Martes, 07 Agosto 2018 19:44

Pactos, soluciones y no agresiones, las propuestas del Presidente Iván Duque

Por

El gran pacto debe ser por Colombia. El nuevo gobierno busca la reconstrucción del país sobre pilares de honestidad, trabajo, industria e inclusión. Anuncia plan de reactivación económica.

El abogado Iván Duque Márquez tomó posesión como Presidente de la República para el período 2018-2022 asegurando que enfrentará la corrupción para lo cual, dijo, endurecerá penas a los corruptos y desfalcadores del estado. De igual menara indicó que perseguirá y desarticulará todas y cada una de las redes del crimen organizado.

El Mandatario número 60 en la historia republicana de Colombia hizo su juramento en un acto en la Plaza de Bolívar en donde precisó que derrotará los carteles de la droga para construir paz en todo el territorio colombiano. En ese sentido anunció la erradicación de cultivos espurios para sustituirlos por una agricultura próspera, útil y necesaria para la nación.

El joven mandatario fue claro al decir que de cara a la reconstrucción de la patria, no soportará disidentes, clanes o las mal llamadas oficinas. Manifestó que ni el narcotráfico ni el secuestro serán prácticas conexas al delito político. Confió en la desmovilización así como en el desarme y la reinserción de la base guerrillera, pero manifestó que hay un preocupante crecimiento de cultivos ilícitos que serán enfrentados con todo el rigor de la ley.

En materia económica, en donde hay tanto por hacer, Duque dijo que vendrán reformas, pactos y toda una serie de medidas para darle viabilidad al crecimiento económico, al desarrollo y a la generación de empleo.

“La equivocación de haber expandido los gastos permanentes con base en el espejismo de una bonanza petrolera transitoria, y luego intentar sustituir petróleo por impuestos afectó a generadores de empleo y consumidores”, aseveró el Primer Mandatario.

Agregó que la cantidad de trámites engorrosos y la proliferación de ventanillas, sumado a la inestabilidad jurídica por cambios regulatorios abruptos, han traído consigo efectos negativos en el clima de negocios de varios sectores necesarios para el presente y el futuro.

“Nos duelen los constantes escándalos de corrupción en la alimentación escolar, en el sistema de salud, en proyectos de infraestructura, en los abusos de la contratación directa o en los peligrosos carteles de únicos proponentes, que han deslegitimado al Estado, malgastado escasos recursos públicos, privando a miles de ciudadanos de servicios esenciales, escenarios que ameritan nuestra acción inmediata”, enfatizó Duque.

Una apuesta por construir futuro

A criterio del Jefe de Estado, hay que saber valorar lo que es Colombia ya que esa es la base para construir y proyectar un mejor futuro.

Estimó que la honestidad es perentoria y básica para mejorar. Dijo que así las cosas hay que saber llamar las cosas por su nombre y abordar los retos con optimismo y compromiso.

“Los invito a que todos construyamos un gran pacto por Colombia, a que construyamos país, a que construyamos futuro y a que por encima de las diferencias estén las cosas que nos unen. No se trata de pensar igual, no se trata de unanimismos, no se trata de eludir las sanas discrepancias de ideas que enriquecen la democracia. Se trata de ser capaces de darle vida a los consensos necesarios para que seamos una nación grande, sólida y segura. Siempre he dicho y lo seguiré diciendo: Soluciones y No Agresiones”, apuntó el señor Presidente.

Emprendimiento, la base del progreso

El Recién posesionado Presidente de los colombianos expuso que así como es valorada la legalidad, ha llegado el momento de hacer del emprendimiento la base del progreso económico y social. Colombia, dijo, debe ser un país donde micro, pequeñas, medianas y grandes empresas progresen de manera sostenible para generar empleos de calidad.

Anunció la puesta en marcha de un programa de reactivación económica que permita, con responsabilidad fiscal, tener un sistema tributario y de desarrollo productivo orientado a la inversión, el ahorro, la formalización, la productividad y la competitividad de la economía colombiana.

“Eliminando gastos innecesarios, haciendo más eficiente la administración pública, adoptando la facturación electrónica y mejores sistemas de fiscalización, además de hacer más eficiente, progresivo y equitativo el sistema tributario, lograremos cumplir la meta de aumentar el recaudo mientras bajamos impuestos a los generadores de empleo y mejoraremos los ingresos de los trabajadores”, explicó el excelentísimo señor Presidente.

Añadió que implementará todas las reformas estructurales que se requieran para asegurar la sostenibilidad fiscal de la Nación y así consolidar un crecimiento potencial superior al 4 por ciento del PIB.

Reconociendo la necesidad de fortalecer la economía día a día, anunció que su gobierno eliminará trámites innecesarios, haciendo que los existentes sean mucho más expeditos. “Vamos a ponerle fin a regulaciones absurdas que expanden el peregrinaje burocrático y crean incentivos a la corrupción. Estamos comprometidos con la seguridad jurídica, haciendo de Colombia un país con las mejores condiciones regionales para la creación de nuevos emprendimientos donde la tecnología, los servicios, las empresas B, las industrias creativas, el turismo, la agroindustria, entre otros, sean jalonadores del crecimiento”.

Expresó que todos los sectores productivos del país deben sentirse seguros de que no habrá en el gobierno entrante, ninguna hostilidad que les impida crecer y hacer crecer a Colombia.

Duque le apostó al optimismo y dogmatizó que en el mandato que arranca será diversificada la producción y las exportaciones para que además de las manufacturas, el país produzca manufacturas con valor agregado y reducir la dependencia de las materias primas. Recalcó que se hace necesario posicionar marcas, diseños y sellos colombianos de calidad.

