Así lo dijo el Presidente Juan Manuel Santos al dar la bienvenida al Papa Francisco a la Casa de Nariño, donde el pontífice cumplió este jueves una visita en calidad de Jefe del Estado Vaticano.