Domingo, 10 Abril 2016 09:21

Arroceros piden políticas que defiendan la agricultura nacional

Por

Los arroceros aseguran que países del hemisferio como Brasil, Perú y Ecuador están protegiendo su agricultura mientras que en Colombia sigue expuesta.

En Colombia los agricultores siguen muy prevenidos y molestos por los anuncios del ejecutivo en el sentido de bajar los aranceles para productos que son cultivados en Colombia y que de alguna manera estaban generando renta a los campesinos.

El presidente de la Federación Nacional de Arroceros, Fedearroz, Rafael Hernández Lozano, le dijo a Diariolaeconomia.com que lamentablemente no hay concordancia entre los ministerios de Agricultura y Comercio porque mientras por un lado el primero anuncia“Colombia Siembra”, por el otro la cartera encargada del comercio exterior promueve importaciones y desde luego ruina para los labriegos.

A criterio de Hernández, Colombia no puede seguir por la senda de las importaciones porque las hectáreas en producción y las llamadas tierras ociosas están en capacidad de producir para sustituir importaciones, garantizar la seguridad alimentaria y generar oferta exportable.

“Nos preocupa que se reactive el contrabando si eventualmente la tasa de cambio llega a caer a niveles inferiores a los 2.800 pesos, y también nos genera angustia el hecho que el gobierno no garantice certidumbre en materia arancelaria porque sería ideal que dejara ese impuesto como está, pero la Ministra de Comercio reiteradamente anuncia que hará una revisión y que diligenciará un nuevo estatuto arancelario, escenario totalmente incierto para que quien le apuesta a la agricultura, al empleo y a la seguridad alimentaria. Esos anuncios de miedo castigan la eficiencia en la ruralidad”, declaró el señor Hernández Lozano.

Expresó que los agricultores necesitan de la protección estatal para lograr la totalidad de la competitividad. Agregó que en ningún momento los arroceros pidieron protección Per sé y dejaron claro que la protección es a cambio de volver competitivo el sector, lo que deja sin piso cualquier argumento que pretenda eliminar las barreras arancelarias.

Comentó que Perú acaba de volver a reestablecer las franjas de precios y aranceles como lo viene haciendo todo el mundo en vista que ya se dio cuenta que con todos los fenómenos naturales que están ocurriendo, el que no tenga comida se verá expuesto a grandes problemas.

Criticó la incompatibilidad entre los ministerios de Agricultura y Comercio porque para el segundo lo más conveniente es importar y seguir importando, dejando de lado la economía campesina, sus impactos económicos y sociales sin contar que hay un problema de seguridad alimentaria que se puede agrandar por esas políticas facilistas que buscan a toda costa el menoscabo para la producción primaria.

“Lo que pasa en ese Ministerio es lamentable y preocupante toda vez que en los meses de gestión esa cartera no ha logrado un espacio para que aumenten las exportaciones, dejando mucho que desear porque al país hay que volverlo competitivo antes de determinar cualquier otra cosa pues hay que pensar en Colombia y en nosotros mismos y no en el bienestar de los demás”, apuntó el dirigente gremial.

Recalcó que el Estado se le debe a los productores nacionales y no a las economías de otros países porque con las compras exógenas tan solo se favorece a los campesinos de otras naciones en detrimento de los productores colombianos y propiciando pobreza, hambre y desestimulo por las actividades del agro. Hernández dejó claro que la única posibilidad para un posconflicto es el trabajo en el campo, aspecto que confunde a cualquiera porque no hay políticas que promuevan la labor agropecuaria para reemplazar las armas.

Al país rural le siguen metiendo miedo con amenazas en el sentido de que van a reducir los aranceles o que serán cambiados en el tiempo lo que obliga a esperar, pero insistió en que primero hay que llegar al punto máximo de competitividad pues una vez que ésta se logre ahí sí sería posible pensar en quitarlos o simplificarlos.

Especificó que no se puede aseverar que todas los naciones estén con cero arancel porque países como Perú, Ecuador, Brasil y otros están tratando de proteger su economía mientras que en Colombia se sigue exponiendo la agricultura porque el tema de bajar los aranceles sigue sobre la mesa y eso no es sano para un país que necesita dinero tras el revés al que conllevó la Enfermedad Holandesa.

