Domingo, 10 Junio 2018 07:35

Industria de los quesos lucha por pasar la prueba de los TLC: La Florida

Los empresarios que le han apostado a los derivados lácteos están haciendo una tarea juiciosa en la fabricación de quesos con valor agregado y denominación de origen.

Por 

Los empresarios del sector lácteo, puntualmente quienes fabrican quesos y otros derivados de la leche, expresaron toda su preocupación y angustia por el cuello de botella que según algunos hay frente a los tratados de libre comercio y básicamente en los productos importados que ya están en el mercado haciendo competencia con grandes ventajas y apurando la quiebra de muchos que no gozan de privilegios.

En plática con Diariolaeconomia.com, el Gerente General de Quesos La Florida, Juan Javier Devia Cifuentes, manifestó que el problema actual es de gran calado si se le suman aristas tales como contrabando y productos de mala calidad que no cumplen con la normatividad.

“Esto nos pone a nosotros, no en un lugar privilegiado, sino por el contrario en una difícil situación ya que los queseros que cumplimos con todo, no nos miden con la misma vara y es por eso que venimos experimentando todo tipo de problemas, a lo cual se suma la creación de nuevas plantas de producción con el agravante que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, no colabora con los temas de calidad, dejando pasar asuntos de inocuidad toda vez que hay fábricas demasiado artesanales que finalmente se ve reflejado en los precios finales del producto”, expuso el señor Devia Cifuentes.

Con los TLC, declaró, los males crecen porque con la importación de tantos productos los empresarios nacionales se están viendo arrinconados, generando el cierre de algunas plantas y que no se pueda estar con los mismos volúmenes de leche con lo cual se ve afectado el campesino y mucha gente en la cadena.

Para el caso de La Florida, el asunto es dramático porque bajó su producción entre un 30 y un 35 por ciento comparado a lo que la firma manejaba años atrás, causado por los precios de leche a la fecha.

En Colombia, escribió, hay muchas empresas importando leche en polvo y lacto- sueros a precios muy inferiores a los que produce el productor primario y la misma industria, lo que hace muy complicado competir en esos términos.

El caso de Nueva Zelanda y otros países con oferta exportable de leche son la pesadilla del campo porque hacen que los precios se reduzcan con un factor terrible y es que los productores nacionales no tienen los beneficios y las ayudas de los grandes productores de los países de alta producción que reciben además subsidios.

“Producir un litro de leche puede estar en promedio entre 1.000 y 2.000 pesos y por obvias razones elaborar quesos de muy buena calidad hace que los precios sean altos, eso sin contar con los empaques, los servicios, la tecnología y otros valores agregados que hacen que la industria colombiana no sea competitiva con los productos que llegan tanto de contrabando como importados”, señaló el Gerente General de La Florida.

Tal y como están las cosas los empresarios y los mismos campesinos están urgidos de una acción del ejecutivo porque los pronósticos no son alentadores por cuanto muchos van a desaparecer. Para La Florida, el ejecutivo debería estar más involucrado con el tema del agro y colabórale mucho más a unas empresas que son generalmente grandes generadoras de empleo a nivel nacional y por sobre todo, en los territorios marginales.

Por ser la ruralidad un escenario de paz, el estado debería hacer una inversión más clara con el fin de favorecer al campesino y jalonar el tema de la paz que no es una simple firma sino la articulación de tejido social, la construcción de infraestructura, de vías carreteables, mejorando todo lo atinente a crédito para que los campesinos puedan cumplir con la cantidad de normas que les exige el gobierno para poderles comprar sus productos.

Con el arribo de muchos productos que llegan de Europa, el contexto asusta porque no todos están preparados para enfrentar ese tipo de realidades, pero La Florida se prepara con mucha responsabilidad gracias a que exploran nuevos portafolios para poder competir con los quesos que ya están en el país. Por esa razón la empresa cree firmemente en la puesta en el mercado de quesos madurados de tipo exportación, propósito que se hace con el acompañamiento del Invima y en síntesis implementando todas las normas que exige el mercado para poder tener licencia y poder exportar.

La Florida, una empresa con sello Caquetá

Hace veinte años nació Quesos La Florida en el Doncello, Caquetá, bajo la directriz de los señores, Arnulfo Roa y de Marcelo Serrano, personas de mucho empuje, de compromiso y eso sí, con muchas ganas de salir adelante.

“Se fueron a trabajar al Caquetá, tuvieron visión, hicieron industria e implementaron una serie de condiciones en la calidad de trabajo y hoy en día eso se ve reflejado en la compañía. Nosotros somos una empresa de corazón caqueteño, porque la planta se trasladó de Doncello a Puerto Rico, municipio que valora la empresa y sus aportes a la región”, aseveró el Gerente General.
Con visible orgullo manifestó que la planta de La Florida es de muy altos estándares por lo que nada tiene que envidiarle a muchas otras plantas puesto que adoptó tecnología de punta lo que la hace una de las de mostrar a nivel nacional.

La empresa genera unos 350 empleos directos aproximadamente y unos 1.200 de manera indirecta lo cual no es poco para la región, haciendo de este factor otro valor agregado porque el pilar de le economía en esos territorios es la ganadería.

Cabe anotar que la ganadería del Caquetá fue una de las más grandes y dinámicas del país, pero por asuntos complejos se fue quedando en hato y en innovación, factores que ya empiezan a reaccionar para volver al puesto que merecen y que lograron a pulso y mucho trabajo.

En medio de las vicisitudes, los fundadores de La Florida creyeron en la región, se quedaron cuando todo estaba turbio y le dijeron presente al Caquetá. De manera paralela lograron culturizar a los campesinos en asuntos vitales como Buenas Prácticas Ganaderas, de manufactura, sanitarias de ordeño y muchas más.

“Fue un trabajo muy difícil que hoy se ve reflejado, no solamente en La Florida sino varias empresas que hacen presencia hoy en la región”, dijo.

La Florida es una empresa especializada en quesos y por eso tiene en portafolio quesillos, queso doble-crema, queso Mozzarella, queso costeño y campesino pasterizado, cuajada y su línea baja en grasas o Finesse como el queso Fitchise.

A criterio de Devia Cifuentes, los quesos de La Florida son los mejores de la región y un producto que marca la pauta a nivel nacional porque distribuyen su queso por toda la geografía a través de las grandes superficies y en el mercado institucional, con lo cual afianzan marca y reconocimiento en Bogotá y en los mercados más exigentes del país. También son muy apetecidos estos quesos en pizzerías, cadenas de restaurantes y en todo el mundo del gourmet.

En un mundo globalizado en donde los negocios están a la orden del día, una eventual fusión con una empresa europea no se descarta porque en el mundo de los negocios cualquier cosa puede suceder y todo es viable, más tratándose de una empresa que supo hacer muy bien su trabajo.

Para Devia, Indudablemente, los TLC quedaron muy mal negociados porque le dio vía libre a todas las personas que van a importar productos lo cual llenará el canal comercial de fabricaciones exógenas y allí se habla no solo de quesos sino de textiles, confecciones, calzado y una afectación casi que para todos los sectores productivos.

Hoy los productos de La Florida se elaboran con la mejor leche de vaca, pero dentro de los proyectos está el explotar de la mejor forma la leche de búfala.

La empresa combina hato propio con compras de leche en la región, práctica que les da una mano a los campesinos que tanto requieren de esa mano solidaria para acabar con el dicho aquel que dice “amigo, el ratón del queso”.