En medio de dificultades, de una precarización de los valores que se desploman desde sectores que deberían dar ejemplo, la Iglesia Católica invita al reencuentro y la probidad con la bendición del papa.