Viernes, 22 Julio 2016 12:57

Tras 45 días de paro camionero el país perdió más de $3 billones

Por

Gobierno dice que el acuerdo con los transportadores es realista y equilibrado.

Luego de 45 días de paro en los que el país registró desabastecimiento de alimentos, combustibles y materias primas dejando pérdidas por más tres billones de pesos, el ejecutivo y los camioneros llegaron a un acuerdo para dar por terminada una inmovilización que golpeó duramente el comercio exterior dejando muy mal la imagen de país por algunos incumplimientos.

El Presidente de la República, Juan Manuel Santos, dijo que después de 45 días en los que el gobierno siempre estuvo dispuesto al diálogo, pero firme en no permitir la violencia y en no firmar un acuerdo que perjudicara a los conductores, a los transportadores, a los gremios, a los campesinos y a todos los colombianos, fue posible llegar a un acuerdo.

Agregó que haber cedido a las pretensiones de las agremiaciones que promovieron el paro, habría significado un alza desproporcionada y permanente de los productos de la canasta familiar y un duro golpe a la competitividad del país, con el consiguiente efecto negativo sobre el empleo.

El Jefe de Estado advirtió que el Gobierno seguirá vigilante hasta normalizar completamente el abastecimiento y los precios, al tiempo que anunció que se mantendrán los dispositivos de seguridad en las carreteras.

“Los dispositivos de seguridad en las carreteras se mantendrán este fin de semana. Les recomiendo a todos los usuarios de nuestras vías que transiten con cuidado”, sostuvo.

Como “realista y equilibrado” calificó el Presidente Juan Manuel Santos el acuerdo logrado entre el Gobierno Nacional y el gremio de los transportadores, con el que se pone fin a las movilizaciones y protestas de los camioneros.

En una declaración ofrecida desde la Casa de Nariño, el Mandatario indicó que este acuerdo se logra sin afectar a los distintos sectores de la población colombiana.

“Hoy, después de 45 días en los que el gobierno siempre estuvo dispuesto al diálogo, pero firme en no permitir la violencia y en no firmar un acuerdo que perjudicara a los conductores, a los transportadores, a los gremios, a los campesinos y a todos los colombianos, se ha llegado a un acuerdo”, comentó.

“El acuerdo es realista y equilibrado. Haber cedido a las pretensiones de las agremiaciones que promovieron el paro, habría significado un alza desproporcionada y permanente de los productos de la canasta familiar y un duro golpe a la competitividad del país, con el consiguiente efecto negativo sobre el empleo”, agregó.

‘Seguiremos vigilantes’

El Jefe de Estado advirtió que el Gobierno seguirá vigilante hasta normalizar completamente el abastecimiento y los precios, al tiempo que anunció que se mantendrán los dispositivos de seguridad en las carreteras.

“Estaremos vigilantes para que con la normalización del abastecimiento, se normalicen también los precios. Este paro es otra demostración de que las vías de hecho no inciden en el resultado de las negociaciones y solo causan daño. La oferta realista del gobierno finalmente fue aceptada por las agremiaciones que todavía persistían en el paro”, señaló.

“Los dispositivos de seguridad en las carreteras se mantendrán este fin de semana. Les recomiendo a todos los usuarios de nuestras vías que transiten con cuidado”, sostuvo.

El Presidente Santos agradeció al Ministro de Transporte y a los miembros del equipo negociador que “durante estos 45 días estuvieron muy vigilantes y muy dispuestos siempre a encontrar una solución a este problema y a este impasse”.

Por un sistema de transporte justo, transparente y eficiente

En su declaración, el Mandatario expuso la importancia del sector transportador para el país.
Señaló que el transporte de carga cumple un papel fundamental en nuestra economía, porque sus costos, su rapidez y su eficiencia se ven reflejados en la vida de todos los colombianos.

“De eso depende que los alimentos lleguen a los mercados de todo el país y que lo hagan sin incrementar de manera desmedida el precio de la canasta familiar y por lo tanto que no afecte el bolsillo de los hogares”, recalcó.

Indicó que el transporte también es esencial para que los productores, tanto en el campo como en las ciudades, puedan vender sus productos, y por lo tanto puedan producir para generar empleo y progreso.

“Miles de familias, en particular de pequeños transportadores independientes y de los propios conductores, viven del transporte de mercancías en todo el territorio nacional”, dijo.

En este sentido consideró que el país “necesita de un sistema de transporte de carga que sea justo, que sea transparente y que sea eficiente, para que los colombianos paguen precios justos y además se garanticen los derechos de los conductores y los derechos de los trabajadores del sector”.

Las medidas que adoptó el Gobierno

El Presidente Santos subrayó que por eso, desde cuando se inició la inmovilización, ordenó que se buscaran soluciones equilibradas y realistas para los problemas del sector.

“El diálogo y la concertación no pueden darse en contra de los derechos de los colombianos, del interés general, ni en contra de la movilidad o el normal abastecimiento”, acotó.

De acuerdo con el Mandatario, el bloqueo de las carreteras no solo es ilegal sino que dispara la inflación, lo cual afecta particularmente a los más pobres, a los más vulnerables, tanto en el campo como en las ciudades.

“Así ha sucedido en el último mes, pues hemos visto un alza de los precios de la canasta familiar, afectando el bolsillo de los colombianos”, afirmó.

