Sábado, 14 Noviembre 2015 10:19

Vecol, una empresa que se cuida en salud

Por

La empresa tiene todas las vacunas para los ciclos de control de aftosa y crece en portafolio y mercado.

Enviado especial a Villavicencio

La farmacéutica Vecol de Colombia confirmó que la empresa tiene listas todas las dosis que demanda el país para blindar al país de enfermedades de control oficial como aftosa, brúcela y tuberculosis.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el presidente de Vecol, Elias Borrero, aseguró que con la oferta quedan despejadas las dudas que sobre salud animal existían y más con el tema de aftosa.

“La totalidad de la vacuna ya está en manos de Fedegán que es la entidad encargada de hacer la aplicación, para el caso concreto de Vecol, hay 17 millones de dosis que ya fueron suministradas y el faltante que suman cinco millones de dosis las entregó Limor que es el laboratorio de la competencia, luego hay total tranquilidad en ese sentido y el ciclo se inició el pasado tres de noviembre y va hasta el 15 de diciembre en su primera fase. El segundo ciclo arrancará el próximo 18 de enero y va hasta finales de febrero y comienzos de marzo, pero la vacuna está toda, no hay problema y no hay excusa para no vacunar”, declaró el señor Borrero.

El presidente de Vecol enfatizó que en ningún momento se ha puesto en riesgo la sanidad animal del país por parte de los laboratorios que tienen una capacidad suficiente porque entre Vecol y Limor tienen una capacidad para producir alrededor 100 millones de dosis, aclarando que Colombia tan solo consume 44 millones en el mejor de los casos.

Vecol tiene un nivel tan alto de productividad que está generando oferta exportable para países de la región que han visto las bondades del producto colombiano.

Vecol está exportando sus productos, pero básicamente la dosis para prevenir la aftosa está llegando a Uruguay, país con enorme vocación ganadera en donde la empresa ha gozado de posicionamiento y reconocimiento desde 2001, también hay ventas a Ecuador y Perú.

La farmacéutica nacional ha sido vital en la erradicación de aftosa en los países vecinos salvo Venezuela en donde no hay mercado por varios motivos, pero en esencia por las demoras de pago y todos los inconvenientes de Cadivi.

Ecuador, dijo, compra ocho millones de dosis para sus dos ciclos de vacunación y adicionalmente adquiere una vacuna combinada que se llama “Aftosa-Rabia” de las cuales se despachan más de 800.000 dosis anuales.

Utilidades en medio de las vicisitudes

El presidente de Vecol, Elías Borrero, reveló que en medio de tanta adversidad como el Fenómeno de El Niño, la devaluación y la caída de algunos indicadores del campo como menores siembras y baja en el hato ganadero, la empresa tiene previamente un resultado del ejercicio económico positivo y satisfactorio.

Anotó que ni el daño en un equipo muy importante en la producción de los materiales biológicos impidió unos resultados con una curva ascendente.

“Las especulaciones que se hicieron en el primer ciclo por el desabastecimiento de la vacuna en un momento determinado quedaron superadas porque si bien hicieron falta 4.6 millones dosis, lo cierto fue que Vecol las suministró de manera oportuna y por eso el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, apostó por dos fases de vacunación”. Comentó Borrero.

Para tranquilidad de los ganaderos, Vecol dice que en junio de 2016 se continuará con una sola fase porque el biológico estará a disposición del productor de manera permanente y suficiente.

Si bien el año fue muy difícil porque hubo una contracción de la ganadería y la agricultura con cargo al fenómeno climático de El Niño, las cifras respaldan el arduo trabajo del laboratorio de perfil y prestigio internacional.

Este año en la mayor parte del país los ganaderos debieron acudir a los suplementos alimenticios por el intenso verano, dejando de lado los medicamentos, aspecto complejo para la industria de la farmacia. Adicional a todo hay una mortalidad de animales que genera angustias porque se han muerto de física hambre y deshidratación adelgazando el rebaño.

En materia agrícola hay retrasos en las siembras como el arroz por el mismo factor climático y toso sumado indiscutiblemente golpea las ventas, sin embargo la empresa proyecta utilidades por 10.000 millones de pesos y optó por morigerar gastos internos para no trasladar costos al usuario.

Para este año las ventas estarán por encima de las de 2014 gracias a la comercialización de fertilizantes y por ello se calcula que la empresa venderá algo más de 90.000 millones de pesos.

El caso de Venezuela no afectó en gran medida las ventas, pero tuvo como valor agregado que al cerrar la frontera se frenó el ingreso de medicamentos veterinarios que en muchas ocasiones venía triangulado porque Venezuela no es productor de este tipo de insumos por el perfil importador.

El cambio climático una amenaza sanitaria

El debate sobre resistencia bacteriana y todo lo que tiene que ver con mayor presencia de enfermedades y plagas por el calentamiento global es un tema que no es ausente en los trabajos de Vecol.

Los cambios climáticos, explicó Borrero, afectan la productividad del hato ganadero porque hay hambre en los semovientes y la rentabilidad del ganadero se ve diezmada por los traslados de vacunos y otras contingencias como suplementación con silos o heno.

Según el presidente de Vecol es innegable que con los relevos en la temperatura se fortalecen las enfermedades o empiezan a aparecer unas que no existían por mutaciones o resistencia así como por la debilidad que produce en los animales y en las mismas plantas por la escasez de agua y de alimento.

Colombia Siembra, una gran iniciativa

La farmacéutica Vecol le dio muy buen recibo al programa del gobierno, “Colombia Siembra” y manifestó todo su respaldo al ministerio de Agricultura que trazó una política que sin duda dará los mejores resultados en la medida en que toda la institucionalidad esté comprometida. Para el caso de Vecol el acompañamiento es total no solo en agroquímicos o fertilizantes sino también en materia ganadera con el fin de robustecer el hato que hoy entró en debilitamiento.

