El tratamiento ineficiente de aguas residuales es una de las principales causas de deterioro de los ecosistemas acuáticos del país.