“Quiero que los jóvenes de Colombia escuchen esto con atención: Estamos comprometidos con el impulso a la Economía Naranja para que nuestros actores, artistas, productores, músicos, diseñadores, publicistas, joyeros, dramaturgos, fotógrafos y animadores digitales conquisten mercados, mejoren sus ingresos, emprendan con éxito, posicionen su talento y atraigan los ojos del mundo”, dijo.

Aclaró que la visión del emprendimiento de su gobierno está pensada para el desarrollo del campo, estimulando que los pequeños productores se integren al desarrollo agro-industrial. El Presidente de la República manifestó que quiere un campo con inversión dinámica, detonada por incentivos a la generación de empleo permanente, un campo respaldado por una política de comercio exterior que abra mercados y donde el ejecutivo pueda aplicar instrumentos efectivos a las prácticas depredadoras de muchos competidores.

Está convencido que un país que confía en sus campesinos, en sus productores y les permite abrirse al mundo, no solo logra la seguridad alimentaria, sino que convierte su campo en un motor de transformación social.

“Colombianos tenemos que culminar las obras de infraestructura necesarias para la competitividad, crear las condiciones para una mayor inversión en conectividad, valorar el sector minero-energético y facilitar un mejor uso de las regalías para las inversiones sociales, compensando mejor a las regiones productoras en estricta responsabilidad social y ambiental”, consideró el Mandatario.

Agregó que la Colombia del emprendimiento y la Colombia del desarrollo empresarial, es la misma que debe mirar con afecto al sector cooperativo y a todos los micros y pequeños emprendedores que reclaman facilidades, buen trato y menos presiones por parte del Estado.

“Basta ya de un Estado que mira al micro, pequeño y mediano empresario como una fuente de recursos, hoy el Estado debe ver en ellos un aliado estratégico para la generación de calidad de vida” resaltó Duque.

Consideró que una sociedad de emprendedores permite ver más allá de lo evidente. Añadió que ese emprendimiento les permite a los colombianos ser creadores y no simples consumidores del ingenio de otros, permite, subrayó, pensar en grande, tener multinacionales nacidas en el territorio y permite aspirar a ser el epicentro regional de robótica, inteligencia artificial, internet de las cosas, biotecnología y análisis integrado de datos.

Equidad, el otro pacto

Según el Presidente de la República, Iván Duque, el propósito final de la legalidad y el emprendimiento es la equidad por cuanto esta tiene que derrotar la exclusión.

De manera tajante sostuvo que Colombia tiene que reducir las brechas entre ricos y pobres, eliminar las distancias entre regiones que acarician el desarrollo y otras que se sienten atrapadas en la exclusión y la miseria, derrotar la falta de acceso a bienes públicos de muchas comunidades y proponerse acabar con la pobreza extrema en los próximos años.

Hizo precisión en que la equidad no se genera por decreto, ni mucho menos en las ilusiones perniciosas del populismo que ha causado estragos en varios países de la región. La equidad, comentó, surge de un país que genera una relación armónica entre empleadores y empleados, de un país que estimula la formalización laboral y que provee educación, salud, cultura, deporte, vivienda, movilidad, seguridad y servicios públicos a la población más necesitada.

“Para construir equidad tenemos que mirar hacia el Pacífico, hacia nuestras comunidades indígenas, hacia la Orinoquía, hacia la Amazonía y hacia muchos lugares del territorio golpeados por la violencia, por la corrupción, por el abandono institucional del Estado. Vamos a estar en todas estas regiones actuando con el diálogo social y tomando decisiones que permitan corregir los errores del pasado”, aseveró.

Apuntó que la protesta social es un derecho y un mecanismo de expresión social pero enfatizó en que esta no puede estar por encima de los derechos de los demás ciudadanos. Le expresó al país que entiende las frustraciones de tantos colombianos pero afirmó que si se obra con efectividad en el diálogo social, identificando soluciones viables, los nacionales, todos, serán más efectivos y constructivos con el país.

El Presidente joven de Colombia

El nuevo Presidente de Colombia Iván Duque, Nació en Bogotá el primero de agosto de 1976. Es abogado de la Universidad Sergio Arboleda, con estudios mayores en filosofía y humanidades. Experto en temas económicos, con estudios ejecutivos en Harvard, y con maestrías de Georgetown, en Gerencia de Políticas Públicas, y de American University, en Derecho Económico.

Se ha desempeñado como columnista y profesor. Fue jefe de la división de Cultura, Creatividad y Solidaridad del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), liderando temas de innovación social, emprendimiento, juventud y economía creativa. Fue consultor de la presidencia del BID y consejero principal por Colombia.

Siendo Senador promovió cinco leyes de la República: la Ley Naranja, que impulsa las industrias creativas y la cultura como motor de desarrollo; la Ley de cesantías, que permite el uso de las cesantías para prepagar la educación de hijos y dependientes; la Ley de desfibriladores, que obliga a la instalación de reanimadores en sitios públicos y en transportes de emergencia en Colombia; la Ley de ‘Empresas B’, que brinda las condiciones para crear y desarrollar las sociedades comerciales de Beneficio e Interés Colectivo, y es coautor de la Ley que extendió la licencia de maternidad de 14 a 18 semanas.

El presidente Duque está casado con la señora María Juliana Ruiz, con quien tiene tres hijos: Luciana, Matías y Eloísa. El 17 de junio de 2018, Iván Duque fue elegido Presidente de Colombia para el periodo constitucional 2018 - 2022, con 10’398.689 votos, con un programa de gobierno basado en Legalidad, Emprendimiento y Equidad.

 

Visto 379 veces