Así lo concluye el estudio de Accenture “Security Index”, el cual muestra que la brecha entre esos costos y las inversiones en ciberseguridad es alta: las compañías a nivel global invertirán US$ 125 mil millones hacia el año 2020.