Domingo, 30 Abril 2017 02:00

AGROZ, una inversión que mejorará la sanidad animal

La organización que manufactura insumos agrícolas, pecuarios y aerosoles sigue invirtiendo y optimizando su portafolio en favor de la ruralidad colombiana.

Por 

Con una inversión que superó los 12.000 millones de pesos la Federación Nacional de Arroceros, Fedearroz, inauguró la nueva planta de productos veterinarios con lo que la empresa de Agroquímicos Arroceros de Colombia S.A, AGROZ, le apuesta a la sanidad animal.

Cabe precisar que AGROZ básicamente es una planta productora y maquiladora de productos de uso agrícola, pero con la nueva apuesta, el gremio arrocero no solo produce agroquímicos sino que incursionó en el frente veterinario lo cual ha marcado un hito muy importante a nivel nacional e internacional.

El presidente de Fedearroz, Rafael Hernández Lozano, aseguró que desde que se creó AGROZ y a partir de la producción de agroquímicos para la Federación y para los arroceros en Colombia, se logró una disminución en estos insumos hasta en un 50 por ciento, factor muy favorable para la ruralidad.

Sostuvo que en el país no existía ni siquiera la definición en la legislación de lo que era un producto genérico y desde allí empezó el trabajo gremial que tras insistir, hizo posible dicha definición lo cual se cristalizó a partir de las patentes que otrora se usaban como un gran negocio en donde se fabricaba al amparo de cualquier marca, haciendo costoso el producto, pero que con el hecho de tipificar un insumo o un medicamento como genérico, se lograron disminuciones en los precios hasta de un 80 por ciento para el caso de la línea agrícola.

“Cuando la Federación compró esta empresa que funcionaba en Funza, Cundinamarca, también tenía una pequeña planta de productos veterinarios la cual estuvo quieta por un tiempo hasta que se verificó que muchos agricultores de arroz, del maíz y de muchos otros productos, generalmente tenían ganado lo cual hizo potenciar el portafolio de AGROZ y de manera paralela atender a los arroceros con la línea ganadera lo cual empezó tímidamente con una pequeña planta, pero el negocio creció y hubo necesidad de ampliar las instalaciones para seguir pensando y produciendo en grande”, explicó el señor Hernández Lozano.

La nueva planta implementará productos de uso veterinario destinados al sector ganadero, en el cual un importante número de cultivadores de arroz tiene presencia.

De acuerdo con el gerente de Fedearroz, una vez AGROZ comience a funcionar plenamente, estará en capacidad de producir unas 6.000 toneladas de agroquímicos destinadas a las multinacionales dedicadas a la formulación de insumos, así como a empresas y productores locales. Precisó que con la planta que ya existía, las nuevas instalaciones generan al menos 200 empleos directos.

Hernández Lozano subrayó que AGROZ se afianza como una de las plantas más modernas del país la cual se caracteriza por ejecutar procesos de producción con alta tecnología.

Esta obra es la consolidación de un proceso que duró tres años, luego de que las empresas arroceras agremiadas en Fedearroz adquirieran la propiedad de la empresa Bersan Ltda, con el fin de satisfacer la necesidad de producción de insumos agrícolas. Como empresa industrial, AGROZ ha crecido en el Espinal, Tolima, gracias a la confianza y apoyo de los fieles y exigentes clientes.

La construcción, en la que se invirtieron más de 4.000 millones de pesos, comenzó hace un año en un lote de 42.000 metros cuadrados ubicado a un kilómetro del área urbana de El Espinal, entre la carretera Bolivariana y la antigua carretera al Guamo. La firma constructora fue Arsico y la interventora Hidrotec.

“Hoy en día nosotros formulamos gran cantidad de productos de baño, de desinfectantes, inclusive tenemos toda una línea de producción de aerosoles lo cual es muy importante. De igual manera le hacemos maquila a empresas nacionales e internacionales que producen insecticidas e inclusive vamos a llegar a producir la línea cosmética”, aseveró el dirigente gremial.