“Toda la disposición y toda la voluntad, estamos trabajando en todas estas mesas que se constituyeron en el ministerio para identificar los cultivos en diferentes zonas del país, la parte de asistencia técnica y veterinaria así como el financiamiento”, anotó.

Sobre las críticas y pesimismo con este programa indicó que son normales en un país que tuvo experiencias amargas en el pasado, pero reconoció el compromiso del señor Ministro, Aurelio Iragorri Valencia, quien adelanta una labor encomiable y gratamente tozuda.

Aclaró que no habrá problemas con semillas amen de algunos inconvenientes con la soya, pero ratificó que el programa es un hecho y una realidad que invita a todos los empresarios del campo a meterse en el cuento.

Sobre la transformación del ministerio de Agricultura, aseveró, vendrán cambios, pero descartó aguas turbias en Vecol.

Es mejor vacunar que rezar

Sobre las viejas prácticas de no asistir al ganado con veterinarios y medicinas sino de acudir a los rezos para sacar el nuche, el presidente de Vecol dijo que esa fue una vieja competencia que terminó dejando agudos líos sanitarios y por eso indicó que todo el entorno cultural cambió y la gente sabe que la única manera de prevenir es con vacunación.

Sobre ese particular comentó que con la globalización económica y los tratados de libre comercio, los rezos no son una buena idea o una herramienta competitiva pues lo único que hay que conjurar son los problemas de productividad que solo son posibles con un campo atendido con medicinas y con profesionales de la salud animal. “En esto de la ganadería es mejor vacunar que rezar porque Dios solo ayuda a los que se ayudan con medicina preventiva la cual está en los biológicos”.

Más y mejores negocios

Actualmente Vecol adelanta una serie de negocios en donde pone su portafolio al servicio de los más grandes productores, sin embargo atiende todas las capas de la producción y propende por una mejor producción de cereales y proteína animal, puntualmente de cerdo.

Con La Fazenda la empresa trata de llegar a un acuerdo para suministrarle fertilizantes y agroquímicos así como otros insumos vitales en el plan de expansión agrícola y ganadera de esta compañía en donde hay capital del Brasil. Borrero precisó que si bien hay acercamientos, aun no hay nada en concreto.

En la segunda semana del mes de diciembre quedaría listo un acuerdo que llevaría a La Fazenda a reducir sus costos de producción con fertilizantes de calidad y a muy buen precio porque la idea de la empresa es ganar, pero sin castigar a los agricultores, se trata, aclaró, de aplicar la política pública de reducción de costos.

Los beneficios llegarían a productos veterinarios porque la idea es poner a disposición de estos inversionistas todas las líneas más ahora que la firma aspira a ampliarse con más de 75.000 bovinos y allí se abre paso un potencial muy importante.

La oferta cubre de igual manera todo el tema de la porcicultura porque además de la vacuna contra la Peste Porcina Clásica, hay una oferta de medicamentos que ayudarán a optimizar esa producción. La firma tendrá más de 420.000 cabezas de porcinos toda vez que la empresa tiene 15.000 hembras que se traducen en 422.000 crías.

El promedio de partos supera más de 20 lechones por vientre lo cual es muy bueno para la firma y para Vecol como laboratorio encargado de abastecer de la mejor manera a estos proyectos agropecuarios de gran escala.

Las sinergias positivas siguen vigentes

Sobre el negocio de los fertilizantes con Rusia, el presidente de Vecol confirmó que seguirá en pie porque mostró beneficios para los productores el campo en vista que demostró calidad, eficacia y rendimiento.

“Con esto los que más ganan son los productores colombianos porque aplica la política pública de reducción de costos para el productor primario. Nosotros trajimos ese fertilizante con una utilidad tope del dos por ciento, inclusive el promedio de hoy es del 1.17 por ciento, indicador que habla por sí solo sobre la ayuda a los labriegos nacionales”, acotó.

Confirmó que la experiencia fue tan positiva que los negocios con Rusia seguirán activos solo que ahora Colombia comprará en el país de los zares fertilizantes compuestos, es decir fórmulas químicas mezcladas para café, pastos, cacao, arroz y otras siembras porque hoy el país cuenta solo con el Triple-15 que es el fertilizante básico para mezclarlo con otros, pero la idea es traer mixturas químicas en contenedores de 5.000 toneladas cada uno.

La idea de Vecol es internar contingentes de 20.000 toneladas, pero divididos en varias formulaciones químicas.

Los fertilizantes llegarán a los caficultores y demás productores del campo y Vecol destacó el negocio hecho con los productores de papa que adquirieron 2.000 toneladas de este abono al que le encontraron beneficios considerables en calidad y precio. Igual experiencia hubo con el gremio cacaotero que compró 2.100 toneladas del producto.

Como caso curioso, destacó Borrero, hay pequeños productores que probaron el fertilizante y se quedaron con él. En ese orden de ideas la empresa aplica el concepto responsabilidad social que se extiende a sanidad animal e donde fueron escogidos unos territorios en donde se hacen pruebas en 600.000 animales en unos 12.000 predios en donde se toman pruebas de sangre y coprológicos para identificar enfermedades diferentes a las de control oficial y que a la fecha superan las 17 patologías que golpean la productividad y por consiguiente la rentabilidad del hato ganadero nacional.

“Vecol identifica esas enfermedades y comienza a tratarlas sin costo alguno y es bueno decir que las utilidades de la empresa se invierten en ese programa. Sencillamente le decimos al productor qué tipo de problemas tiene su ganado y le indicamos que procedimiento hará nuestro equipo de veterinarios”, concluyó.

Visto 918 veces