Las familias han optado por abrirle la puerta de sus hogares a unos amigos fieles e incondicionales. Algunos un poco displicentes logran ganarse el corazón de sus dueños que buscan lo mejor para los traviesos familiares, inclusive hasta su última hora.