Sábado, 18 Agosto 2018 09:02

Ataques cibernéticos amenazan la vida y la tranquilidad

Por

Los expertos recomiendan vigilar a los menores de edad que pueden abrirles sin querer, las puertas a los delincuentes que usan la red como herramienta del crimen.

Los conocedores del tema tecnológico y cibernético lanzaron una alarma ante los riesgos a los que la sociedad queda expuesta por el accionar de los hackers o delincuentes de la red que acuden a todo tipo artimañas para afectar a la comunidad, a tal punto que lo que empezó como una concientización terminó como una señal de alerta porque todo el mundo está conectándose en los medios digitales pasando por alto el delicado punto de la seguridad.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Presidente Ejecutivo de la Comunidad Latinoamericana de Consultores y Asesores de Gestión de Riegos y Seguridad, Coladca, Aristides Contreras, indicó que hoy por hoy todo el mundo ingresa información, incluidos datos personales y familiares que terminan siendo de alto riesgo porque si bien el uso de la Internet ha traído grandes beneficios, lastimosamente la popularización de ésta red ha generado grandes amenazas en contra de personas, de empresas y de familias que infortunadamente quedan en jaque sin saber quién está detrás de los daños causados.

Un lío puede venir por el uso del celular de la empleada del servicio que al usar la red Wifi de una casa, al hacer uso de la contraseña puede estar abriendo puertas siniestras igual que cuando se le entrega a un allegado una memoria USB que lo devuelve con un virus para que entre al computador del hogar, al cual podría tener acceso más adelante.

Enfatizó que por eso hoy Coladca, está alertando de manera prioritaria y perentoria todo lo que tiene que ver con las medidas de seguridad en las empresas y en los hogares porque hay unas cifras que infortunadamente deben generar preocupación ya que de cada diez latinoamericanos, siete serán objeto del Cybercrimen, dato nada halagüeño si se tiene en cuenta que en el último año hubo un crecimiento en esta práctica que oscila entre el 28 y el 30 por ciento.

“Estas son amenazas que siguen creciendo y a las que nos exponemos habida cuenta de que estamos en la era digital, en donde todos llevamos información y nos exponemos en las redes sociales porque no sabemos quién nos está mirando del otro lado”, comentó el señor Contreras quien participará en la Feria Internacional de Seguridad a realizarse entre el 22 y el 24 de agosto en Corferias.

Sobre los países con mayores indicadores de cybercrimen en América Latina están Chile en donde hubo un robo por más de diez millones de dólares del Banco de Chile, por su puesto la alerta va hacia Centroamérica y Suramérica, región en donde en muchas naciones no hay política pública asociada al tema de cyber-riesgos. Indicó que la Organización de los Estados Americanos, OEA, está ayudando a los países de la región para que activen medidas que metan en cintura el cybercrimen.

Actualmente los países más expuestos por esta práctica delictiva a través de la red son México, Costa Rica, Honduras, Chile y Colombia que pese a todo mejoró considerablemente, puesto que el cafetero, fue el primer país que tuvo las campañas de Phishing más grandes de Latinoamérica en vista que en sus albores este país tenía el 43 por ciento en toda la región. Las autoridades actuaron, enfrentaron el cybercrimen, y a la fecha dicha práctica de ingeniería que extrae información confidencial como nombre del usuario, su contraseña y los más mínimos detalles de las tarjetas de crédito bajó al 26 por ciento. Hay que decir que en este círculo ilegal era fácil caer porque los hackers apelaban a una comunicación totalmente confiable y a los ojos de cualquiera, genuina.

Las criptomonedas pueden ser un dolor de cabeza

Un cuidado que debe igual tener el público es el del manejo de criptomonedas porque independiente de que sean monedas falsas o no, el asunto es la estafa que se está presentando, no solo en el bitcoin sino en todos los medios de pago en la actualidad.

Hay riegos y casos de estafa, expuso, con el alquiler de cabañas cuando la gente sale a descansar, la compra de hoteles o vuelos en páginas falsas que deben ser identificadas y por eso las personas terminan estafadas al creer que las páginas son reales y cuando van a ver no hay ni pasajes, ni aviones, y lo peor tampoco vacaciones ni el dinero ahorrado o destinado para este fin.

Con las criptodivisas, sostuvo, hay un ítem a tener en cuenta y es toda la incertidumbre que hay en el actual momento, primero porque nadie sabe si ese tipo de moneda es o no legal en Colombia, advirtiendo que dadas las condiciones el bitcoin y otras criptomonedas no son legales toda vez que no hay una circular de la Superintendencia Financiera que aclare si tiene luz verde para operar, circular o ser tranzada.

“En este momento la compra de bitcoin muestra una dinámica que llama la atención porque hubo más de 1.500 millones de pesos declarados por dinero virtual a diciembre de 2017. De esa suma, fueron reportadas 182 personas que fueron estafadas por el falso bitcoin, luego el asunto no es menor porque sigue creciendo esa estadística”, apuntó.

