Lunes, 02 Octubre 2017 22:52

Zona de contención no impedirá concentraciones de vacunos

La autoridad sanitaria aclaró que poner límites a la movilización de ganado en algunas zonas de la zona centro garantiza el retorno del estatus sanitario de Colombia.

Por 

La queja de los ganaderos de Boyacá que aducen que no merecían hacer parte de la zona de contención porque resultan castigados por hacer bien su tarea de vacunar y cumplir con los ciclos contra la aftosa es un tema que según el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, no se ha sabido interpretar o quizás ha sido un tema que no se explicó con la verdadera dimensión.

El Gerente General del ICA, Luis Humberto Martínez Lacouture, precisó en Diariolaeconomia.com, que para que a Colombia le levanten la suspensión que actualmente tiene como libre de aftosa con vacunación, es necesario presentarle a la Organización Mundial de Sanidad Animal, OIE, una zona de contención que no es capricho de la autoridad sanitaria sino un requisito contemplado en códigos y protocolos internacionales.

“Al momento en el que presentemos esa zona de contención la OIE de manera inmediata debe levantar la suspensión de país libre de aftosa con vacunación al resto del país porque estamos hablando de más de 22 millones de cabezas y la zona en mención que está compuesta por Arauca, Boyacá y Cundinamarca tiene unos inventarios de 2.6 millones de cabezas aproximadamente. Si bien hay unas limitaciones aquí lo que hay es mucha desinformación y falta de manejo de la resolución porque la verdad no hay claridad de la permisibilidad que hay para algunas cosas”, sostuvo el señor Martínez Lacouture.

Explicó que por ejemplo que contrario a lo que se había dicho, las regiones del cordón si podrán hacer concentraciones de bovinos porque esa, dijo, era una de las mayores angustias que tenían los ganaderos de Boyacá y de Cundinamarca básicamente. Agregó que las movilizaciones serán posibles durante el tiempo que dure la zona de contención que puede estar entre seis y ocho meses como máximo, tiempo en el que volvería el estatus sanitario, incluida esta zona.

Comentó que en Arauca pasará algo similar, pero dijo que el ICA adelantará una tarea juiciosa en el sentido de visitar región por región para explicar con lujo de detalle el alcance de la medida, no solo a los productores sino a las autoridades y a los respectivos gobiernos departamentales.

Aclaró que el ICA y el gobierno están pensando en país pues existe la enorme posibilidad de que a partir del mes de noviembre la OIE levante la suspensión para retomar las exportaciones de carne a mercados importantes que suspendieron la compra como Rusia y otros de la región. Aclaró que Jordania nunca suspendió las compras caso opuesto a Curazao que optó por no comprar más carne colombiana.

“Yo creo que con el levantamiento del veto esos importantes mercados los podemos retomar, pero de hecho lo que hace falta es un mayor acercamiento y diálogo con los productores para que entiendan el alcance de la resolución, permitiendo hacer claridad de muchos aspectos que en ocasiones utilizan los enemigos de los procesos para tergiversar la realidad. Somos conscientes de las dificultades, pero el tema no es como lo están planteando en el sentido que se va a acabar la ganadería”, apuntó el Gerente del ICA.

Los ganados que se pueden concentrar y movilizar sin ningún tipo de problema en la zona de contención pueden llegar al mercado de Bogotá o de Cundinamarca en donde pueden ser sacrificados para el comercio de carne. A esta zona, especificó, pueden también ingresar animales, pero con la clara y contundente limitación de no poder sacar animales en pié susceptibles de la enfermedad de esta zona vedada a las regiones no incluidas.

Insistió en que no todo es como lo pintan porque hay cosas favorables como la libre movilización y el sacrificio para la venta de carne que puede ser comercializada luego de que salgan de las plantas de beneficio autorizadas, eso sí, con algunas condiciones sanitarias importantes que son fáciles y alcanzables de cumplir sobre pilares de diálogo, comunicación, concertación y claridad.

Martínez dijo que de igual manera no tendrán lío los lácteos del Altiplano Cundiboyacense y puntualmente los del Valle de Ubaté que tendrán su comercio en Bogotá porque si bien hay restricciones en la medida, también hay bondades que en últimas busca un favor general y es la recuperación del estatus sanitario del país.

Para el funcionario, de esta determinación vendrán cosas positivas entre las que se cuentan el manejo más responsable de la ganadería, la legalidad y la formalización del hato que no puede perder su trazabilidad, las buenas prácticas ganaderas y la sana costumbre de vacunar.

Aclaró que ahora con el segundo ciclo de vacunación que empezó el pasado 27 de octubre con vigencia hasta el diez el diez de diciembre, habrá mucho ganadero actualizando inventarios y vacunando la totalidad de sus reses porque evadir ésta regla era una práctica que venía dándose como se le informó al ICA. Ante esta perspectiva, muy seguramente aumentará la vacunación más si se tiene en cuenta que hubo presencia de la enfermedad.

Hay que mirar la ganadería con más ambición

De cara a aumentar las exportaciones y en un escenario de negocio con China, el gobierno estima que será fundamental cumplir con el programa de retención de vientres porque aumentar el inventario bovino colombiano resultará fundamental para atender los mercados actuales y los nuevos mercados porque de lo contrario no sería viable atender las necesidades de proteína de China ni siquiera con el rebaño actual.

El mercado de China que estuvo muy cerca de abrirse para la carne, fue otro revés que experimentó Colombia con los brotes de fiebre aftosa, empero esta oportunidad puede resurgir con la entrega nuevamente del estatus sanitario por parte de la OIE. Algunos países que no cerraron, afirmó el Gerente, no lo hicieron porque le creen al servicio sanitario y a la responsabilidad de los funcionarios del Instituto.

Recalcó que los ganaderos colombianos no pueden seguir haciéndole el juego al contrabando de animales porque Venezuela tiene un problema sanitario tan considerable que la misma OIE resolvió descertificar al vecino país que sanitariamente no está haciendo las cosas al derecho.

El problema, concluyó Martínez, está en 2.200 kilómetros de frontera los cuales generan un alto riesgo sanitario para Colombia. Expresó que si bien el gobierno tiene claro que debe seguir combatiendo el contrabando, lo cierto es que debe haber un apoyo decidido de los ganaderos a los que les pidió no comprar bovinos baratos en Venezuela y en zona de frontera que son los que llegan sin controles y con la enfermedad. “Seguimos atentos y con ojo avizor”.