Viernes, 14 Abril 2017 21:40

La luz retornó a Mocoa gracias a los oficios de Electrohuila

Electrohuila contribuyó con la puesta en marcha del fluido eléctrico en la capital del Putumayo, servicio que se interrumpió con la avalancha que destruyó una considerable parte de esta ciudad.

Por 

Afortunadamente fue posible restablecer el servicio de energía eléctrica en la ciudad de Mocoa, tras permanecer más de una semana a oscuras, a consecuencia de la avalancha que arrasó barrios enteros e infraestructura institucional, incluyendo una subestación eléctrica que alimentaba a la mayor parte de la ciudad. Esto se logró con el concurso de varias entidades, incluyendo a la Electrificadora del Huila.

En efecto, gracias al trabajo mancomunado de la Empresa de Energía de Bogotá - EEB, Codensa, Cedenar y Electrohuila, los hermanos de Mocoa cuentan ya con servicio de energía eléctrica, cuyo suministro se realiza desde la Subestación Altamira, de propiedad de Electrohuila, y a través de la línea de alta tensión Altamira – Mocoa perteneciente a la EEB.

Para el efecto, además de poner a disposición sus activos, Electrohuila aportó recursos logísticos y técnicos a través del personal encargado de ejecutar labores y maniobras necesarias en la Subestación Altamira y en la línea Altamira – Pitalito, a la que debió ser conectada la línea Altamira – Mocoa. Además, sus expertos participaron en las sesiones convocadas por el Gobierno Nacional con el propósito de planificar adecuadamente las soluciones y condiciones óptimas para el suministro del servicio a la capital del Putumayo.

Si bien el desarrollo de las maniobras requeridas para poner en marcha el plan de restablecimiento del servicio en Mocoa afectó la continuidad del mismo en el sur del Huila durante el fin de semana, Electrohuila optimizará las labores de seguimiento y control del sistema eléctrico para garantizar una buena calidad del servicio a los habitantes de ambos departamentos.

Se estima que una solución definitiva a la problemática en Mocoa, que demanda la construcción de una nueva subestación eléctrica, podría tomar entre año y medio y dos años, lapso durante el cual los activos, logística y personal de Electrohuila estarán al servicio de los hermanos del Putumayo.