Sábado, 29 Abril 2017 08:04

Agro necesita políticas de estado y no ministros por docenas: Fedearroz

Los productores aseguran que el futuro de Colombia está en el campo, razón más que suficiente para fortalecer la ruralidad de cara a garantizar la seguridad alimentaria.

Por 

Los productores de arroz del país precisaron que para tener un campo sólido y rentable, se hace necesario contar con unas herramientas versátiles que le den garantías a una ruralidad que urge de mercados y de utilidad en sus siembras pues en muchos casos los agricultores producen a pérdida por factores como la falta de crédito, la ausencia de distritos de riego, los costos de algunos insumos, la mano de obra y la visible falta de compromiso del estado para con los labriegos.

Los cultivadores del cereal fueron tajantes al indicar que en tiempos de cosecha y del reflejo de una tarea bien hecha en competitividad, al agricultor hay que premiarlo y no amenazarlo o arrinconarlo con el tema de las importaciones.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el presidente de la Federación Nacional de Arroceros, Rafael Hernández Lozano, dijo que hoy los productores le han respondido al gobierno y a su plan “Colombia Siembra” porque el sector superó con creces cualquier expectativa de área y de producción porque en 2016 se produjeron cerca de tres millones de toneladas de arroz en términos de paddy o arroz con cáscara, y con eso quedó garantizado el abastecimiento de los colombianos.
“Por primera vez en la historia Colombia puede decir que se ha autoabastecido sin que haya influencia del contrabando porque no lo ha habido con la dicha que no solo hay producto nacional sino que en las fronteras se está comiendo arroz colombiano. Por eso no suena bien desde ningún punto de vista que se hable de importar y de abrir las fronteras porque se necesita fortalecer el sector agrícola y pecuario de Colombia porque ha de ser el primer soporte del posconflicto y porque será fuente de empleo rural, motivos más que valederos para proteger la economía campesina”, declaró el señor Hernández Lozano.

Aclaró que los arroceros nacionales no están pidiendo que se les proteja per sé para poder ser competitivos pues tan solo exhortan por un plazo para lograr la competitividad la cual no debe darse a base de caprichos sino con amparo y precios justos que solamente son posibles con mayor competitividad que es justo lo que está logrando la Federación con el Programa de Adopción Masiva de Tecnología, Amtec.

Recalcó que los agricultores no necesitan que les regalen las cosas sino que tan solo se les enseñe a ser más productivos, más competitivos y a ubicar, afianzar y explorar nuevos mercados y muchas más oportunidades. Aclaró que precisamente en eso trabajan los arroceros que han mejorado sus rendimientos para poder enfrentar sin temor los tratados de libre comercio y las importaciones.

Los arroceros reclamaron mayor consistencia en la política pública para el agro y demandaron del gobierno un mejor trato para el campo porque para el caso del arroz, el sector logró bajar los precios de producción en más del 30 por ciento, aumentó los rendimientos y pudo bajar el consumo de insecticidas, de herbicidas, de agua, de semilla y de otros componentes lo cual amerita que les permitan respirar hasta que se logre producir por debajo del mercado internacional, en lo que ya se avanza de manera exitosa.

Según el dirigente gremial, el gobierno y el Ministerio de Agricultura en particular han mostrado un férreo compromiso con los arroceros, pero reconocieron que lamentablemente entre ministerios no se habla de manera uniforme y por eso una cosa dice el ministro de Agricultura y otra muy diferente la cartera de Comercio.

Lamentó que posiblemente la señora Ministra de Comercio, Industria y Turismo no siga al parecer en su cargo porque ya le había cogido el ritmo a la economía rural y a las vicisitudes que tan seguidamente la rodean. El tema desde ya genera preocupación en el gremio porque este considera que en materia de producción y de comercio debe existir una perfecta cohesión y armonía entre los ministerios de Agricultura, Comercio Exterior, Hacienda y Planeación Nacional.

