El último ataque cibernético del ransomware WannaCry tuvo desarrollo mundial y alcanzó a 200.000 víctimas en 150 países, según la policía europea.