Sábado, 07 Abril 2018 23:59

Sí a exportaciones de cordero, pero con apoyo primero

Por

Los ovicultores ven potencial en el mercado internacional y un crecimiento importante en el mercado interno. La meta, multiplicar el hato.

En Colombia la cría de ovejas sigue creciendo y ello gracias a una nueva tendencia, el consumo de carne de cordero se está imponiendo en los hogares y ello gracias a las bondades de esta proteína de muy buen sabor y propiedades que ayudan a tener una mejor salud.

Este renglón creció en 2017 un 15 por ciento lo cual quedó reflejado en la dinámica de sacrificio que llevó a los centros de beneficio cerca de 35.000 corderos que fueron consumidos en las más afamadas casas gastronómicas, en hogares y ampliando el radio de consumo en regiones en donde poco se conoce de la exquisitez de esta carne y de las múltiples maneras en las que se puede consumir.

El Presidente de la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Colombia, Asoovinos, Henry Polanía Triviño, aseguró en Diariolaeconomia.com, que el consumo de carne ha venido subiendo en el país de manera paulatina ya que antes el consumo Per cápita era de sesenta gramos y hoy este consumo pasó a 350 y 400 gramos.

La mayor demanda de carne ovina se explica por las mayores campañas que la Asociación viene haciendo por el país en las diferentes ferias en donde se observa no solamente el mejoramiento genético y las razas, sino todo el tema de consumo de carne en cada una de las regiones.

Según el dirigente gremial, las zonas con mayor consumo de carne de cordero son los santanderes, la Costa Atlántica y el altiplano Cundiboyacense en donde la demanda viene creciendo de manera interesante. Para el caso de Bogotá y centro del país, las mejoras son notorias porque ya hay cortes de esta carne en las grandes superficies así como hamburguesas y chorizos que están en las góndolas o neveras de las principales tiendas y almacenes de gran formato en todo el país.

“Ya no podemos tener la disculpa de no consumir una de las mejores carnes porque dicho sea de paso, esta proteína es baja en ácido úrico y goza de otras propiedades en alta cocina que cautiva paladares exigentes y que genera apego por quienes la consumen”, declaró el señor Polanía Triviño.

La carne de oveja es tan sana y apetecible que un plato con cordero es bien recibido en los restaurantes de todo el mundo y en algunas comunidades como la judía, la musulmana y otras en donde es obligatorio tener carne de este rumiante en la mesa.

Para el caso de Colombia, hay una comunidad musulmana muy grande que consume bastante cordero el cual es sacrificado con el ritual de esa colectividad religiosa que consume esta carne en grandes cantidades. De igual manera hay tiendas especializadas en estas carnes, asunto que hace más frecuente su demanda.

En Colombia hay un rebaño de 1.6 millones de ovinos aproximadamente de los cuales hay entre 900.000 y un millón en los siete departamentos de la Costa Norte en donde de hecho están los grandes hatos sin dejar de lado los criaderos del interior en donde las razas de lana brindan una muy exquisita carne que va a la mesa de los colombianos.

Para el caso de Boyacá y Cundinamarca el consumo que ha sido histórico ha recuperado terreno y por tal razón viene creciendo a buen ritmo. Asoovinos precisa que la demanda de carne de oveja en estos departamentos, al igual que en la costa es tradicional, dejando ver que en Cundinamarca el consumo es mayor en unos municipios que en otros, pero sin dejar de lado una gastronomía habitual que hizo y hace parte de las costumbres culinarias de las familias.

El consumo en la Guajira y particularmente en Riohacha su capital, es muy elevado porque la preparación de cordero y oveja se da de muchas formas. El cordero del interior tiene buen pedido en Bogotá y es por eso que las grandes superficies lo ponen en oferta dejando claro que esta es una carne con una refrigeración no mayor a dos meses y no un cordero traído de otras latitudes que tiene uno y hasta dos años de congelación.

“El llamado es para que los colombianos consuman la mejor de las carnes, que consuman carne de cordero que aparte de ser una proteína tiene vitaminas lo que la hace saludable sin dejar de recalcar que su sabor es el mejor sin importar como se le prepare”, añadió el Presidente de Asoovinos.