“A nosotros nos respetaron el arancel, pero el Ministerio de Comercio sigue con el tema de modificar ese gravamen en todos los niveles. El sector arrocero negoció cuando se adelantó el TLC con Estados Unidos para mantener un arancel apropiado, pero esto no se hizo para quedarnos dormidos sobre los laureles sino para tener con demasiado trabajo puntos altos de competitividad, asunto que estamos logrando y que podemos demostrar”, sostuvo el presidente de Fedearroz.

Afirmó que el campo, es una herramienta vital para lograr paz y conseguir que Colombia se convierta en un país con verdadera vocación agropecuaria, es el sector rural, declaró, el escenario para crecer con éxito económico y disipar así el conflicto armado.

Hernández Lozano expresó su total solidaridad con el sector del frijol que fue sometido a una competencia con la leguminosa importada con el lamentable resultado que el frijol no bajó de precio y sí por el contrario mostró incrementos.

Explicó que el tiempo que demanda una baja de aranceles es el mismo que utilizan los agricultores en conseguir competitividad. “Al agricultor hay que ayudarle con la condición que se vuelva competitivo, hay que brindarle políticas justas que redunden en bajar costos y en mayor eficiencia”.

Los arroceros sienten que hay vacíos en el Ministerio de Comercio porque no hay una labor que promueva la exportación de la producción nacional sino que caso opuesto las importaciones de alimentos subieron a tasas elevadas en perjuicio del agricultor.

Cosecha promisoria

El presidente de Fedearroz, Rafael Hernández, aseguró por este medio que con la disminución en intensidad del fenómeno de El Niño, los arroceros y otros sectores ya están sembrando normalmente pues en muchas regiones hay una importante demanda de tierras y semillas para retomar la actividad productiva que viene en creces. En el caso del Tolima, los distritos de riego programaron las siembras normalmente entre abril y mayo.

En ese orden de ideas la cosecha promete porque para el primer semestre se estima que habrá unas 350.000 hectáreas sembradas en todo el país y para el segundo unas 155.000 hectáreas es decir que en total habrá unas 505.000 hectáreas cultivadas con el cereal en 2016.

Estas siembras según Fedearroz representan en paddy seco 2.5 millones de toneladas entre riego y secano. Lo anterior quiere decir que habrá un importante crecimiento en la producción de arroz más teniendo en cuenta que en 2015 fueron recuperadas 81.000 hectáreas y para este año el estimativo de recuperación está por el orden de 20.000 o 30.000 adicionales.

Para los productores el programa de Adopción Masiva de Tecnología, AMTEC, ha funcionado muy bien toda vez que quienes lo han utilizado han bajado costos entre el 28 y el 30 por ciento, logrando aumentar significativamente los rendimientos.

Hernández especificó que en la zona de riego los productores están utilizando la mitad del agua razón por la cual este sistema productivo fue determinante en los tiempos de sequía. De igual forma se está haciendo uso de la mitad de las semillas y otros rubros que ayudan a bajar los costos de producción por mayor competitividad.

El programa es tan bueno que ya varios sectores quieren replicarlo en sus cultivos como es el caso puntual del maíz que con el AMTEC arroja inmejorables resultados con la respectiva rentabilidad por competitividad y eficiencia.

Este sistema optimiza además tierras, insumos y todo lo que tiene que ver con los costos de la siembra.

Los arroceros colombianos insisten en apostarle al desarrollo de una economía rural pujante en dónde el empleo y el ingreso mejoren, pero solo con una política agropecuaria justa que permita desarrollar conceptos de competitividad y eficacia.

Finalmente Hernández Lozano precisó que el precio del arroz no subirá toda vez que este se estabilizó, pero aclaró que después de la cosecha grande vendrá una baja leve que podrá aliviar en algo el gasto de las amas de casa.

Diariolaeconomia.com iniciará en breve un recorrido por la llamada “Ruta del Arroz” con la cual mostrará los potenciales de cada municipio, su historia y el entorno cultural así como social y económico, es decir que los lectores podrán esperar noticias como arroz.

Visto 877 veces