Sábado, 24 Marzo 2018 00:03

Ganadería sigue en estado crítico, hatos cerca de cerrar: Fedegan

Por

Los ganaderos aseguran que siguen produciendo a pérdida y ven casi como un hecho la desaparición de la actividad láctea que quedó prácticamente entregada con los TLC. Soplan aires de quiebra.

La cría de ganado de leche y el engorde de bovinos de carne sigue siendo una actividad en el limbo en vista que no es fácil competir con unas decisiones adoptadas al amparo del ministerio de Agricultura en materia de incrementos en el precio de la leche porque no resuelve el enorme lío que tiene el sector, entre otras cosas porque las medidas ni siquiera compensan lo mayores costos de producción.

Los productores están preocupados porque los costos se han incrementado en más de un ocho por ciento tal y como lo identificó la Unidad de Seguimiento de Precios de la Leche y el gobierno a duras penas reconoce el cuatro por ciento, es decir una tarifa por debajo de la inflación para la remuneración de los ganaderos.

El Presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, Fedegan, José Félix Lafaurie Rivera, le dijo a Diariolaeconomia.com que el problema lleva ya varios años toda vez que hoy el litro de leche en términos constantes se está pagando a un precio igual o menor al que se liquidaba esa leche en 1999, es decir que 20 años después el alimento se paga al mismo precio de décadas atrás.

“Aquí hay una situación crítica porque solo la inflación causada durante estos veinte años va por encima del 30 por ciento y por consiguiente invertir, absorber nuevas tecnologías, generar mejores condiciones para que el sector lácteo pueda avanzar en una coyuntura compleja con los tratados de libre comercio es absolutamente imposible”, declaró el señor Lafaurie Rivera.

Una situación lamentable que al parecer no tiene revés es el cierre de muchos hatos, razón por la cual hay muchos productores que están orientando su producción al sector cárnico, es decir, terneros destetados de mejor peso y animales gordos de menor grasa, con lo cual eventualmente es posible incrementar la oferta de carne, eso sí reduciendo la oferta total de leche que resultará muy golpeada con las importaciones.

Un punto a tener en cuenta según la agremiación es que los industriales de la leche son cada vez más ingeniosos para pagar menos por el esfuerzo productivo de los ganaderos que se resguardan en la poca capacidad que tiene el estado para hacer cumplir unas normas de mínima equidad económica.

El asunto, informó el Presidente de Fedegan, es muy apremiante porque son miles de productores, la gran mayoría de ellos campesinos que viven de unos pocos litros de leche. Los productores más grandes, expuso, deben hacerle frente a una desnivelada competencia originada en unas importaciones de leche en polvo, lacto-suero y otros derivados lácteos que logran internar industriales, los mismos para quienes el gobierno acaba de tirar un salvavidas.

Otro argumento del dirigente es que no se trata de cubrirles a los ganaderos la perdida adquisitiva de dinero, porque sus variables productivas tienen otras medidas. Lo único cierto, dice, es que los costos de producción aumentaron por encima del ocho por ciento y así no hay actividad económica que aguante por cuanto el aumento de los costos de producción duplica los ingresos.

A criterio del dirigente gremial, la situación es difícil y por ello es complejo pensar en hacer la diferencia competitiva porque sin utilidad nadie se actualiza y sin vías terciarias, vender productos del campo resulta casi que imposible, luego el país adolece de condiciones elementales para pensar que saldrá avante con los TLC.

Un problema adicional es el nuevo escenario de conflicto comercial entre Estados Unidos y China porque según Fedegan, ahora que se está negociando un tratado Asia-Pacífico, el destino de las exportaciones chinas será América Latina y desde luego Colombia, razón más que suficiente para estar preocupados porque en esas circunstancias la economía primaria queda más que amenazada.

“En la medida en que el gobierno termine por aceptar lo que están planteando estos países y no excluyan, como hoy en efecto está excluido, carne y leche, pues muy seguramente la capacidad que tendrá Nueva Zelanda y Australia de invadir con sus productos a la región, el mercado interno va a sufrir perjuicios de gran calado porque las importaciones serán desbordadas”, agregó el Presidente de Fedegan.

Fedegan es un gremio con una historia que supera los 50 años y por ello ha visto en cinco décadas ver el desarrollo de un país en medio de conflictos y atropellos. Es así como la colectividad ganadera cuestiona las negociaciones de paz del gobierno con las Farc porque en opinión de su Presidente, esto puso en riesgo la propiedad privada al negociar con personas al margen de la ley, inclusive con narcotráfico como delito conexo.

“El gobierno nunca exigió que la guerrilla reparara a miles de mujeres y niñas secuestradas y luego prostituidas a lo largo de los años en que estuvieron sometidas bajo el yugo de la insurgencia”, complementó.

Calificó dicha negociación como una gran equivocación que igual terminó mercadeando el desarrollo rural y por eso demandó de los colombianos elegir un gobierno vertical y consecuente que ayude a ordenar la casa, porque hoy el país, desde su punto de vista, está inmerso en la tropelía y en la vagabundería de un gobierno que solo mira las realidades urbanas, siendo muy ausente de la cruda realidad de la ruralidad y del resto de las ciudades colombianas. Lafaurie expresó que un error del ejecutivo fue el haber perdido el ojo provinciano porque así se olvidaron de quienes sufren en el campo, apartándose de las veredas y creyendo equivocadamente que las soluciones que reclama esa Colombia campesina están muy a la mano en Bogotá.

En materia económica, precisó hay que poner las cosas en el lugar que es porque entre reformas tributarias y equivocaciones fiscales, el empresariado y el productor primario terminó llevando del bulto, eso sin decir que los acuerdos comerciales serán el espeto que aniquile lo poco que queda en el llamado agro-negocio.

“Aquí ha pasado de todo en los últimos años, al país lo enredaron y el legado es terrible porque pasarán muchos años para enderezar la Colombia golpeada, y eso solo se puede lograr por la vía del voto y de la democracia que lleve a la Casa de Nariño una persona idónea que logre conjurar los graves males de la economía, que reconstruya una sociedad polarizada y llena de odios así como también que recupere unas instituciones públicas, hoy destruidas”, apuntó.

Muy a pesar de trabajar con las uñas y sin las bondades que otorgaba el manejo del Fondo Nacional del Ganado, los productores siguen adelante en mejoramiento genético, en optimización de la productividad, en aplicar innovación, transferencia de tecnología y buenas prácticas ganaderas. Fedegan asegura que todo esto resulta admirable porque el campo no para y eso es visible con todos quienes están metidos de lleno en las zonas rurales, es decir empresarios, campesinos y emprendedores que saben que la única alternativa que tienen es levantarse muy temprano, trabajar con mucho empeño para poder seguir subsistiendo en una economía que le ha cerrado las puertas al desarrollo rural porque negoció acuerdos de comercio en total desventaja, y lo que es peor, aseguró Lafaurie, la que negoció con los principales verdugos del campo, las Farc.

Hoy el hato ganadero está en 22 millones de cabezas, cifra inferior a la que entregó el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, que da cuenta de 26 millones de cabezas en el rebaño nacional.

Visto 594 veces