Hay que decir que la empresa cuenta con una adecuada infraestructura de producción para la formulación y acondicionamiento de polvos mojables, líquidos solubles, concentrados emulsionables, suspensiones concentradas, síntesis para propanil y aminación de glifosato.

Fedearroz recalcó que la actividad a la que se dedica AGROZ, es la fabricación de plaguicidas y otros productos químicos de uso agropecuario.

“Yo diría que el primer paso que dio la Federación hacia la competitividad de los productores fue haber logrado esa disminución de hasta un 50 por ciento en el precio de los agroquímicos y algo similar en el tema de los productos veterinarios. El segundo paso fue aumentar la productividad con mayor eficiencia, reduciendo costos por hectárea hasta en un 30 por ciento y poder producir por debajo de 350 dólares que es lo que más o menos cuesta traer una tonelada de arroz en cascara de Estados Unidos a Colombia. Todo esto es el resultado del programa de Adopción Masiva de Tecnología, AMTEC, porque el lío en Colombia no era de oferta tecnológica sino de adopción de la misma”, apuntó Hernández.

Quienes están dentro del programa AMTEC han logrado producir arroz a 291 dólares la tonelada, muy por debajo de las tarifas de importación y por eso Fedearroz insiste que en tres años quienes no estén en este programa van a tener muchas dificultades para competir cuando se comience el año próximo con la desgravación del arancel que está vigente toda vez que hubo seis años de gracia que terminan este año. A partir de 2018, explicó la Federación, habrá una reducción sucesiva de seis puntos en ese porcentaje de protección que tiene el arancel.

Sobre el TLC, Hernández Lozano manifestó que para el sector agropecuario en general ningún acuerdo comercial es bueno salvo que sea un tratado de verdadera doble vía. Sobre este punto aseguró que un ejemplo claro de inconveniencia es el acuerdo firmado con la Comunidad Andina de Naciones, CAN, en donde Colombia perdió la oferta exportable de arroz a Ecuador y a Perú por un acuerdo que volvió costumbre que todo de allá para acá, pero nada de aquí para allá.

Reiteró que los acuerdos firmados al amparo de la CAN deben ser motivo de una juiciosa revisión porque los convenios deben ser equitativos y el de los países andinos no lo es. Lo propio, expuso, pasa con el TLC Colombia-Estados Unidos en donde el gran sacrificado fue el sector agropecuario.

Para el Gerente de Fedearroz, el sector dio un salto importante en competitividad con el desarrollo de semillas de calidad y alto rendimiento, con la puesta en marcha del programa AMTEC, con la producción de agroquímicos y con emprendimientos como AGROZ que van acompañados de un alto componente de valor agregado.

En una reunión del BID en la que participó Fedearroz en Washington, hubo un generoso reconocimiento al programa AMTEC desarrollado en Colombia por cuanto no solo se valoró el hecho de bajar costos de producción, de optimizar la competitividad de los productores sino todo el trabajo que tiene este programa para enfrentar el cambio climático y su condición de amigable con el medio ambiente porque se disminuyó el consumo de agua en 50 por ciento, el consumo de pesticidas en 40 por ciento, el consumo de semillas y fertilizantes.

Fedearroz tiene 40 estaciones meteorológicas en todo el país las cuales están comunicadas por Internet lo cual permite determinar cómo está el clima en las zonas arroceras.

Aparte de los trabajos hechos en mejoras productivas, competitivas y en la puesta en marcha de soluciones integrales para el campo como empresas del perfil de AGROZ, Fedearroz reclama del gobierno mayor compromiso porque la ruralidad demanda inversiones en infraestructura y adecuación porque tal y como están las cosas no es posible pensar en un sector agropecuario robusto y listo para competir.

Con la presentación de la nueva planta de AGROZ, la Federación Nacional de Arroceros, le da inicio a su cumpleaños número 70 con lo cual demuestra que esa iniciativa gremial consolidada en 1947 en la ciudad de Ibagué sí que valió la pena porque desde su fundación el común denominador ha sido el éxito así como los incontables logros.