Miércoles, 16 Agosto 2017 22:52

En economía agropecuaria, Colombia puede ser muy optimista

Codirector de la Junta Directiva del Emisor y experto en asuntos de agricultura y Hacienda dijo que la economía rural tiene mucho futuro en los esquemas asociativos, siempre y cuando se hagan bien.

Por 

El ex ministro de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Ocampo Gaviria, le dijo a Diariolaeconomia.com que es optimista frente al devenir del agro colombiano y aseveró que hay aspectos muy positivos que dependerán de la paz, pero igualmente de la manera como se embarca la política agropecuaria en el nuevo contexto tanto en el final del gobierno del Presidente Santos como en el próximo mandato.

Dijo que un papel muy importante lo cumplirán las nuevas agencias creadas para la eficiencia agropecuaria toda vez que la función de la Agencia Nacional de Tierras y la Agencia Nacional de Desarrollo Rural será absolutamente decisiva.

Al igual que las recomendaciones que hizo la Misión Rural, encargo que lideró Ocampo, la asociatividad es la base de toda la política para el desarrollo de la agricultura familiar.

“Yo creo que los productores tienen que asociarse para hacer sus proyectos productivos, para encadenarse en el procesamiento y comercialización de sus productos, ya sea ellos mismos a través de sistemas cooperativos o relaciones directas con el sector empresarial y a su vez los agricultores tienen que apoyarse en instrumentos esenciales como el fomento de crédito en donde la mayor inclusión será un elemento fundamental”, declaró el señor Ocampo Gaviria.

El también ex ministro de Agricultura manifestó que de cara al éxito rural se hace necesario el acceso a tecnología en donde a criterio suyo Corpoica ha hecho un buen trabajo de reconstruirse como institución, de todas maneras insistió en que es perentorio que las nuevas tecnologías les llegue a los productores a través de las Unidades Municipales de Asistencia Técnica y Agropecuaria, Umatas o de los gremios de la producción agropecuaria.

Sobre los tratados de libre comercio, Ocampo quien asumió como codirector de la Junta Directiva del Banco Central, precisó que Colombia tiene sectores que pueden ser muy productivos y competitivos, pero aclaró que hay temas complejos como el de la leche en donde claramente el país no es competitivo hoy, pero con la opción de serlo porque de hecho ya hay unos experimentos interesantes sobre aumento de productividad.

Aclaró que lo que sí es muy claro es que el sector productivo agropecuario tiene que pensar, no tanto en protección como en eficiencia para ser competitivo internacionalmente.

Indicó que el sector cuenta con unas tasas de interés diferenciales que le ayudan a la economía agropecuaria y en ese sentido, expuso, el crédito de Finagro se ofrece en condiciones más blandas que otros empréstitos dirigidos a las diversas actividades económicas.

Al hablar sobre las abismales diferencias en el crédito de fomento que hay entre Brasil y Colombia en donde en el primer país son del tres por ciento efectivo anual mientras en el territorio colombiano superan el 15 por ciento anual, Ocampo explicó que el sistema brasileño es totalmente insostenible a tal punto que en Brasil avanza una reforma que posiblemente terminará desmontando los créditos exageradamente subsidiados.

“Con el tiempo tenemos que explorar una fórmula para mirar cómo se puede bajar el costo del crédito posiblemente de un DTF más seis o un DTF más diez, dependiendo del tamaño que tenga la explotación del productor para ser más razonable, pero sin duda, con el tiempo se hará necesario reducir esos márgenes”, dijo Ocampo.

Reconociendo las grandes bondades que en su momento tuvo el Instituto de Mercadeo Agropecuario, IDEMA, el ex Ministro indicó que ahora lo que se debe hacer es darle una participación más activa a los productores en la comercialización de sus productos para lo cual pueden usar empresas estructuradas, lo que resultaría mucho más eficaz que seguir con una entidad pública como lo fue el desaparecido IDEMA que fue liquidado por malos manejos.

A criterio de Ocampo, el principal reto del agro colombiano es afinar en productividad y en competitividad porque allí radicará la clave para que el sector logre prosperar y para ello es importante saber que tanto brindará el ejecutivo en bienes públicos, en tecnología, en crédito y en mecanismos para mejorar la comercialización.

Dejó claro que si bien en Colombia hay unos millones de hectáreas ociosas, lo cierto es que no todas son aptas para la agricultura sin negar que con la disponibilidad real hay unas oportunidades enormes para el sector agropecuario.

Para el experto, los cultivos ilícitos única y exclusivamente pueden ser derrotados con unas alternativas buenas para los productores en donde se garantice productividad y renta, pero igualmente con el compromiso de erradicarlos.

Tal y como se ha planteado en torno a la discusión de la Reforma Rural Integral, es muy necesario contar con políticas de estado para el agro con las cuales se logre fomentar una agricultura empresarial dinámica y una agricultura de empresarios medios de las mismas características así como pequeños agricultores familiares de perfil empresarial de mucha actividad productiva y comercial.

“Yo sí creo que para que el campo surja debe haber una política de estado, yo estoy convencido que no se pueden estar cambiando las políticas o las iniciativas rurales de gobierno en gobierno quitándole impulso o dirección al sector, creo que esa es una terea que debe tener continuidad”, apuntó.

Celebró que por fortuna más universidades están promoviendo las carreras afines con el sector agropecuario a tiempo que destacó el papel encomiable que en este frente cumple el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, en términos de entrenamiento y en formación de personal capacitado para las tareas del campo.

Para Ocampo Gaviria los resultados de la economía ratifican que no ha sido pesimista sino realista porque es visible que la actividad económica está muy afectada, lo cual abre el debate al interior de la Junta Directiva del Banco de la República sobre si es prudente o no subir los niveles de las tasas de interés.

El ex Director Ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, descartó un recalentamiento de la economía colombiana y dijo que por ahora el país urge de una reactivación en la demanda y de las ventas que es el objetivo inmediato.