Domingo, 11 Noviembre 2018 00:32

Hotel Colegio Canino Campestre: La vida de perros mejora el concepto

Por

 

Este sitio ubicado en Cota, Cundinamarca, se distingue por el cuidado y el profesionalismo con el que son tratados los perros, pero no todos los sitios que ofrecen cuidado son confiables.

No son pocas las familias en Colombia que depositan su amor y sus cuidados a las mascotas o animales de compañía. Los hay en el campo y son muy útiles en la vigilancia y los trabajos de las fincas, igual en los hogares urbanos en donde los niños y la familia en general hacen del perro o displicente gato un miembro más del especial núcleo.

Muchas personas por amor y responsabilidad con sus animales suelen encargar los cuidados del perro en la ausencia por vacaciones o trabajo y es por ello que son cada vez más los sitios especializados en cuidados de mascotas en donde ofrecen servicio de hotel, guardería y colegio.

Sobre el indiscutible mejor amigo del hombre y otras mascotas, la firma de consultoría e investigación, Cifras & Conceptos mostró que en 2017 el 43 por ciento de los colombianos tenía algún tipo de animal de compañía. De ese universo el 68 por ciento reportó la tenencia de un perro, el 26 por ciento un gato, el cinco por ciento de los encuestados sostuvo tener las dos especies en casa, y el 10 por ciento precisó que en su vivienda había otro tipo de mascota.

El desagregado por nivel socioeconómico dejó ver en la firma que inmejorablemente lleva el afamado politólogo y especialista en gestión pública César Caballero, que en el nivel bajo, el 59 por ciento de los encuestados tiene mascota, en el medio el 57 por ciento y un 51 por ciento en las capas altas de la sociedad.

Ese estudio dejo ver que el gasto promedio mensual en los animales de compañía es en promedio de 107.000 pesos en guarderías y paseadores, 58.000 pesos en alimentación, 49.000 pesos en medicinas y veterinarios, 26.000 en aseo y 16.000 pesos en juguetes y otros. Bogotá es la ciudad en donde mayor dinámica hay en este tipo se servicios y es así como la capital del país es la que más invierte en sus mascotas.

Otros análisis aseguran que el mercadeo de productos relacionados con perros y gatos supera el 44 por ciento en América Latina y es por eso que en Colombia, las ventas de concentrado y otros alimentos pueden facturar más de 700.000 millones de pesos por año. Cabe aclarar que los gastos puede subir o bajar en el ítem de gastos toda vez que hay animales a los cuales sus amos les invierten mensualmente 650.000 pesos y hay gatos que demandan gastos de 340.000 pesos al mes, es decir que de acuerdo al presupuesto, a la raza y al amor que se le tenga, una mascota puede representar unos puntos importantes en el PIB.

En Colombia, según los expertos, puede haber entre 3.5 y cinco millones de mascotas que con todo lo que requieren para su alimentación y bienestar, generan gastos anuales por tres billones de pesos.

En charla con Diariolaeconomia.com, la propietaria del Hotel Colegio Canino Campestres, Carolina Gómez, explicó que su guardería que ya cumplió nueve años fue una grata experiencia toda vez que pasó de ser empleada a dueña del sitio en donde hoy deposita pasión, amor, y compromiso por los perros y por los animales en general.

Dijo que la idea de la guardería es que los perros se sientan como en su segundo hogar y que puedan hacer en su sitio de cuidado todo lo que no pueden hacer en la casa como disfrutar al máximo, jugar, ejercitarse, abrir huecos y socializar. Con todo esto el tenedor de mascota evita que su perro haga daños en el jardín o daños incalculables en la casa.

“El servicio de guardería campestre busca darles calidad de vida a los perros, de tal manera que lleguen cansados a sus casas para insertarse con la familia y poder experimentar así plena felicidad. Yo tengo 30 hijos, logre rescatar esos 30 perros que viven en la guardería y acompañan a los alumnos que son una parte importante del Edén, sitio en donde son recreados y cuidados los caninos”, especificó la experta en animales de compañía.

