y se siente en los cordones de miseria de Bogotá, muy cerca por cierto del Congreso y de la Casa de Nariño.

Agregó que aunque no hay cifras que respalden las contundencia del fenómeno social, vergonzante por demás, el hambre hace presencia en todo el país y en regiones como el Chocó, la Orinoquia y muchas zonas del sur del país sin dejar de recalcar que ese lío está lamentablemente muy presente en los grandes cascos urbanos.

“Hoy no se habla sino del caso de la Guajira, pero estoy seguro que son muchos más los niños en Colombia con problemas de desnutrición. Si bien no recuerdo la cifra, se habla que por lo menos hay siete millones de colombianos viviendo en la miseria, lo cual es una cantidad inmensa de familias, por lo menos dos millones las que pasan las verdes y las maduras. Aquí el problema es mucho más grande y por eso sería muy bueno que el gobierno se sincerara y nos dijera con franqueza cual es el verdadero tamaño de la desnutrición, tema que va pegado a niños muertos de hambre”, declaró el señor Robledo.

El CREE, ¡qué vergüenza!

Para el Senador Robledo no tiene sentido que exista un gravamen como el CREE en donde no hay eficacia y en donde por el contrario los indicadores muestran niños desnutridos y otros que ya no viven porque el hambre se los llevó.

“Insisto, el tema es visible por la Guajira en dónde unos periodistas muy valientes se atrevieron a denunciar desviando la atención del ejecutivo hacia la Colombia septentrional, pero si esa operación se hiciera en los barrios de Bogotá, estoy seguro que habría resultados semejantes”, indicó el Senador.

En relación con el tema del hambre en la sociedad colombiana, Robledo dijo que el gran responsable de la terrible situación es el modelo económico que se impuso en el país toda vez que el neoliberalismo tiene como característica una espantosa concentración de la riqueza en donde aparecen por un lado gentes inmensamente ricas y por otros lados asoman gentes extremadamente pobres. Afirmó que además el modelo implantado es de total destrucción del aparato productivo lo cual se refleja en el empleo informal que hace que cada vez más colombianos dependan del rebusque con ingresos muy bajos lo cual se convierte en la madre del problema, escenario aún más calamitoso si el gobierno no aplica los correctivos del caso.

Para colmo de males, indicó, el Departamento Nacional de Estadística, DANE, hace unas encuestas poco confiables porque utiliza una metología abstracta y con términos rebuscados que esconden una realidad no dicha y es que en Colombia el desempleo hace rato pasó de dos dígitos.

La comida de los más pobres se la están robando

El problema del hambre en Colombia según explica el Congresista está asociado con corruptelas y hurtos descarados a los colombianos más vulnerables.

“Las denuncias sobre corrupción en el Bienestar Familiar son inmensas, entonces buena parte de la comida que debería ir a los niños colombianos se la están robando, ese es un hecho que es bien conocido”, comentó Robledo.

El problema de Colombia, recalcó Jorge Robledo, es de pobreza y de miseria, en donde los hogares comen muy mal o no comen, bien sea en las ciudades o en el campo, pero el gran problema nacional, ratificó, se llama hambre.

Ganaderos cuestionan manejos en ICBF

El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera, dijo en este medio que en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar hay robos continuados de recursos y de alimentos en diferentes regiones del país.

“Los hogares del ICBF les daban a terceros contratos para que suministraran la comida y esos alimentos valían el 15 o el 20 por ciento de lo que el estado giraba a los contratistas, mecanismo que utilizó el gobierno para comprar buena parte de la clase política que es la dueña hoy de estos negocios con grave afectación de los sectores vulnerables de la sociedad colombiana”, denunció el dirigente gremial.

Agregó que el gobierno no puede decir hoy que el hambre y la muerte de niños indígenas de la Guajira es un tema nuevo. Precisó que el ejecutivo es partícipe a través de la mermelada de ese bochornoso proceso de degradación a través de la contratación que se ha venido haciendo para atender a estos sectores.

También indicó que el problema de hambre se extiende a varias regiones colombianas, precisamente porque se maltrató una política bien intencionada que buscaba darle algo de comer a los niños para que pudieran tener en algunos casos, casi que la única comida del día.

“Esta política dirigida a los más pobres terminó manejada por manos criminales para aprovecharse de estos recursos del estado y finalmente para no dar esa requerida comida, generando la situación de hambruna o si se quiere de desnutrición infantil como la que está presenciando el país”, declaró Lafaurie Rivera.

Prevén crisis humanitaria

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, quien está de recorrido por el país dijo que la situación del campesino, del agricultor y del ganadero es verdaderamente calamitosa lo cual es más grave porque aún faltan dos o tres meses antes de que se pueda restablecer la capacidad o la oferta de pasturas para mejorar la alimentación bovina.

Dijo que detrás de esa crisis que le ha significado a la ganadería colombiana en los últimos cinco años una pérdida de más del diez por ciento del stock ganadero que pasó de 25 millones a 22.6 millones de cabezas, lo que hay es una tremenda crisis social.

“Lo vuelvo a decir, si el gobierno no atiende esta emergencia social, aquí lo que va a haber es una crisis humanitaria, porque es evidente que tras la tragedia que viven cientos de miles de pequeños productores rurales que no han sido atendidos a propósito de este Niño tan intenso, lo que hay es una situación de hambre, de pauperización continua que va a llevar a unos niveles muy críticos la estabilización social de muchas regiones colombianas”, sentenció el presidente de Fedegán.

Visto 1500 veces