“Lo hemos dicho y lo seguiremos diciendo claramente: este gobierno respeta y respetará el derecho a la protesta, pero sin violencia, sin vías de hecho”, sostuvo.

Añadió que por eso mismo dio instrucciones para que la fuerza pública garantizara el libre tránsito y el derecho al trabajo de quienes sí querían trabajar y que se sancionara con todo el rigor a quienes con vías de hecho y con violencia pretendían impedirlo.

Detalló que con ese objetivo, el Ministerio de Defensa movilizó a más de 50 mil efectivos, entre policías y soldados, y acompañó a más de 2.500 caravanas de quienes sí estaban interesados en trabajar.

“Quiero agradecerle a nuestra fuerza pública por esa forma prudente pero efectiva con que garantizó un aceptable abastecimiento y también garantizó la movilidad de nuestras vías”, dijo.

“Con los empresarios, con los productores agrícolas, con los generadores de carga, con los transportadores que decidieron no unirse al paro, organizamos una central logística para asegurar su normal funcionamiento. A todos ellos gracias por su apoyo y a todos los colombianos gracias por su paciencia”, destacó el Jefe de Estado.

Recalcó que estas medidas de policía y logísticas, permitieron ir recuperando la circulación y la llegada de los alimentos a las ciudades.

Este paro ha sido costoso para todo el mundo

Por otra parte, recordó que la Fiscalía ha venido judicializando a los responsables de los actos ilegales y violentos, que en algunas oportunidades fueron protagonizados por personas que nada tenían que ver con las protestas.

“Las investigaciones y judicializaciones continuarán para que los responsables sean debidamente sancionados”, anunció.

Destacó además que la Superintendencia de Transporte suspendió más de 1.300 licencias de tránsito y de conducción a conductores y empresas que se estaban prestando para bloquear las vías o atentando contra la seguridad de los usuarios.

“Este paro, que duró 45 días, ha sido muy costoso para todo el mundo. Ha afectado la economía, afectó al sector productivo, a los campesinos, a los hogares, y también al propio sector transportador, que en su gran mayoría quería trabajar”, puntualizó el Presidente de la República.

Los siguientes son las grandes líneas de los puntos acordados:

1. Se levanta la inmovilización del transporte de carga promovida por las cuatro organizaciones que conforman la Cruzada Nacional por la Dignidad Camionera, a partir de este 22 de julio de 2016.

2. Condiciones económicas: Colombia sostiene el régimen de libertad vigilada actualizando los valores de referencia para que reflejen la realidad de los costos de operación en condiciones de eficiencia. En aquellas rutas donde exista una diferencia significativa entre el costo real y el valor de referencia, el Gobierno Nacional realizará una intervención temporal. Para eliminar esta distorsión se convoca con carácter inmediato al Observatorio de Carga.

Sobre el particular, el Ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, manifestó: “No volveremos a la tabla de fletes. Seguimos en un sistema de costos eficientes que tiene como base la libertad vigilada y un valor de referencia”.

3. Desintegración vehicular: Se mantiene el esquema 1 a 1 de gestión del parque automotor, como mecanismo para promover su modernización, proteger el patrimonio de los transportadores y reducir la sobreoferta. El acuerdo incluye el compromiso del Gobierno Nacional de establecer procedimientos claros para facilitar el trámite a los pequeños transportadores y eliminar la ilegalidad y la corrupción.

Al respecto, el Ministro Rojas expresó: “los recursos se garantizan para que ese pequeño transportador pueda chatarrizar su vehículo pero sin corrupción, sin mafias, ni intermediarios”.

El Gobierno Nacional y la Cruzada Nacional Camionera coinciden en que Colombia debe lograr, con los aportes de todos los actores que conforman la cadena del servicio público de transporte de carga, una política pública moderna, eficiente, transparente, equitativa y competitiva, que tenga en cuenta los intereses de los pequeños transportadores y que responda a la importancia que tiene el sector para el desarrollo económico y social del país.

El alto funcionario también se refirió a las condiciones laborales del transportador, dijo: “que se le pague al trabajador lo que debe ser, que este trabajador tenga derecho a profesionalizarse, que tenga dignidad en los sitios de cargue y descargue, así mismo se hará un estudio por parte del Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Transporte para mirar los riesgos, la jubilación de conductores, además de un programa de vivienda que apoyaremos”

Durante su pronunciamiento, el Ministro Rojas hizo una invitación a participar del Observatorio de Carga de Colombia para revisar y evaluar la política de transporte y manifestó su agradecimiento con los garantes del proceso, “a Monseñor Luis Augusto Castro, Presidente de la Conferencia Episcopal, por su contribución a la construcción del acuerdo”, expresó.

Por su parte, el Secretario General de la Presidencia de la República, Luis Guillermo Vélez, resaltó el liderazgo del Presidente Juan Manuel Santos en la negociación y agradeció a los ministros de Defensa, de Comercio, Industria y Turismo, del Trabajo, el Alto Consejero Presidencial de Seguridad, el Superintendente de Puertos y Transporte y el Director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, el papel que cumplieron tanto en la mesa de negociación como al frente de las tareas que se desarrollaron para mitigar los efectos del paro.

 

Visto 472 veces