Los restaurantes de Bogotá están consumiendo carne de cordero muy fresca que va desde las plantas de transformación a los refectorios. Otro consumo que crece a buen ritmo es el de hamburguesas, chorizos y salchichas de cordero que se ha venido impulsando hasta internarlo en los hogares colombianos.

La cría de ovinos que se hace en hatos grandes, medianos y pequeños no permite cuantificar cuantos hay en el país, precisamente porque muchos criaderos de menor tamaño no están registrados en el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA. Asoovinos cuenta con más de 250 fincas o predios grandes en donde está la mejor genética del país y en donde hay animales registrados de las diferentes razas, Hampshire, Santa Inés, Pelibuey, Dorper White, Charollais, Royal White, Romney Marsh y otras que están regadas por todo el territorio gracias a una labor de la Asociación que entrega los registros de pureza lo cual es considerado como algo muy positivo.

La cría de ovejas es considerada por Asoovinos como un muy buen negocio y eso explica porque en las regiones, la actividad ha venido creciendo de manera significativa a tal punto que hay departamentos en donde están naciendo asociaciones pequeñas que logran el apoyo de las alcaldías lo cual ha fortalecido el gremio.

Este tipo de ganadería es de vital importancia desde el punto de vista socioeconómico porque puede ejecutarse con la sustitución de cultivos, con los programas de víctimas e inclusive para todo el escenario de posconflicto que puede resultar un potenciador para el sector ovino.

Las exportaciones ya están en estudio

El Presidente de Asoovinos, Henry Polanía Triviño, expuso que por seguridad alimentaria y por la creciente demanda de proteína en un mundo cada vez más urgido de alimentarse de la mejor forma, se hace necesario aumentar la oferta para el mercado interno y desde luego multiplicar el hato para generar oferta exportable de carne de cordero.

Asoovinos y sus técnicos abordaron el tema de las exportaciones y por tal motivo ya se hacen las evaluaciones del caso para entrar por el derrotero de las exportaciones, muy a pesar que los protocolos sanitarios en otros países son bastante fuertes para poder sacar carne del país.

“No estamos cubriendo la demanda que tenemos en Colombia y por eso debemos sacar los animales como los quiere el cliente y no como se le antoje al productor porque está de por medio una trazabilidad óptima y unas buenas prácticas ganaderas para poder llegar a los mercados internacionales. Colombia ya ha exportado carne a Curazao, pero son cantidades pequeñas que pueden subir y llegar a más mercados para lo cual es indispensable contar con un sector unido para poder tomar las riendas de las exportaciones de cordero”, dijo Polanía.

Una mirada obligada es China y el sudeste asiático, pero la situación actual de quienes crían ovejas no garantiza la exportación de cinco contenedores mensuales y en China que sin duda sería el mejor cliente pide eso en dos días, luego la tarea por emprender no es fácil y demanda tiempo, dedicación y recursos.

Colombia no tiene un pié de cría lo suficientemente fuerte para exportar y ello obliga a un poblamiento ovino porque lamentablemente los animales van de un departamento a otro y para llegar con oferta exportable a cualquier país del mundo la apuesta es el poblamiento de la ruralidad con ovejas de alta calidad.

Los productores ya le pidieron al gobierno que les ayude a los criadores de oveja tal y como pasó en Chile, Brasil y México que acabó de comprar en una primera etapa 45.000 ovejas desde Nueva Zelanda que fueron entregadas a todos los pobladores, campesinos y ovicultores que hay en varios estados de la república mexicana. El gremio asegura que Colombia debe hacer lo mismo para poder ser más fuerte y ello sería muy conveniente para el campo si se tiene en cuenta que la posición geográfica del país es la mejor sin decir que hay puertos en el Pacífico y en el Atlántico para sacar carne para cualquier nación.

“En el mediano plazo podríamos pensar en exportaciones porque para no ir tan lejos la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, asegura que Colombia es el octavo país del mundo que tiene todos los trópicos, un escenario ideal en la producción de proteína animal y eso tenemos que aprovecharlo”, aseveró el Presidente de Asoovinos.

