Miércoles, 15 Febrero 2017 19:47

Ganaderos expresan descontento por aplazamientos del Decreto 1500

El gremio calificó, al cumplir 6 meses de la nueva prórroga, como una “vergüenza” el aplazamiento para cumplir con el decreto 1500 del 2007.

Por 

El presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegan, José Félix Lafaurie Rivera, recordó que hace 6 meses volvió a ser prorrogada la entrada en vigencia del Decreto 1500 del 2007. La normatividad que regirá a partir de agosto de 2018, tiene como propósitos modernizar las plantas de beneficio del país y garantizar que los colombianos consuman una carne inocua y con altos estándares de calidad.

El dirigente calificó como “una vergüenza” ese aplazamiento con el que ya se completan 7 desde el año 2007. Además dio 3 argumentos en donde corrobora las dificultades que dicha decisión ha generado para el mercado cárnico y el riesgo latente en el que se encuentra la salud de los colombianos.

En primer lugar, Lafaurie Rivera aseveró que al extender los plazos, el Gobierno está defraudando la legítima confianza que requieren los agentes económicos interesados en ese sector, pues no es consecuente ante las secuelas que esas prórrogas pueden generar.

“La segunda razón es el impacto que genera en los municipios el cierre de sus plantas, ya que el pequeño productor que le vendía sus reses al matadero local para el consumo no lo va dejar de hacer, por eso apela a sacrificar en un potrero y así abastecer a los carniceros. El problema radica en que esa carne llega en condiciones sanitarias que no son las adecuadas para ser ingeridas por el hombre”, explicó.

Por último, el presidente ejecutivo de Fedegán señaló que esos nuevos tiempos les permiten a los agentes económicos que conspiren, no adelanten las mejoras que exige la norma y logren más prórrogas. En pocas palabras y apelando al adagio popular, “el Gobierno mató al tigre y se asustó con el cuero”.

Sin embargo, sus preocupaciones no cesaron ahí, recordó que el Invima ya reportó el cierre de 74 pequeños mataderos municipales, muchos de ellos alejados de los centros urbanos y en donde el sacrificio semanal no superaba los 5 animales. Esa medida ha permitido que se le abra la puerta a la informalidad y al abigeato en esas regiones.

“Al Gobierno le está pasando como el cuento del pastorcito mentiroso, que siempre anuncia que viene el lobo, todos se asustan y al final nunca llega. Yo no sé si algún día ese lobo se termine comiendo al Invima”, argumentó el dirigente gremial.

Ante el nuevo aplazamiento del Decreto 1500 y los evidentes retrasos que tiene el país en materia de plantas de beneficio, el líder del gremio cúpula de la ganadería hizo hincapié en lo que le ocurrió a Friogán, empresa que actualmente está bajo liquidación judicial y cuyo panorama se vio seriamente comprometido tras el cierre del mercado venezolano y las prórrogas concedidas por el Gobierno; esos hechos la obligaron a acogerse a la Ley 1116 de 2006 buscando su salvamento.

Los frigoríficos tienen en este momento, sino todo, al menos gran parte del trabajo adelantado para estar al día con la reglamentación. Construir unas nuevas implicaría perder el tiempo y dinero invertido y seguir retrasando aún más la eventual llegada de la carne colombiana a los mercados extranjeros con los que hay Tratados de Libre Comercio firmados.

“Si en su momento se hubiera hecho cumplir la normatividad, la operación de la empresa sería con total normalidad y no se habría llegado a una situación como la actual liquidación judicial y los rumores de las plantas serán vendidas a otros actores que dominarían ampliamente el mercado de la carne”, recalcó.

El presidente de Fedegán le recordó al Gobierno la importancia que tiene el Decreto 1500 para el sector pecuario y pidió que su aplicación se haga sin titubeos pues de ella depende la salud de los consumidores, de paso permitiría ponerle freno al sacrificio clandestino y el abigeato delitos que se están disparados en el país.