Martes, 06 Junio 2017 20:16

Las diez perlas de la licitación de Aseo en Bogotá

Un adelanto, en la licitación NO se especifica el apoyo técnico, operativo, comercial y financiero que se le entregará a las organizaciones de recicladores, ni por parte de la UAESP ni de los posibles operadores.

Por 

Ante el inminente proceso de licitación de aseo que se adelanta en Bogotá, el Representante a la Cámara, del Movimiento Político MIRA, Carlos Eduardo Guevara, puso en el ojo público 10 perlas sobre los aspectos sociales y económicos que no se contemplaron a pesar de las múltiples advertencias que se realizaron.

A criterio del parlamentario, estas son las 10 debilidades que presenta la licitación de aseo:

Según la CAR, el Relleno Sanitario Doña Juana tiene una expectativa de vida útil de cinco años, es decir, hasta el 2022, y la licitación de aseo se proyectó hasta el 2025, ¿En dónde dispondrá Bogotá la basura los tres años restantes? ¿Por qué se licita a ocho años cuándo la expectativa real son cinco años.

“En julio del año pasado advertimos que con el nuevo modelo de aseo presentado por la UAESP, el Distrito perdería 49.500 millones de pesos de los $76 mil millones que el Alcalde Petro invirtió en 278 vehículos para el controvertido esquema de aseo, Basura Cero, con el cual se pretendía prestar este servicio al 100% de la ciudad, la nueva licitación hizo oídos sordos y esa platica se perderá”, sentenció el parlamentario.

La licitación establece que los operadores recojan los neumáticos y/o llantas que se encuentren en la vía pública, tal y como lo estipula el Decreto Distrital 442 de 2015, pero NO proporciona los sitios para su manejo y disposición.

A la fecha sólo 77 organizaciones de recicladores de las 137 registradas en la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, UAESP, han cumplido con el requisito de inscribirse como operadores del servicio de aseo para que se les pueda efectuar el pago. La UAESP NO establece ninguna medida para poder subsanar esta situación que afecta a más de 14.000 recicladores.

En la licitación NO se especifica el apoyo técnico, operativo, comercial y financiero que se le entregará a las organizaciones de recicladores, ni por parte de la UAESP ni de los posibles operadores.

La UAESP restructuró las áreas de servicio exclusivo, pero NO ajustó ni contempló la restructuración de las rutas que hoy manejan los recicladores, situación que afecta las rutas, sus ingresos, la cantidad de material reciclable y puede generar confrontación entre los mismo recicladores.

La UAESP exige la contenerización de algunas zonas de la ciudad, sin embargo, NO contempla los equipos para la recolección del material reciclado, como tampoco quién proporcionará estos equipos a los recicladores.

Aguas de Bogotá opera cerca del 50% de la ciudad cuenta con más de 3.000 trabajadores en condiciones de vulnerabilidad y en 2013 firmó un acuerdo entre los trabajadores, el Ministerio de Trabajo y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado para su formalización. La actual licitación NO prevé ningún plan de contingencia para estos empleados.

Irónicamente, Aguas de Bogotá ya tiene cuatro años de operación del servicio de aseo, no podrá participar en la licitación porque no cumple con los cinco años de experiencia que se exige a los participantes, no obstante, cumple con el requerimiento en toneladas de recolección: se exigen 300 mil toneladas al año y Aguas de Bogotá recoge más de 1 millón.

La UAESP no ha contempla medidas de seguimiento y sanción a las industrias, al comercio y a los conjuntos residenciales por no entregar el material reciclado a los recuperadores de oficio, como lo establece la sentencia de la Corte Constitucional.