Viernes, 31 Agosto 2018 14:29

Solo con ética y cultura se puede acabar con el soborno

Por

Hay que evitar que los contratos se adjudiquen a un solo proponente, mediante la educación y la gestión de las empresas bajo la norma ISO 37001 se puede luchar contra la corrupción.

Al analizar cómo la corrupción mediante el soborno ha ido permeando tanto el sector público como al privado en materia de contratación, varios analistas y expertos señalaron que solo mediante la aplicación de la ética y la cultura se puede frenar esa práctica.

Esa fue la principal conclusión durante el foro “Por la Honestidad: cero tolerancia al Soborno NTC ISO 37001”, que realizó la Asociación de Egresados de la Universidad de los Andes (Uniandinos). Durante el evento, que tuvo el respaldo de la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI), el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (ICONTEC) y la Red Universitaria Anticorrupción RedUva, analistas extranjeros y colombianos señalaron su preocupación sobre el soborno que actualmente tiene en vilo la contratación en el país en algunos de los principales proyectos y que tuvo como protagonista principal en el país en los últimos años a la multinacional Odebrecht que permeó a todas las instituciones.

Sobre este hecho, el presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura, Juan Martín Caicedo Ferrer, quien participó en el panel de expertos, sostuvo que gracias al código de ética que desde hace años han aplicado dentro de la entidad a todos sus miembros, “Odebrecht fue expulsada en 32 segundos de la CCI. No nos tembló la mano”.

El foro que analizó la práctica y desarrollo de la norma ISO 37001para enfrentar el soborno y la corrupción, contó con la asistencia del experto Neill Stansbury quien expuso el desarrollo de la norma Anti-Bribery Standard a nivel mundial. También el ingeniero Jaime Santos, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes, Argelino Durán, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros, la politóloga Daniela León de la Red Universitaria Anticorrupción y Luisa Pallares, del Icontec.

El experto Stansbury dijo que la norma ISO 37001 que ya está siendo utilizada en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y otros países, tiene que ver principalmente con frenar la práctica del soborno, proponiendo una gestión ideal para las empresas y las entidades públicas.

"Se trata de que ninguna empresa deba pagar un dólar ni un peso por soborno. Por eso invita a que las empresas puedan tener un gerente antisoborno, que esté encima de cada gestión y que pueda averiguar dentro de la empresa cual es el empleado corrupto”. Señaló Stansbury.

Sosotuvo que todas las empresas deben controlar a los empleados porque no se sabe por dónde puede entrar el soborno, por eso todos desde el gerente deben trabajar en equipo para evitar esa práctica.

En el panel, moderado por Darío Restrepo y Martha Elvira Soto, participaron Andrés Ucrós de la Cámara de Comercio de Bogotá, el médico y columnista Fernando Sánchez Torres, Iván Darío Gómez, Procurador Delegado para la Conciliación Administrativa y el presidente de la CCI Juan Martín Caicedo Ferrer.

A la pregunta sobre ¿debemos luchar contra la corrupción?, Ucrós señaló que la CCB está continuamente formando a sus afiliados para que cumplan con las normas, “esa es una condición que siempre resaltamos en las empresas, adoptar normas para impedir que sean afectadas por el soborno y la corrupción”.

El médico Sánchez dijo que lo primero que hay que decir es que la salud es un negocio que maneja dinero y eso es lo que hace la corrupción. Por eso es que el sistema de salud está como está. Pero creo que la norma ISO 37001 nos sirve para que las empresas la adopten y frenar el soborno.

Por su parte el procurador Iván Darío Gómez, dijo que “hay un triángulo de hierro conformado por funcionarios, los políticos y las empresas que lo permiten. Pero al mismo tiempo debemos desarrollar un diamante contra eso y que puede frenar la corrupción pero ese diamante es la sociedad. Solo mediante la aplicación de la ética y la cultura se puede frenar el soborno, como ahora lo están promoviendo la Red Universitaria Anticorrupción”.

Al respecto el presidente de la CCI, Caicedo Ferrer, sostuvo que a la CCI no le ha afectado la corrupción por un solo motivo: desde el comienzo y desde la creación de la misma adoptamos el Código de Autorregulación, que desarrolla la cultura preventiva en los miembros. Esta tiene tanto éxito que en 30 segundos expulsamos a Odebrecht de la CCI. El código está allí porque se construyó colectivamente, de manera colegiada. Sabemos que la infraestructura está en el ojo del huracán, pero hemos logrado preservar a la entidad contra la corrupción”.

Sobre la forma como se debería frenar el soborno, Andrés Ucrós, dijo que este es un problema social y por eso debemos autorregularnos, debemos hacer que los empresarios apliquen esa ética profesional que les inculcaron en la universidad para frenar toda tentación del soborno. A su turno, el médico Sánchez Torres, dijo que se promulgan leyes y leyes pero no se aplican, porque la solución solo está en la ética y en la cultura. Ética en la forma como pensamos y cultura en la forma como actuamos.

Por su parte el procurador Gómez dijo que todos estamos convencidos que el soborno está ahí, cuando llega la contratación los empresarios tienen la capacidad para no aceptarlo lo mismo que el funcionario. Pero como aplican la cuestión popular de que como todos roban y el país es corrupto, pues sigamos con la práctica. No, la gente está en la capacidad de rechazarlos y no descuidemos que la corrupción ahora se ha sofisticado.

A propósito del asunto, Caicedo Ferrer dijo que “la cultura del enriquecimiento fácil no ha perjudicado. No sé cómo aquí se ve hasta con envidia que un funcionario se haga rico con el erario público, lo mismo que el congresista en sus 4 años. Para combatir la corrupción hay que combatir el clientelismo, para acabar con la contratación dirigida. Además me llama la atención el exceso discriminatorios de algunos funcionarios en los contratos cuando analizan los pliegos, eso raya la corrupción”.

El presidente de la CCI insistió en que con los contratos Pliego Tipo es la oportunidad para frenar la corrupción sobre todo en las regiones. Me preocupa que no se haya regulado y por eso hay hasta una demanda de los municipios porque creen que pierden autonomía. Yo creo que si se aplica ese tipo de contratos va a frenar muchos sobornos y la corrupción.

 

Visto 168 veces