Lunes, 06 Marzo 2017 12:07

Más de un millón de euros invierten la UE en el Guaviare

Por

Más de 900 familias de indígenas y campesinos del departamento son beneficiadas con el proyecto ¨Sí Guaviare¨ del programa Nuevos Territorios de Paz de la Unión Europea, Prosperidad Social y Hilfswerk Austria International.

La Embajada de Austria en Colombia, Representantes de la Unión Europea, el Departamento de Prosperidad Social de la República de Colombia y Hilfswerk Austria International anunciaron que invertirán 1 millón 768.147 millones de euros para impulsar la siembra y producción en el departamento del Guaviare que aseguren la alimentación de la región y le permitan incrementar sus ingresos, además de proteger el medio ambiente y fortalecer la cultura ancestral que aún perviven en la región.

El proyecto denominado “Sí Guaviare” el cual hace parte del programa Nuevos Territorios de Paz es una estrategia que busca hacer ver el departamento del Guaviare como un modelo de desarrollo económico autogestionado que permite ser un territorio de paz, justo en el momento en el que Colombia se prepara para el posconflicto luego del acuerdo firmado con las FARC. De esta manera se busca impulsar la economía de la región a través del turismo cultural, desarrollo sostenible, y de diversidad, gracias al fortalecimiento de emprendimientos sociales o comunitarios, unidades productivas y organizaciones pertenecientes a comunidades campesinas e indígenas y que beneficiará a 16 etnias, 33 comunidades de 26 resguardos indígenas del departamento.

Este proyecto de Sí Guaviare, fortalece una red de trabajo que aborda organizaciones pesqueras, de caza y de recolección agrícola; los cuales son la materia prima de restaurantes locales, y empresas procesadoras y distribuidoras de productos como helados de frutos típicos como el asaí o el pipire. Este proceso también es respaldado por las organizaciones sociales de liderazgo territorial que promueven la incidencia y accionar político en favor de las comunidades indígenas, campesinas y afros.

“Las comunidades indígenas, campesinas, afrodescendientes y las autoridades locales, en un proceso de reconocimiento mutuo pueden permitir desarrollo, construcción de paz y hacer que el Guaviare mantenga su identidad cultural y enorme diversidad en términos medioambientales. Los que venimos de afuera tenemos mucho interés de conocer esa diversidad, gente, sus costumbres, su forma de ser y eso es un atractivo muy interesante para el extranjero y para el turismo interno. Colombia se torna un país apetecible con el proceso de paz. Estos proyectos son una continuidad, hace más de 20 años que venimos trabajando en Colombia, unas veces con el gobierno, otras con las autoridades locales, con la comunidad y ahora con el posconflicto seguiremos apoyando la implementación del proceso de paz” afirmó Ana Paula Zacaría, embajadora de la Unión Europea en Colombia.

Por su parte, para la embajadora de Austria Marianne Feldmann “este es un buen ejemplo que ojalá se repita en otros territorios del país porque trata de rescatar lo que hay de sabiduría en la región, de potencializar y crear unas cadenas productivas basadas en un enfoque intercultural que tradicionalmente se ha visto como si fuera una brecha entre los indígenas y campesinos. Pero con este proyecto se concibió como un conjunto y están trabajando todos de la mano. Hay productos que tienen gran potencial como los aceites tropicales y hay una industria de cosméticos que cada vez se hace evidente de manera segura y sobretodo natural y ahí la región amazónica nos dará muchas sorpresas empresariales”, dice.

Para Gersain de Jesús Díaz, Coordinador del Área de Justicia Indígena que tiene que ver con asuntos territoriales, guardia indígena y derechos humanos el departamento del Guaviare es un gran ejemplo a seguir por mantener su cultura, siendo las comunidades indígenas las más afectadas con el conflicto que lo ha llevado a tener étnias en peligro de extinción.

“Para nosotros la diversidad es uno de los temas relevantes en Colombia en donde tenemos alrededor de 62 lenguas nativas. Y eso quiere decir que cada etnia tiene sus propias costumbres, su propia autoridad y autonomía territorial. Hoy en día por el conflicto algunas etnias están en vía de extinción y es importante hacer un llamado al mundo frente al tema. En al Guaviare se puede ver que el medioambiente aún existe a diferencia de otras zonas del país que la han sido deforestas por lo que en el Guaviare hay que seguir preservando el medio ambiente. Ahí se puede encontrar todo natural, principalmente en su gastronomía lo que es un gran atractivo turístico además de los conocimientos ancestrales que llama la atención de extranjeros” apunta el líder indígena proveniente del departamento de Caldas, del resguardo indígena de Cañamomo del pueblo indígena Embera Chamí.

Stefan Fritz, Director de Hilfswerk Austria anotó que lo interesante del proyecto Sí Guaviare es la metodología utilizada, porque es integral, incluyente e involucra a las comunidades y autoridades. Explicó que se trata de crear un diálogo intercultural, encontrar soluciones para el futuro.

Señaló que actualmente hay trabajos en diferentes zonas del país pero la metodología usan el Guaviare resalta el componente intercultural.

El proyecto Sí Guaviare se ejecuta desde hace 2 años en cuatro municipios del departamento del Guaviare: San José del Guaviare, El Retorno, Calamar y Miraflores y finalizará en marzo del presente año con recursos de la Unión Europea.

“Sí Guaviare”, qué proyecto

El proyecto que hace parte del programa Nuevos Territorios de Paz promueve la inclusión étnica, cultural y sostenible y se basa en la gestión de cuencas hidrográficas, y gobernanza democrática en la Zona de Reserva Campesina y Resguardos indígenas del Guaviare, con el objetivo de construir una paz estable y duradera.

Más de 900 familias han sido beneficiadas con el fortalecimiento de fincas integrales, chagras ancestrales indígenas, parcelas de materia vegetal para artesanías autóctonas, escuelas de artesanías y medicina tradicional, aprovechamiento sostenible y transformación de productos no maderables del bosque.

Estas unidades productivas tienen procesos de transmisión de saberes intergeneracionales, donde se validan los portadores del conocimiento tradicional o ancestral. Así mismo, se implementó la mirada de derechos territoriales, reconociendo enfoques de género, y enfoques diferenciales.

 

Visto 615 veces