Sábado, 05 Enero 2019 22:00

Cesó la horrible noche para Fedegán, Gobierno le devolvió el FNG

Por

El contrato de administración de la parafiscalidad ganadera, suscrito con Fedegán, tendrá una vigencia de 10 años, tal y como lo dispone la Ley 89 de 1993.

Después de mucho esperar, el gremio ganadero representado por la Federación Nacional de Ganaderos, Fedegán, a quien se le había arrebatado la administración del Fondo Nacional del Ganado, volvió a administrarlo luego de una decisión tomada por el gobierno colombiano que a través del ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural firmó el contrato de administración de la parafiscalidad ganadera con Fedegán con una vigencia de diez años, tal y como reza en la ley.

Según el ejecutivo, en atención al artículo 7 de la Ley 89 de 1993 que indica "El Gobierno nacional, a través del ministerio de Agricultura, contratará con la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, la administración y recaudo final de las cuotas de fomento ganadero y lechero", y el artículo 30 de la Ley 101 de 1993 que dispone que "la administración de las contribuciones parafiscales agropecuarias y pesqueras se realizará directamente por las entidades gremiales que reúnan condiciones de representatividad nacional de una actividad agropecuaria o pesquera determinada”. Así las cosas, la cartera agropecuaria quedó en facultad de entregar dicha administración al gremio ganadero.

El ministro Andrés Valencia, argumentó que según los lineamientos establecidos por la Corte Constitucional, para la entrega de la administración de los fondos parafiscales, solo existe una agremiación en el sector ganadero bovino y bufalino de carne y leche que cumple con los criterios de representatividad nacional y organización y estructura democrática, la cual es Fedegán, gremio que fungió como administrador de la cuota parafiscal ganadera durante 22 años, desde la creación del fondo.

El contrato se suscribió este cuatro de enero de 2019, luego de que se venciera la administración temporal que mantenía el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de la Cuota de Fomento Ganadero, a través de la Cuenta Nacional de Carne y Leche, mediante un encargo fiduciario con Fiduagraria, de conformidad con el Decreto 2193 de 2017.

Vale la pena resaltar que los administradores de las cuotas parafiscales del sector agropecuario deben desarrollar sus actividades propias de manera desconcentrada, o con representación en las diferentes zonas del país, como ocurre en el caso de Fedegán que tiene presencia en 25 departamentos, 17 de ellos explican el 92% del hato ganadero del país.

El recaudo de la parafiscalidad ganadera es cercano a $90.000 millones anuales, que deben aportar más de 500.000 productores que se dedican a esta actividad pecuaria.

Estos recursos se deben utilizar preferencialmente en la comercialización de carne y leche destinada a los estratos sociales de medianos y bajos ingresos, en el apoyo a la exportación de ganado, carne y leche, a cofinanciar la inversión en infraestructura física y social complementaria en las zonas productoras, de igual manera a la investigación científica y tecnológica y la capacitación en el sector pecuario.

Otro de los destinos de dichos dineros tiene que ver con la asistencia técnica, la transferencia de tecnología y la capacitación para incrementar la productividad en la industria ganadera. También en la financiación de programas y proyectos de fomento ganadero desarrollado por los fondos ganaderos con interés de fomento así como en la organización de industrias con sistemas eficientes de comercialización que permitan en ciertos casos subsidiar los precios de la carne y de la leche, alimentos concentrados, subproductos de la carne y de la leche, para los consumidores de bajos ingresos, entre otros.

Los ingresos de la parafiscalidad ganadera, según lo establece la Ley 89 de 1993, son obtenidos de la cuota de fomento ganadero y lechero equivalente al 0.75% sobre el precio de litro de leche vendida por el productor y al 75% de un salario diario mínimo legal vigente por cabeza de ganado al momento del sacrificio.

Con esta decisión se les retorna a los ganaderos colombianos el manejo de los recursos que aportan los productores de carne y leche.

Fedegán celebra decisión

En su habitual columna de opinión, el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera, indicó que hace tres años el gremio ganadero por excelencia perdió la administración por no callar y por hace públicas las diferencias con un gobierno que le dio a Fedegán un golpe de mano que envileció la ley y las instituciones que sirvieron después como instrumento de retaliación por expresar puntos de vista no compartidos con el gobierno de turno que terminó según Fedegán vulnerando el derecho sagrado de la democracia.

“Los ganaderos, sin embargo, solo miramos hacia atrás para honrar nuestro pasado, para aprender de la experiencia y para tomar impulso. Hoy no hay otro camino que mirar hacia delante para construir futuro; hoy lo importante es que, a partir de tan devastadora experiencia, no solo Fedegán, sino todos los gremios y todas las organizaciones de la sociedad civil puedan exclamar: ¡NUNCA MÁS!”, escribió Lafaurie.

Recalcó que nunca más, ni la Ley ni las instituciones del Estado deben ser usadas para perseguir a las personas o a las organizaciones que expresan en libertad sus diferencias con el gobernante. Nunca más, expuso, las personas ni las organizaciones serán perseguidas por expresar con respeto, pero con dignidad y entereza, sus posiciones ideológicas y, por lo tanto, “políticas”, frente a las decisiones que las afectan.

Agregó el dirigente gremial que jamás el servidor público dejará de serlo para convertirse en actor de sus propios intereses y mezquindades, en contra del ciudadano y de sus diferentes formas de asociación. Manifestó que igual el estado, más allá de sus competencias de ley, de ningún modo intervendrá indebida y malintencionadamente en las organizaciones de la sociedad civil, para castigar a unas por disentir y favorecer a otras con el fin de comprar apoyos a sus políticas.

“Nunca más la relación entre el Gobierno y los gremios, y en consecuencia, las políticas públicas que afectan a los sectores productivos, estarán supeditadas a la adhesión incondicional al gobernante. Nunca más un gobierno elegido por los ciudadanos se atreverá a vulnerar los derechos constitucionales a la libre empresa, la libre asociación, la libre expresión y a la iniciativa privada, que están en la base de nuestro ordenamiento político y económico. Nunca más las organizaciones de control y vigilancia, encargadas de defender al ciudadano y a sus organizaciones contra el abuso del gobernante y del Estado en general, se volverán en contra de quienes deben proteger constitucionalmente”, añadió el presidente de Fedegán en su editorial.

Manifestó que esperan que no haya repetición ya que un gobierno traicionará la confianza legítima que está obligado a ofrecer a sus gobernados y que, por lo tanto, se convierte en derecho ciudadano y en soporte legal del emprendimiento, que hoy es bandera del nuevo gobierno.

Para Fedegán por fin cesó la horrible noche y el gremio aseguró que con ello se despeja el camino para la colaboración armónica con el Gobierno en pro de la ganadería y del campo como factor de desarrollo.

“Las heridas fueron profundas para la institucionalidad gremial y los daños enormes, con la pérdida del estatus de país libre de aftosa en primer lugar. Pero no hay tiempo ni espacio para mirar atrás, como no sea para repetir y señalar hasta la saciedad: ¡NUNCA MAS!”, concluyó Lafaurie.

Visto 284 veces