Para todas aquellas familias que por falta de tiempo no pueden cuidar su perro o que deben ausentarse por asuntos laborales así como de negocios, puede contar con el servicio de colegio con ruta puerta a puerta de lunes a viernes, pero igual está el servicio de hotel que es aquel que ampara los perros cuando hay viajes o diligencias de última hora.

Los perros son animales tan listos que a diario aprenden y a diario enseñan, el servicio es igual que el de los niños que van al colegio porque se recogen en sus casas y regresan en la tarde totalmente limpios, cepillados y perfumados.
Las rutas son algo para destacar porque son cómodas, muy seguras y los perros no viajan en guacales. Los perros pequeños son transportados con sus colchones y cobijas.

Al socializar, los perros suelen cambiar conductas que ponen en evidencia cuando están con sus dueños bien sea por esa condición natural de la territorialidad, de protección y por esa envidia que llevan casi que de manera inherente, sin embargo esas conductas cambian con el ejercicio, con el aire fresco y en un entorno muy amigable con los canes ya que muchos suelen estresarse y desesperarse, haciendo visible su poco agrado con agresividad.

“Los perros cambian inmediatamente al sacar toda esa energía, además porque están tranquilos, cómodos, contentos, bien atendidos y tratados como si fueran párvulos, es por ello que con el servicio de colegio y con la opción de estar con otros perros, las mascotas le dan un giro favorable a su comportamiento”, expuso la señora Carolina Gómez.

Aclaró que el Canino Campestre se reserva el derecho de admisión, motivo por el cual no recibe perros de razas de difícil manejo como Pitbull, Rottweilers, Bull Terrier y otras que no son de la confianza de los clientes que expresan nerviosismo con ese tipo de razas.

En la guardería trabajan solamente mujeres y es por ello que por manejo, el colegio decidió no recibirlos pues hay perros pequeños que llevan nueve años en la institución. Aparte de estas razas, todos los perros son bienvenidos. Una salvedad que hizo la experta es que no hay razas peligrosas en lo caninos pues tan solo se trata de un estereotipo que la sociedad le ha dado a algunos perros que generan temor en la sociedad, haciendo que las comunidades estén aislando cada vez más a este tipo de perros pues tan solo se trata de malos orientadores que buscan en los caninos capacidades diferentes al amor y a los cuidados.

“Yo tengo un Rottweiler de 50 kilos, al que quiero muchísimo por su amoroso comportamiento que lo hace ver como un bebé. Igual tengo una perra cruzada con Pitbull e igual es un ejemplar de mucho sosiego, muy especial y llena de amor, insisto, en el mundo de los caninos, no hay razas peligrosas, tan solo malos papás”, especificó Gómez.

Un lío para no dejar pasar por alto es el recurrente abandono de perros, fenómeno que se observa con mayor intensidad en los municipios aledaños a Bogotá como es el caso de Cota. Según la docta en canes, la mayoría de abandonos los padecen los Pitbull. A esta raza como a otras, las usan para sacarles raza, crías y al terminar el ciclo de reproducción son tirados a su suerte en las carreteras de las distintas ciudades lo cual es un tema difícil que invita a la reflexión y a acciones policivas más fuertes para evitar el detrimento en los perros que son animales dependientes y tristemente usados en muchos casos.

Del amor a la incoherencia

Un problema terrible en las mascotas es que la violencia no se quedó en humanos, y en esas abominables venganzas, no, ahora hay casos espantosos que involucran perros los cuales sufren el mal trato de sus dueños que los castigan, les dan de palos y no los alimentan. El Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, IDEPYBA, es la entidad que vela por el cuidado de los animales en condiciones de abandono y alta vulnerabilidad, allí el trabajo no es poco y los casos que llegan aterrorizan al más frío de los guionistas del cine focalizado al terror.

Algunos de los casos citados en este trabajo periodístico fueron denuncias hechas ante la entidad distrital que de manera diligente y por la vía médica y del derecho atiende estas inquietudes de la comunidad cada vez más preocupada con la suerte de algunos animales de compañía.

Un caso tiene que ver con el perro que fue apuñalado en la cabeza, golpeado con toda la ignominia y luego envuelto en alambre de púas, dejando ver la crueldad a la que a diario son sometidas las especies caninas y felinas más puntualmente.

