Miércoles, 06 Junio 2018 02:02

Arroceros dan el paso adelante y lanzan marcas propias

Por

Fedearroz, gremio que de vieja data agrupa agricultores y productores del cereal desde el sector primario, ahora incursiona de lleno en la agroindustria con un alimento de muy alta calidad.

Los productores de arroz de país se cansaron de llorar y dar quejas. Como nunca hubo eco para equilibrar el mercado del cereal, optaron por apostarle a la productividad, a la competitividad y al valor agregado para verle por fin la cara a la rentabilidad con unas marcas de la casa, comercializadas al amparo de “Mi Tienda de Arroz”, la nueva estrategia del gremio arrocero.

La Federación Nacional de Arroceros, Fedearroz, presentó en público las marcas propias con las que llega al mercado, ofreciendo un grano de elevada calidad que muy seguramente enamorará a las amas de casa que cuentan desde ya con un arroz rendidor, de excelente sabor y listo para todo tipo de mezcla culinaria, en recetas de sal o de dulce.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el presidente de Fedearroz, Rafael Hernández Lozano, anotó que por fin se cumple con un anhelo que tenían los agricultores y puntualmente de los arroceros de tiempo atrás y por eso hoy se celebra el hecho que el agricultor pueda llegar al último eslabón de la cadena con la posibilidad de recibir precios más remunerativos, más justos y más razonables, estímulo que igual acercará al productor primario con el consumidor.

Consideró que la agroindustria de Fedearroz y sus marcas exclusivas hacen parte de un ejercicio que ha tenido muy buena acogida dentro de los productores, aclarando que el gremio no pretende desplazar a nadie del mercado sino que les abre las puertas a los labriegos para que mejoren sus ingresos. Este sueño, afirmó, era posible y manifestó que desafortunadamente hoy no hay con qué hacer más plantas de procesamiento, pero precisó que quien quiera llevar su arroz a la agremiación, podrá verlo transformado, secado, empacado y comercializado.

El proyecto “Mi Tienda de Arroz” que consiste en centros o puntos de venta del arroz de Fedearroz, estará en 23 sitios, pero hay que decir que ya hay 15 funcionando y vendrán otras ocho en los próximos tres o cuatro meses, lo cual permitirá saber cómo evolucionará el negocio y dejará ver si habrá crecimiento o no.

Una de las metas de Fedearroz es crecer con agroindustria y lograr que en adelante el agricultor haga integración, no solamente en los molinos de la Federación, ya que el productor puede contratar con la pequeña y mediana industria la maquila de su producto sin necesidad de hacer más molinos, porque en el sector caben todos y la ida es llegar a ese modelo agroindustrial hacia el futuro.

A criterio de Hernández, la producción arrocera hoy muestra un grato sistema asociativo en donde por igual participan la industria y la comercialización. Expresó que este esquema llamado a prosperar, no implica que los agricultores no les puedan vender el producto en blanco o en paddy a la gran industria.

En los planes de Fedearroz que participa en Alimentec 2018, está el que se puedan beneficiar todas las 500.000 familias que viven del arroz para que mejoren sus ingresos y su calidad de vida.

En el tema de precios el dirigente gremial fue claro y apuntó que por ahora los consumidores tendrán los valores del mercado para no fomentar guerra de precios ni nada que distorsione la oferta del cereal, empero, aseveró, dependiendo de los volúmenes que maneje la nueva industria, podría pensarse en precios más cómodos para los consumidores.

“Por ahora lo que les estamos ofreciendo a los hogares es un producto de excelente calidad lo cual es una ganancia para el consumidor que tendrá en su mesa un arroz muy bueno y de igual forma vendrá una ganancia importantísima para el productor que siempre fue el que pagó los platos rotos. Aquí ganarán los dos extremos el productor y el consumidor, aquí tratamos de resarcirle al agricultor algunas de las pérdidas que han tenido para que tenga un negocio más estable y mucho más digno”, declaró el señor Hernández Lozano.

Un factor muy importante es que con Fedearroz se produce arroz colombiano porque o tiene presentación vender ni un grano importado, lo que invita a frenar los contingentes de arroz que están por entrar a Colombia en vista que el país ya es capaz de autoabastecerse.

SAC le da buen recibo al nuevo reto

A su turno el Presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Jorge Enrique Bedoya Vizcaya, sostuvo en este medio que la iniciativa “Mi Tienda de Arroz”, es una meta fabulosa porque finalmente es el sueño hecho realidad en donde los agricultores están llegando directamente del campo a la mesa.

“Es importante no solamente el proceso de acercarse al consumidor sino mostrar ese criterio de diferenciación como pasa con el arroz gourmet y el arroz natural, que de alguna manera empieza a posicionar la calidad de nuestro arroz frente a los consumidores”, dijo el Presidente de la SAC.

Añadió Bedoya que este es un ejemplo para los demás sectores productivos en el sentido de que si es viable hacer agroindustria y ver cómo va evolucionando el sector primario que pasa de ser simplemente productores, lo cual implica un gran esfuerzo, a ser comercializadores y llegar sin talanqueras al consumidor final.

“Estas tiendas que están inaugurando y que están abriendo, por su puesto tendrán riesgos de mercado, pero hay que atreverse a dar el paso y buscar ser más rentables para poder así trasladarles esa rentabilidad a los productores”, escribió.

Este tipo de ejercicios, como hacer agroindustria y lanzar marcas puede tomarse como una manera de enfrentar los grandes retos que traen los acuerdos de libre comercio porque solo así, consideró la SAC, es viable forjar barreras a la entrada y estas se generan con el consumo, con las marcas y con la diferenciación del producto colombiano que con el sello Fedearroz, indudablemente pondrá en la mente de los colombianos que son los arroceros nacionales quienes producen el alimento, y eso, estimó, es muy positivo.

A propósito de calidad, Bedoya dijo que justo ese es uno de los grandes retos de Fedearroz, frente a su promesa de valor con los consumidores, razón más que suficiente para mantener esa condición de óptimos que les asegure a los colombianos que el producto es confiable, que tiene un precio competitivo, que le da rentabilidad a los productores, y con ese voz a voz, concluyó es que se construye marca.

Desde 1947 Fedearroz inició la defensa del productor arrocero y de los empresarios del campo, con un trabajo inagotable que ha mantenido sin pausa y atravesando, sin duda, por varias disyuntivas y vicisitudes, esfuerzo que hoy ratifica llevando un cereal garantizado, con buenas prácticas agrícolas, inocuo y de calidad a los hogares colombianos que siguen diciéndole sí al agricultor colombiano ahora golpeando las puertas de “Mi Tienda de Arroz”.

Visto 619 veces