Martes, 29 Noviembre 2016 12:29

El único colegio colombiano Calidad Glasser capacita a colegio en Ecuador e Ibagué

Por

Institución educativa colombiana, modelo para otros colegios.

El colegio Rochester, ubicado en Chía, es el único plantel educativo en el país y en América Latina que cuenta con la certificación ‘Calidad Glasser’, un ambiente escolar basado en la confianza, el respeto y la colaboración, que reta la excelencia de sus alumnos y parte de la premisa de que todos pueden ser exitosos y felices.

Cuenta con esta certificación desde 2013. Precisamente, a través de la Fundación Elegir, que representa al Instituto William Glasser International en Colombia y Suramérica, creada en 2001 por el presidente del Rochester, Juan Pablo Aljure, y por su rectora, Sonia Muñoz- la institución enseña y replica la Teoría de la Elección, propuesta por el psiquiatra estadounidense William Glasser, en el ambiente educativo y empresarial. Para tal fin, capacita a profesores, empresarios, orientadores y padres de familia.

Actualmente, brinda formación a los docentes y directivos de un colegio en Cuenca (Ecuador) y del Colegio Campestre de Ibagué, instituciones educativas que también buscan certificarse como colegios de Calidad Glasser en Suramérica. En el mundo, estas instituciones hacen presencia en Estados Unidos, Canadá, Corea, Japón, Australia y Europa.

Un colegio de Calidad Glasser, explica Sonia Muñoz, rectora del Rochester, tiene tres características principales: padres, docentes y estudiantes formados en Teoría de la Elección (control interior para entender nuestro propio comportamiento); un ambiente escolar que no critica, juzga ni amenaza al otro (se ponen en práctica hábitos que construyen relaciones satisfactorias y que son la base del éxito escolar como conciliar, respetar, escuchar, animar y aceptar) y, una tercera: aprendizaje con felicidad, es decir, un entorno educativo que anima a los niños y jóvenes a ser exitosos bajo la premisa de ser felices.

“La Teoría de la Elección nos dice que nuestro comportamiento busca satisfacer cinco necesidades básicas: supervivencia, poder y reconocimiento, amor y pertenencia, libertad y diversión. Nuestras clases se planean para satisfacerlas”, explica la rectora.

En el aula, por ejemplo, los niños tienen rutinas que les brindan seguridad y tranquilidad; docentes que los hacen sentir capaces y reconocidos y los estimulan a dar lo mejor; una metodología que fomenta el aprendizaje cooperativo (trabajos en grupo); libertad para demostrar lo que han aprendido y clases divertidas y satisfactorias.

“Estamos convencidos de que todos los estudiantes pueden ser exitosos, por lo cual el docente debe saber de qué manera aprende el alumno, qué le gusta hacer y cómo puede llegar a él para que éste se sienta satisfecho. Con este conocimiento sobre nuestros estudiantes, combinado con la teoría de la elección, logramos el éxito escolar en el colegio”, afirma la rectora Sonia Muñoz.

En el Rochester, agrega, “nos esforzamos por ofrecer un ambiente escolar saludable, por lo cual el colegio es verde; el aire de los salones es controlado para que los niveles de oxígeno sean los adecuados para el aprendizaje; tenemos luz LED para que los niños no sufran miopía ni astigmatismo y proveemos un entorno escolar sano espiritual, física y emocionalmente, cuidamos mucho el ambiente escolar”.

Uno de los mayores retos de la educación del siglo XXI es brindarles a los estudiantes conocimientos útiles y aplicables para la vida y la sociedad del futuro. Así mismo, una formación que estimule el talento individual y el desarrollo de habilidades claves como la tolerancia, la creatividad, la curiosidad, la empatía, el trabajo en equipo, el liderazgo y la colaboración.

Todo ello en un ambiente escolar basado en la confianza, la cortesía y la colaboración, conducente al óptimo aprendizaje y a la excelencia académica, sello que hoy distingue al Rochester.

Colegio verde y sostenible

Los jardines y otras áreas verdes del Rochester le merecieron, en enero de 2014, el reconocimiento como Colegio Verde LEED Oro, certificación entregada por el Consejo Estadounidense de Construcción Sostenible

Es la primera institución educativa de Latinoamérica en recibir esta distinción. Su infraestructura sostenible se utiliza hoy como herramienta educativa, lo cual ha redundado en buenas prácticas ambientales y en la participación activa de los estudiantes en iniciativas que promueven la conservación.

Entre las características de su estructura verde figuran, por ejemplo, la instalación de dispositivos ahorradores de agua en sanitarios, duchas y lavamanos; una planta de tratamiento de aguas residuales; colectores de energía solar con los cuales se calientan la piscina y las duchas; sensores de iluminación y ocupación (se activan cuando la luz natural se reduce y cuando hay movimiento en el aula, respectivamente, a fin de ahorrar energía); calidad acústica en las áreas de aprendizaje y disposición de sistemas de inyección de aire (para una mejor oxigenación), entre otros.

De otro lado, vale anotar que, recientemente, el psicólogo e investigador español Alfredo Hernando Calvo, incluyó al colegio Rochester en el prestigioso listado de los 50 colegios más innovadores del mundo, que aparece en su libro ‘Viaje a la escuela del siglo XXI’, cuyas prácticas están transformando la educación y la comunidad donde se ubican.

Visto 1018 veces