“Estábamos en ese punto de entendimiento entre todos, pero desafortunadamente los funcionarios no duran mucho en el gobierno y por lo general al cambiarse de funcionarios, cambia la política lo cual no debería de ser así pues el agro y el campo necesitan políticas estatales de largo plazo, con reglas de juego claras y todo lo que avale tranquilidad porque el campo no debe ser política de un ministro ni de un presidente, el agro debe tener una sólida política de estado y en ese sentido me preocupa que no se ve hacia el futuro un real compromiso porque se escucha mucho, pero se concluye poco. Por fortuna seguimos comprometidos con seguir creciendo en competitividad en el sector arrocero porque cuando hay competitividad se superan muchos acontecimientos que pueden llegar a futuro”, aseveró el dirigente gremial.

Manifestó que una de las grandes amenazas para el campo y para el sector arrocero es pensar en que hay que abrir el campo y permitir mayores importaciones porque lo primero que debe pasar en una economía consecuente es propender por competitividad en toda la agricultura porque es muy duro invertir en tierra y en cultivos con castigos injustos como pasa con el sector del maíz que es laborioso, pero le llegan más de cuatro millones de toneladas importadas de ese grano. Expuso que esa situación no tiene presentación y aclaró que Colombia está en toda la capacidad de producir maíz el cual es un producto con el cual se rota el arroz con relativo éxito.

Fedearroz consideró que como pasa en la ganadería, es el momento de aumentar áreas productivas para generar oferta exportable y así optimizar los precios, haciendo mucho más atractivo apostarle a las siembras o a la cría y engorde de ganado.

El gremio arrocero respaldó y reconoció los oficios de los caficultores que les pidieron a las multinacionales dar un giro en las compras para remunerar de mejor manera a los productores que son la base de la cadena cafetera que no gana y que caso opuesto asume las deudas, los problemas y la ruina.

En ese sentido sostuvo que por querer comprar muy barato se pierde la consciencia social que para el caso de Colombia es un elemento indispensable para alcanzar la paz y lograr así todos los propósitos del ejecutivo.

Para este año el sector arrocero le apunta a una cosecha grande, muy parecida a la del año anterior, pero insisten en que el tema de las importaciones sigue siendo un fantasma porque los productores ya ven una reducción de 10.000 pesos en la carga de arroz lo cual pone a los arroceros en dificultades inclusive en el momento en que están sembrando.

“Yo le pido al ministerio de Agricultura que le exija a los industriales reciprocidad porque si le va a dar el incentivo al almacenamiento que se dio por parte del gobierno entre enero-marzo y ahora hasta el mes de abril, debe haber una obligatoriedad en la resolución que se expida para mantener los precios porque no es justo que el ejecutivo incentive a la industria y le pague por guardar el arroz con cargo a bajarle el precio a los productores”, afirmó Hernández.

El presidente de Fedearroz le pidió al gobierno que ayude con la exploración de mercados para exportar en el caso de que se generen los excedentes lo cual sería un buen premio a la competitividad.

Hoy el contrabando de arroz está en cero y eso se ve en ciudades de frontera en donde es más barato el arroz colombiano que aparte de toda goza de una buena calidad.

A los arroceros les recomendó seguir con la semilla certificada porque solo así es viable crecer en áreas sembradas y en el mismo consumo. En materia genética, Hernández dijo que la Federación ha logrado producir semillas resistentes al baneamiento y otras dificultades fitosanitarias, pero indicó que el tema es impredecible por el cambio climático, no obstante se lograron mejores productividades.

Previo a cumplir 70 años, Fedearroz cebra logros enormes en competitividad porque hizo viable producir arroz a 291 dólares la tonelada cuando importarla de Estados Unidos cuesta 340 dólares.

Las buenas cosechas están haciendo que baje aún más el costo de vida porque el arroz es sin duda el producto que más ha pesado favorablemente en el control de la inflación.