Sábado, 02 Diciembre 2017 04:00

Por falta de rentabilidad, muchos se están despidiendo de sus fincas

Los expertos en mercados y en agricultura aseguran que lamentablemente el libre comercio y la pérdida de rentabilidad están poniendo el aviso de venta en las fincas. Espectacular comportamiento de la Bolsa Mercantil.

Por 

En Colombia muchos productores de leche y sus derivados, así como de otros sectores productivos empezaron a irse del campo por la caída de la rentabilidad y con un lío adicional que tiene que ver con los altos costos de producción y la siembra o cría de ganado y especies menores a pérdida.

Así lo dijo en Diariolaeconomia.com, el presidente de la Bolsa Mercantil de Colombia, Rafael Mejía López, quien lamentó el marchitamiento de la economía rural que sigue perdiendo terreno por los bajos precios con los que se remunera al productor primario, sin contar con los castigos a los que se le somete con un relicario de acuerdos comerciales que lo dejaron vulnerable y a las puertas de desaparecer por las masivas importaciones.

A todo lo anterior, manifestó, se suma la falta de una política de estado que le ponga razón y corazón al sector porque tal y como va seguirá caminando cuesta arriba y exponiendo al país a un desabastecimiento de productos nacionales porque cada vez son más los productores que se quieren ir a otras actividades, vendiendo sus propiedades y sumándose a los que se llevó el tsunami de la apertura económica, que no fueron pocos. Si el campo no tiene política ni dolientes, aseveró, el futuro será gris, muy cerca a la oscuridad total.

El dirigente dijo que si bien, vienen mejores tiempos en la inversión agropecuaria, lo cierto es que el sector ve con mucha preocupación el índice de precios al productor, IPP, el cual se ha caído lo que significa que ha bajado la rentabilidad en el productor primario lo que ha conllevado a una consecuente inflación menor, pero que no deja de ser una situación compleja en las cuentas del agro porque si se saca el café que pone más de la mitad de los ingresos del sector, la ecuación es bastante desfavorable para el que siembra o produce.

Anotó que más del 40 por ciento de la economía agropecuaria pasa a través de la facturación de la Bolsa Mercantil en donde se ven unos resultados que inquietan y que invitan a revisar políticas y a pensar más en agricultura y en ganadería que finalmente son sinónimos de seguridad alimentaria y agronegocio.

Consideró que, para evitar los saldos en rojo de la producción primaria, lo que se debe hacer con urgencia es entender la importancia del sector agropecuario dentro del sector rural y a su tiempo la ruralidad dentro del país, pero enfatizó que no es viable crecer en el PIB a base de bajarle el índice de precios al productor y bajar la inflación toda vez que si no hay rentabilidad seguirán creciendo las importaciones de alimentos tal y como está sucediendo.

Uno de los ejemplos a replicar, subrayó el ejecutivo, es el de la economía familiar de Brasil, lo cual no solamente invita a estudiar la experiencia como se ha hecho sino ver con juicio lo bueno que se hace en otros países como lo hacen con mucho tino la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, la Bolsa Mercantil de Colombia y Portafolio.

El año 2018, sostuvo, será un año bastante complejo porque trae una serie de factores que pueden causar situaciones que eventualmente golpearán el entorno macroeconómico como el proceso electoral y otros.
Repunta la Bolsa Mercantil de Colombia

El presidente de la Bolsa Mercantil de Colombia, Rafael Mejía López, afirmó que, tras cumplir un año en su cargo, la entidad deja un resultado más que satisfactorio en vista que el patrimonio subió de 61.000 a 72.000 millones de pesos. Indicó que las utilidades superaron los 13.000 millones de pesos antes de impuestos y sostuvo que el portafolio líquido paso de 41.000 a 55.000 millones de pesos.

Mejía comentó que en un año la Bolsa Mercantil de Colombia paso de los 1.2 billones de pesos en compras públicas y dijo que por fortuna ya se tiene aprobado el registro de facturas por parte del Gobierno Nacional.

“El registro de las facturas, básicamente en el sector agropecuario es una herramienta muy útil porque al finalizar el año, el gobierno queda con saldos a favor de los contribuyentes y para evitar esto exceptúa de la retención de la fuente algunos productos agropecuarios, aumentando la liquidez que registran las facturas, permitiendo hacer planificaciones tributarias para mejorar los estados financieros y los flujos de caja”, explicó Mejía López.

Agregó que el 2017 ha resultado un año muy positivo para la Bolsa y reveló que actualmente este instrumento está creando nuevos productos los cuales están en la fase de reglamentación como los certificados de carbono, el Factory, el mercado de físicos privados, en lo que se está incursionando, y anotó que la entidad sigue dándole un importante énfasis a los repos y va muy en serio tras de los flowers.

Para el presidente de la Bolsa Mercantil, el año que termina es muy bueno, pero lo mejor de todo es que las expectativas son aún más halagüeñas para el 2018.