Miércoles, 16 Agosto 2017 22:40

Finagro dice que con crédito y asociatividad es posible modernizar el campo

Gobierno lanza línea de crédito para compra de maquinaria agrícola y tecnificación del campo.

Por 

El Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario, Finagro, manifestó que sin duda alguna los procesos productivos que logren hacerse en cadena y sobre modelos asociativos, están llamados a dar el gran salto en el nuevo modelo de economía de escala en donde se mira el mercado interno, pero de igual manera las exportaciones. Para ese propósito la entidad estima que es necesario adquirir maquinaria nueva y tecnología de punta.

El presidente de Finagro, Carlos Ramiro Chávarro Cuellar, habló con Diariolaeconomia.com y aseguró que si bien sustituir importaciones es importante y apoyar la producción, lo único cierto es que hay que enlazar los procesos productivos con los otros ciclos de la cadena para lograr que la asociatividad o las alianzas de vieja data que no fueron exitosas y que no cuenta con buenos referentes, logre afianzarse no solamente en crédito sino en otros aspectos.

“El asunto es elemental, nos asociamos para el crédito, pero nos desasociamos para no pagarlo y por eso insisto en que la asociatividad es importante no solamente en el marco del crédito sino en la integración de eslabones con el fin de que nos asociemos para garantizar el transporte de la producción, para garantizar la comercialización y para comprar maquinaria e insumos más baratos de manera masiva. En síntesis, el éxito de la asociatividad está en la cultura y en cambiar el chip porque Colombia, lamentablemente, creció y se formó con un factor adverso llamado desconfianza y en materia de crédito la clave es creer de tal manera que en eso hay que trabajar porque soy un convencido de las bondades del sector solidario que finalmente es un elemento que genera equidad”, expuso el señor Chávarro Cuellar.

En opinión del presidente de Finagro, el productor, el campo colombiano se caracteriza por ser muy buen pagador de sus obligaciones y eso, anota, es un factor que invita a creer en el campesino que paga sin falta salvo por los efectos climáticos, por la volatilidad en los precio y por las tragedias, pero no por otras razones.

Sobre la fórmula para reducir los costos del crédito, Finagro explicó que en el marco de la innovación en crédito, la entidad busca dar facilidades y lograr mayor versatilidad pues hubo un logro reciente y es la línea bautizada, “A toda Máquina” que busca mayor eficiencia ante la menor apropiación de recursos de ICR y evitar que se rezague la renovación de maquinaria que demanda el campo colombiano, la adquisición y acceso a bienes de capital y la misma tecnificación del campo.

“Hace quince días la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario aprobó una línea especial de crédito para acceso a maquinaria y equipos con un plazo mínimo de entre cinco y ocho años, con unos planes que contemplan hasta un año de gracia y una tasa fija del DTF más seis en gran productor, DTF más cinco en mediano y DTF más cuatro en pequeño productor sin subsidio del gobierno colombiano. Si el gobierno a futuro decide subsidiar esta línea para bajar la tasa, lo podrá hacer y esperamos que lo haga para que un pequeño productor pueda hacer un crédito destinado a la compra de un tractor al DTF más dos, un mediano al tres y un grande al DTF más cuatro o al cinco”, explicó.

Aclaró que esa línea permitirá que un productor pueda acceder a maquinaria y equipos, tecnificando el campo, renovando la maquinaria que en Colombia debe estar haciendo a razón de 1.500 unidades por año y no tener el registro de hoy en donde no se llega a 300 o 400 anuales.

El asunto cobra toda la importancia porque los campesinos tendrán recursos disponibles en el Sistema General de Crédito Agropecuario sin tener que esperar los dineros del ICR que cada vez se disminuyen más.

Esta nueva línea para renovar equipo y modernizar el campo es un logro gracias a la importancia que le dio la Comisión Nacional de Crédito Agrario y a los oficios del Gobierno Nacional en cabeza del ministerio de Agricultura como también a los técnicos de Finagro.

Crédito de Finagro sigue dinámico

Finagro, informó que a junio de 2017, el valor de los créditos de la entidad en colocación sumaron 6.9 billones de pesos, recursos que fueron diligenciados por cerca 223.000 usuarios de crédito del sector agropecuario. A la fecha este monto puede estar en ocho billones de pesos con un beneficio para 260,000 productores de la ruralidad.

El presidente de Finagro, Carlos Chávarro, anotó que la inclusión financiera permitió que 100.000 nuevos campesinos hayan accedido a crédito en este primer semestre de 2017 sin embargo comentó que persisten las fallas en el mercado, razón por la cual existe el gran reto en el sentido de que la participación del pequeño productor, del mediano productor y de los primeros eslabones en la cadena, cobre una mayor presencia en el financiamiento rural.

En el marco del foro Diálogos Finagro adelantado con Foros Semana, logró canalizarse una serie de inquietudes y de puntos de vista que ayudarán a construir una agenda para llenar los vacíos que no hacen más eficiente el crédito en Colombia.

Chávarro Cuellar explicó que las líneas de Finagro aún sin subsidio por parte del gobierno nacional, entendiéndose por línea especial de crédito o Incentivo a la Capitalización Rural, ICR, ya son tasas de fomento por lo que el sistema nacional de crédito agropecuario, tal como fue concebido, permite que hayan unas facilidades de financiamiento que si bien hay que mejorar, dinamizar e innovar, son mucho más asequibles que la cartera comercial razón por la que hay que avanzar mucho más porque los préstamos para el campo deben ser diferenciados de otros empréstitos destinados a la productividad.

En ese sentido, dijo, debe haber diferencia en los reportes, en los plazos, en los tiempos y un financiamiento más acorde a las necesidades y vicisitudes campesinas que hacen del negocio rural algo muy especial lo que llevó al Fondo a profundizar su diálogo con los gremios, con los productores y con los intermediarios financieros para discutir de educación bancaria con el fin que los agricultores tengan manejos contables ideales y para que le den perfil empresarial a su agronegocio.

“Lo que estamos haciendo en este momento es hablando de educación agropecuaria con los bancos, con las cooperativas y con los intermediaros financieros para que los gerentes de los bancos de las zonas rurales no prefieran un crédito para una moto sino que prioricen la productividad en el campo del sector que sea y vean en esta cartera una posibilidad viable de aprobación de crédito eficiente y rentable para consolidar la inclusión financiera que es uno de los mayores créditos que tiene Finagro”, precisó el señor Chávarro Cuellar.

Destacó el hecho que con el fin de profundizar desde las cadenas, hoy diez cooperativas trabajan con Finagro y les llevan el crédito a los productores del agro, básicamente de las zonas más lejanas, pero el funcionario recalcó que debe haber mayor compromiso de los bancos los cuales tienen que hacer un esfuerzo importante y mirar con verdadera jerarquía al sector primario para priorizar la cartera agropecuaria. En ese orden de ideas, lo importante es que se le de relieve al campo adoptando medidas para el crédito agrario como las que tienen las entidades crediticias para la cartera comercial, es decir con indicadores y exigencia en los resultados de colocación.