La recolección de información se ha sofisticado mediante procesos tecnológicos que permiten contar con datos confiables para la toma de decisiones.