Muchas devociones canalizan inmensas riquezas que generalmente no son reinvertidas en los feligreses, caso opuesto son sinónimo de opulencia y ofensa al creador.