Los mensajes constantes enviados en horarios no laborales y el uso de memes humillantes a través de grupos de WhatsApp son unos de los canales que el acosador utiliza para afectar a su víctima.