Contreras resaltó que en esta era es demasiada la gente que acude a la Internet para múltiples asuntos incurriendo en tremendos errores porque suministra información y datos que son de alta exposición por cuanto muchos en la red son víctimas de ciberataques como el phishing que es el tráfico de datos financieros personales. Por este motivo y por arriesgada información bancaria, en 2017 más de 2.532 millones de pesos perdieron los usuarios de la red en Colombia en 1.055 casos de estafa por suplantación financiera informática o telefónica.

El tema de prevención es tan delicado que inclusive hay que tener precaución con las cámaras de seguridad que a la fecha están en cualquier esquina porque llega la inquietud sobre ¿quién está viendo a través de esas cámaras?

“Mucha gente coloca televisores con cámaras en las habitaciones y aparte de ello conecta los aparatos a la red Wifi para poder utilizar aplicaciones o APP, tecnología que ya está permitida en los televisores. El problema es que tienen una cámara sin que nadie sepa quién está grabando, además dicha cámara no está configurada para la seguridad que debe garantizar, entonces estamos haciendo recomendaciones para que no pase como en Estados Unidos en donde una empresa está siendo investigada por las autoridades americanas por transmitir videos grabados en toda Norteamérica a la China”, dijo el versado en informática y seguridad.

Por todos estos asuntos ya llegan las grandes preocupaciones a entidades o gremios como la Asociación Bancaria, Asobancaria, en la Asociación Especializada en la Seguridad en la Industria de Medios de Pago en Colombia, Incocrédito y en muchas agremiaciones que están hablando de la cantidad de dudas a la hora de hacer compras virtuales en páginas que no brindan seguridad y que pueden ser objetivo de los hackers.

El riesgo ronda a los ciudadanos de Colombia y de todo el mundo. Actualmente más del 70 por ciento de los colombianos cuentan con un teléfono celular sin que sepan que esos dispositivos móviles son una herramienta de peligro inminente. Un tema a considerar es cargar el teléfono con cables USB en terminales desconocidas, esta práctica es una terrible equivocación porque el usuario expone todos sus datos que fácilmente quedan a merced de los amigos del delito que pueden ingresar y robar información.

Alertó por grandes riesgos con redes sociales como el WhatsApp y todo lo que tiene que ver con mensajería de texto en donde es fácil escuchar audios sobre niños perdidos o personas que han sido secuestradas, que terminan siendo vehículos con información falsa que conforma una cadena en donde las imágenes que son enviadas llevan inmerso un código fuente o un virus el cual es descargado en el celular objetivo para luego robar su información.

“Es por eso que recomendamos cambiar reiteradamente las contraseñas, ojala seguras, que enseñen a los niños, que ya en este momento utilizan la tabla para comprar aplicaciones y descargarlas, que ya son activos digitales, a que tengan muchísima precaución porque de todas maneras la cifra dice que a la fecha, más del 60 por ciento de los adultos en Colombia, navegan torpemente en Internet, lo que muestra que hay muchas aplicaciones que infortunadamente la gente ni siquiera sabe configurar”, señaló Aristides Contreras.

El Presidente Ejecutivo de Coladca añadió que hay una preocupación latente porque hay gente que se está especializando ya que hay cyberdelincuentes que ya tomaron la ilegal práctica como profesión que al día de hoy sigue creciendo. Recomendó a las personas hacer los back up de información en sus computadores para que el día que tengan un problema de esa magnitud, no tengan que correr a “pagarles a los cyberdelincuentes” para que estos supuestamente devuelvan la información.

“La recomendación es NO pague por ese tipo de delitos y una vez detecte el daño lo ideal es notificar a las autoridades a través de una aplicación conocida como A Denunciar que es operada y dirigida por el Centro Cibernético Policial”, dijo.

La gran amenaza del cybercrimen a los bancos, escribió Contreras, fue una utopía y un sofisma de distracción porque todos los ciudadanos son proclives a esta práctica lo que explica que las campañas para extraer información, hurtar datos y causar estafas recaen mayoritariamente en la ciudadanía. Las cifras son contundentes porque si bien hace unos años el 40 por ciento de las amenazas estaban dirigidas al sector financiero, el indicador bajó al 24 por ciento, llevando el cyberdelíto al grueso de la población que está cada vez más conectada a la red con dispositivos Android que son más susceptibles a los virus y ataques, lo que resulta más complejo en las plataformas iPod, en donde hay menos usuarios.

El analista dijo que si bien el sistema financiero siempre estará en la mira de los hackers, lo real es que los seres humanos comunes y corrientes están siendo reconocidos como blanco importante de la ciberdelincuencia.