Otra denuncia tiene que ver con unos perros callejeros que fueron quemados en el barrio el Tintal en la localidad de Kennedy, en este hecho tan solo sobrevivió uno de los canes el cual quedó en muy mal estado.

Son reportados eventos de golpizas y de muertes a garrote como uno reportado en el barrio Class en donde personas con problemas de drogadicción acabaron con la vida de un perro luego de impactarlo con una tabla. El final fue duro y triste, pero esos animales eran y son castigados, generando un gran malestar en la vecindad que ya puso el caso en mano de las autoridades.

Hay denuncias en donde los perros lloran y dejan escapar lamentos por el exceso de mal trato, hay animales que sufren encierros, hambre, sed, flagelación y torturas que suelen ser execrables. Lo propio pasa con los gatos a quienes muchos les dan muy mala atención, adolecen de médico, de vacunas y al igual que los perros son víctimas de golpizas y de escenas enfermizas como la circulada por el Facebook cuando una persona, sin duda enferma y de elevada peligrosidad quemó hasta la muerte un pequeño felino con un soplador.

Para Carolina Gómez, quienes decidan adoptar una mascota deben estar seguros que les brindarán amor, cuidados, alimentación y esparcimiento porque debe existir la consciencia de que un perro es muy parecido a un niño que depende absolutamente de su amo y que la mascota devuelve con creces regalando lealtad verdadera y muchas alegrías.

Esta íntegra y virtuosa mujer adoptó 30 perros y cada caso previo a la adopción o al rescate tiene implícita una historia diferente y por lo general difícil. “Es gratificante ver cómo les cambia la vida a los perros, esos chinos son felices con las atenciones y como es comprobado, el amor los cambia”.

La espectacular guardería que opera en el kilómetro 1.5 vía Cota-Siberia, tiene 5.000 metros en donde los perros corren, se ejercitan, juegan y viven a plenitud porque están en el campo en donde no hay muros, tan solo el verde del altiplano cundiboyacense o de la Sabana de Bogotá y las mallas de protección para los alumnos.

A criterio de Gómez los perros han demostrado y de lejos que son otros espíritu y una calidad de amor totalmente diferente a la de los humanos, tienen una nobleza enorme, narró, porque así les peguen, los regañen o los maltraten, a los dos minutos están batiendo la cola con alegría porque olvidan el mal trato, siempre están ahí con sus dueños de manera incondicional. El ser humano, precisó, es totalmente opuesto porque es sumamente rencoroso y maltratador.

En materia de tarifas, el colegio funciona de lunes a viernes con servicio de ruta puerta a puerta lo cual tiene un costo de 410.000 pesos mensuales para el área de Bogotá y para Cota el valor es de 380.000 pesos también por mes. El hotel que incluye ruta tiene un costo de 28.000 pesos por día, pero cuando el servicio es contratado por más de cinco, diez y quince días, las tarifas empiezan a bajar.

Cada animal tiene acceso en el colegio o en el hotel al alimento que por lo general consume. El sitio pide por requisito la copia del carnet de vacunación para saber que el o los perros están sanitariamente al día y bien desparasitados. Igual es requerida una cobija con el aroma de la casa y la comida de los días que permanecerán los peludos y juguetones huéspedes. El colegio normalmente sirve entre 80 y 90 almuerzos, actividad que se hace con todo el rigor para que cada perro consuma su alimento y así evitar que el uno coma lo que es del otro, entre otras cosas porque El Edén maneja espacios prudentes para suministrar las comidas.

El colegio tiene 80 perros de los cuales 50 son de los clientes y que demandan un arduo trabajo en la semana, empero en temporada tan solo se maneja reserva por el tema de los dormitorios en vista que la guardería busca tan solo confort y comodidad para las mascotas.

Independientemente de los problemas económicos del país y de las coyunturas que aquejan al sector real, una de las metas de Carolina Gómez es arrancar con un plan de expansión de sus servicios los cuales podrían llegar a Medellín y después a otras regiones en donde las mascotas piden un trato especial y diferenciado.

Denunció que si bien el número de guarderías crece, no todas cumplen a cabalidad con sus compromisos porque no hacen bien su trabajo y por tal motivo se ven obligadas a cerrar. Por eso El Edén cuenta con el registro mercantil, los permisos locales para funcionar y los respaldos para operar y responder.

