En Colombia son menos los que acuden a los restaurantes comunes en donde la oferta es sopa, seco y jugo, en algunos se sirve especial, pero éste prácticamente salió de las opciones gastronómicas de los asalariados.