A criterio de Polanía, para poder exportar a mercados importantes habría que darle mayor volumen al hato y eso haría pensar en unas cinco millones de cabezas y luego pasar de esa cifra hasta llegar a los diez millones de cabezas como en México que abastece el mercado interno y vende carne ovina a Estados Unidos.

El precio de la carne de cordero suele variar según el corte, pero hay valores que van desde los 18.000 pesos por kilo hasta 50.000 el kilo de rack que es uno de los más deseados por todos los restaurantes, siendo este corte el que más se vende.

El tema del cordero ha venido incursionando en la mesa de todos los colombianos y la idea del gremio es que la carne esté presente lo cual no será complicado porque hoy el sector cuenta con unos frigoríficos que antes no existían como es el caso de las plantas de la Costa Norte y la de Zipaquirá que cuentan con los avales del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, INVIMA, para el sacrificio y la transformación de cordero, es decir para sacar cortes, embutidos y hamburguesas.

A los consumidores y a quienes quieren incursionar en el próspero negocio Asoovinos les recomendó acudir a la Asociación para que los interesados sepan de primera mano sobre cortes y maneras de consumir la deliciosa carne, A los que buscan renta con la cría, el gremio les brinda toda la información para tener el mejor sitio de reproducción y cría de ovejas.

Para sacrifico, explicó el Presidente de Asoovinos, el mejor cordero es aquel menor de un año y que pese entre 35 y 40 kilos porque en esa edad, el mamifero tiene una carne blanda que facilita su preparación, además por estar tierno, el sabor que ofrece es de reconocida calidad culinaria ya que permite que los expertos en cocina le den el tono deseado y lo sirvan para el deleite de quienes saben de buena mesa.

Los costos de producción también varían pues hay que tener en cuenta el tipo de finca, el clima y los insumos que tienen precios de acuerdo a las coyunturas. El pastoreo de un animal puede valer entre 60.000 y 80.000 pesos. Si el ovejo está confinado, estabulado o semi-estabulado, el precio cambia porque hay que llevarle silos, heno, sal, concentrado y agua lo cual hace que los precios de crianza no sean afines.

El precio de un animal para sacrificio puede ser de 4.500 o 5.000 pesos el kilo en pié lo cual es un buen precio más teniendo en cuenta que en algunas regiones del país ese kilo está en 3.500 pesos, pero el precio va cambiando con la calidad también.

El consumo de cordero viene desde la antigüedad, este animal alimentó a los seres humanos en épocas del antiguo y el nuevo testamento, es por eso que en la Biblia citan al cordero 398 veces.

“En las fiestas y celebraciones de otras naciones es supremamente importante el cordero que es de lo que Colombia debe sacar provecho”, apuntó el dirigente.

Precisó que en Colombia la leche de oveja no es explotada, diferente a España y al País Vasco en donde es muy apreciada para su consumo y la fabricación de quesos, puntualmente del queso Manchego, muy apetecido en Europa.

Las ovejas en Colombia tan solo producen leche para sus crías y es por ello que su ordeño es nulo. Aparte de todo en el país no existe esa cultura de consumir la leche de oveja y menos los derivados de este alimento.

El cambio climático siendo un reto, igual se ve como una oportunidad toda vez que las ovejas son especies menores de fácil adaptabilidad y reconocida rusticidad que las hacen una inversión segura y de alta rentabilidad.

El mundo cuenta con más de 1.200 millones de ovejas siendo los principales productores China, Australia e India. Algunas investigaciones apuntan a que la oveja fue domesticada 10.000 años antes de Cristo en Asia Central y en Mesopotamia.

El cordero es un animal de sacrifico y el antiguo testamento da cuenta de ello pues habla de las ofrendas de Caín y Abel en donde el mejor regalo lo daba el segundo hermano, claro era un cordero para el Señor. Igual está el pasaje en donde Abraham iba a sacrificar su único hijo en prueba de amor a Dios, el creador evitó tal intento y cambió la sangre de un humano por la de un cordero.

Es así como el cordero de Dios alimenta a una humanidad que cada vez lo aprecia más y lo lleva a su mesa pues si es del gusto del omnipotente, desde luego que agrada el paladar de quienes habitan la tierra.

 

Visto 1373 veces