En este sector igual se maneja la competencia desleal en donde hay guarderías irregulares, casi que de garaje que cobran 15.000 pesos en detrimento de las formalmente constituidas.

Dentro de los sueños de Carolina está el poder auxiliar a muchos más perros y para ello vislumbra el crecimiento de la guardería razón por la cual la firma ya piensa en la apertura de otros colegios para que muchas más mascotas puedan tener mucha más felicidad y atención profesional.

Uno de los proyectos que estaría perfilándose es el de la guardería de gatos lo cual no es tan fácil porque el asunto con los felinos es mucho más complejo, pero el tema no está archivado y por el contrario habría una opción para aperturar la sede de mininos que podrían tener un sitio con un entorno apropiado para una especie curiosa, juguetona, displicente y temperamental.

A esta bogotana sin duda alguna le obsequia placidez el llegar a su guardería y ver a sus perros, a esas tres decenas de hijos salir felices a saludarla y a darle la bienvenida. La motiva y la mueve el ver esas caras alegres, las colas elevadas moviéndose de lado a lado y muchos pares de ojos dejando ver en lo profundo de sus pupilas ese amor y ese eterno agradecimiento.

La entristece el abandono y el maltrato de perros, lamenta que la gente siga comprando perros, obviando sus orígenes y la manera como hacen de las hembras unas máquinas reproductoras que finalmente terminan siendo víctimas de abandono y mal trato. Aconsejó no adquirir perros y exhortó por acabar con esa industria impía de cría de caninos porque nadie sabe cuánto sufrimiento hay detrás de cada animal.

A Carolina las historias con los perros la han marcado y ello le produce alegría y dolor porque logró rescatar un can, como a muchos, de la calle y de la vida dura para hacerlo su consentido, lamentablemente y por cosas de la vida, en un accidente su “hijo” murió, episodio que está en su mente de manera permanente. Igual la fortalecen los adoptados caninos con muestras incondicionales de amor y con unos ojos que realmente saben hablar.

Insistió en la visita que los dueños de los perros deben hacer a las instalaciones de las guarderías porque muchas veces el asunto se queda en nombre, en carros y en fachada, pero el servicio puede ser algo precario si no hay unas infraestructuras adecuadas que le den seguridad y felicidad al perro.

En el Hotel Colegio Canino Campestre los estudiantes y asistentes son disfrazados para la noche dulce del Halloween, juegan al amigo secreto y hacen otras actividades que ayudan a los canes rescatados que reciben regalos, galletas y suvenires muy útiles.

Según los científicos, el perro lleva muchísimos años acompañando al hombre, un descubrimiento permitió corroborar el entierro hace más de 12.000 años de un cachorro al lado de una persona. Dicen que esa comunión entre perro y hombre pudo iniciar con la caza y la recolección. Otras teorías apuntan a que el perro voluntariamente llegó al hombre para lograr alimento y techo. Finalmente los canes ingresaron a la vida y fueron adiestrados para la cacería, en labores de pastoreo, como guardianes, detectores y hasta en el transporte de carga.

Esta unión, dicen los expertos, llevó a que la humanidad buscara sustento en la agricultura y así fortalecer una amistad eterna e incondicional puesto que el perro bien se ganó ese remoquete de “Mejor Amigo del Hombre”.

No en vano los grandes pensadores y hombres de la política, la ciencia así como mujeres de enorme trascendencia hicieron los debidos reconocimientos al siempre fiel perro. Para el líder espiritual, Mahatma Gandhi, la grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que trata a sus animales.

El gran periodista y naturista Alphonse Toussenel, dijo que al principio Dios creó al hombre, y viéndole tan débil, le dio el perro. Entre tanto el ensayista y poeta norteamericano, Ben Hur Lampman, consideró que el mejor lugar para enterrar a un buen perro está en el corazón. El filósofo Platón por su parte razonaba que el hombre puede medir el valor de su propia alma en la mirada agradecida que le dirija un animal al cual ha socorrido.

Según el escritor y humorista estadounidense, Josh Billings, “un perro es la única cosa de la tierra que te ama más de lo que se ama a él mismo”.

 

Visto 760 veces