Menores de edad, en la mira

El entendido expuso que en la red usan unas campañas denominadas cyberdifusiòn al daño físico lo cual se observa con un número importante de personas que entran a la web y de manera digital buscan que los niños y adolescentes causen daño físico a tiempo que adelantan campañas digitales de retos. Por tal motivo, afirmó, los padres y las madres de familia tienen que estar muy atentos de lo que hacen en la red sus hijos, parientes y amigos menores de edad porque hay campañas que buscan por citar un ejemplo que las personas se laceren y muestren eso en la red, lo cual genera mucha preocupación.

“Ahora hay una muy campaña muy comentada que llegó de la China y es el Momo el cual busca que las personas deformen su rostro tratando de parecerse a un muñeco de la Internet creado en el milenario país de oriente, entonces hay que tener precauciones, particularmente con los menores de edad e inclusive con los jóvenes porque hay muchas campañas que están ingresando para que los más débiles e incautos puedan cometer errores e inclusive perder la vida. En Chile una muchacha trató de lanzarse de un vehículo en movimiento porque era un reto que había que cumplir”, declaró el señor Contreras.

Reveló que inclusive en los colegios hay personas que están induciendo los jóvenes a que muestren sus partes íntimas como un reto entre todos los alumnos del centro educativo después de crear un grupo de WhatsApp. La recomendación, recalcó el experto, es no perder de vista a los niños y jóvenes cuando hacen uso de la Internet y de todas las redes sociales para evitar que caigan en las garras de las nefastas campañas.

De manera acelerada el mundo avanza casi que de manera inexorable y con él, un cúmulo de desarrollos y avances que hacen parte de la evolución hoy afianzada, y de qué manera con las tecnologías digitales. La pregunta es si estas innovaciones tecnológicas son un verdadero instrumento de progreso y adelanto, o si por el contrario hacen parte de una revolución industrial nueva que de manera decidida alteró la manera de vivir con el agravante que alteró la privacidad y gestó ocio, pero de manera paralela pereza y cambio de hábitos. La Internet y las tecnologías pueden ser como el frasco de veneno, es bueno si lo uso para matar ratas, pero igual malo si decido ingerirlo.

La Internet, llamada así por ser la red, fue desarrollada y usada en 1969 por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos que encontró en este sistema de comunicación denominado en ese entonces ARPANET, una solución a partir de una red de ordenadores fundada en plena Guerra Fría, tecnología que blindó las comunicaciones militares de los estadounidenses en el tristemente recordado capítulo de la historia universal. De todas maneras hay que precisar que los primeros estudios o tratados sobre comunicación digital en red fueron hechos en 1962 en el afamado Instituto Tecnológico de Massachusetts cuando experimentó con el networking o trabajo en red.

La Internet como tal se impone en 1983, pero la tecnología corre y ya en la década de los noventa es introducida la famosa World Wide Web o red informática mundial condensada en www que finalmente se consolida como todo un sistema de repartición de documentos en hipertexto o de hipermedios, conexos y totalmente posibles e inteligibles por la ruta de la Internet.

Con su imparable masificación muchas cosas cambiaron, la Internet hizo muchos más ágiles los trámites de aduana, dándole velocidad al comercio, implementó plataformas de comunicación que hicieron más rápido y más económico hablar con alguien en cualquier lugar del planeta, hizo posible que el mundo se interrelacionara, puso plataformas educativas a la mano y ayudó a la humanidad a crecer económica, cultural y socialmente con celeridad. Sencillamente acortó distancias y procesos, lo que hizo que muchos servicios desaparecieran, destruyendo el empleo y el mismo tejido social.

La red resultó una herramienta muy útil, pero igual y sin quererla menospreciar generó flojera, adicción, pérdida de horas laborales, problemas de comportamiento y líos de seguridad. La Internet acabó con el correo, con la lectura y la industria editorial, con el cine, con el negocio de las noticias y con la confianza porque hoy está en veremos ese activo de gran valía llamado tranquilidad. Es cierto, la Internet nos dio mucho, pero según algunos, nos quitó todo.

La tecnología digital cambió seres humanos por verdaderos autómatas, y la herramienta que fue creada para acortar distancias, terminó por afectar la conducta y la naturaleza humana. Hay bondades, no se puede negar, pero lo que se creó tecnológicamente como redes sociales, hoy se afianzan como redes antisociales, pues no en vano han dejado seres sin vida, muchos amenazados y extorsionados, otros arruinados y una gran mayoría expuesta a los vejámenes a los que conlleva la pérdida de la intimidad y la vida tranquila.

La tecnología per se, no es el problema, el asunto es que llegó a manos de todos y como es sabido, en el mundo de los humanos, la maldad y otros factores impuros también tienen su reino, ese que contaminó la evolución expresada en términos digitales, no en vano, según los expertos, en América Latina son reportados ataques cibernéticos cada seis segundos.

Visto 800 veces