Sábado, 20 Julio 2019 02:41

Rebaño nacional camino a los cinco millones de ovejas: Asoovinos

Por

Este sector de la economía muestra día a día mayor dinámica, entre otras cosas porque la gente está buscando nuevas fuentes de proteína que garanticen buena alimentación y nutrición.

Esa delicia gastronómica posiblemente se la debemos a la Mesopotamia cuando logró domesticar a la oveja entre los años 11.000 y 9.000 antes de la era cristiana justo en momentos en que sus habitantes descubrieron una especie de rumiante con baja agresividad, un tamaño que podía ser ideal para su manejo, una pronta madurez sexual y un temperamento dócil que facilitaba su acoplamiento con los seres humanos.

Su cría y la obtención de razas de manera especializada empezaron a darse en el sudeste asiático y en Europa occidental cuando fueron destinadas única y exclusivamente a la producción de leche, carne y pieles. Dicen los historiadores que la explotación de lana pudo darse en Irán en el año 6000 antes de Cristo. Una vez obtenida la lana, arrancó la industria de prendas de vestir 2000 o 3000 años después del descubrimiento de la noble y versátil materia prima, aclarando que el cuero curtido igual sirvió de atuendo a manera de túnica.

Como es apenas visible, la cría de oveja y de cabras dejó de lado la caza, la recolección y la pesca, en un ambiente sedentario ya en cierto confort del neolítico, cuando la piedra permitía la construcción de armas y herramientas. En ese tiempo los bóvidos incursionaron en el corral y permitieron que la humanidad hiciera uso de todas sus bondades.

 

la leche caprina que muestra unos resultados contundentes en salud por ser la única leche naturalmente deslactosada

 

La cría de ovejas hoy experimenta un auge sin igual pues este rumiante es una fuente de alimento y de proteína de grandes cualidades, a tal punto que ya hay países que muestran un consumo interno bastante sugestivo como es el caso de China que ya supera los cuatro millones de toneladas anuales, un consumo para tener en cuenta pues representa el 30 por ciento del consumo mundial que es posible por una cabaña que llega a los 185 millones de cabezas. Igual hay un alto consumo en Argelia y los países de la liga Árabe.

Los principales productores de carne de oveja en el mundo son en su orden:

  • China,
  • Unión Europea,
  • India,
  • Australia, el principal exportador, y
  • Nueva Zelanda.

En América Latina llaman la atención:

  • Brasil que es un productor que apenas toma impulso y
  • Uruguay que logró desarrollar un rebaño de grandes cualidades por el excelso manejo de razas.

El caso colombiano tiene sus antecedentes, pero muy de manera incipiente, hoy el sector ovino ha catapultado el consumo de ovejas y cabras, ello sin hablar de la leche caprina que muestra unos resultados contundentes en salud por ser la única leche naturalmente deslactosada, no en vano la creciente producción de quesos, yogures y dulces que gustan y aumentan su demanda.

Los colombianos vienen haciendo cosas interesantes en este renglón y puede decirse que van camino a dar el salto de calidad porque están garantizando proteína para el consumo interno e inclusive lograron hacer exportaciones a países de Centroamérica y el Caribe, mercado que estuvo en cero el año pasado, pero que se ha vuelto a mirar para poner en esos puertos carne de la mejor calidad. Los adelantos no son pocos, el país está importando genética y razas especializadas en carne y leche, lo anterior sin precisar los cruces que se han dado y que hoy redundan en mayores rendimientos y mucha más rentabilidad.

 

Leer: Rebaño ovino-caprino supera los dos millones de ejemplares en Colombia

 

 

La versión XXII de Agroexpo es la mejor manera de ratificar el crecimiento ya que hace dos años en el mismo pabellón hubo 48 corrales y en esta ocasión el gremio suma 70

 

presidente de la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Colombia, Asoovinos, Henry Polanía TriviñoFOTO: Presidente de la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Colombia, Asoovinos, Henry Polanía Triviño

El presidente de la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Colombia, Asoovinos, Henry Polanía Triviño, le dijo a Diariolaeconomia.com, que la oferta de ovinos y caprinos muestra sin lugar a dudas la dinámica de un sector que despertó para hacer las cosas bien. La versión XXII de Agroexpo es la mejor manera de ratificar el crecimiento ya que hace dos años en el mismo pabellón hubo 48 corrales y en esta ocasión el gremio suma 70, que tienen la mejor genética del país pues llegaron al recinto ferial cerca de 700 animales y 39 productores de diez departamentos de Colombia. Una de las regiones que llegó pisando duro a Corferias fue Cundinamarca con sus catorce productores de diferentes municipios.

Igual destacó el hecho que a la gran cita del campo en Bogotá llegarán criadores del Cesar, Santander, Boyacá y Tolima que mostraron una espectacular genérica en cada una de las razas pues de las catorce en feria, todas dejaron ver potenciales y enormes propiedades para adelantar sin angustia el agro-negocio. Hay que decir que razas caprinas llegaron tres, también con muy buenas características genéticas, especie que encontró en el pabellón de Asoovinos, un espacio para mostrar avances y prospectiva.

El dirigente gremial indicó que de manera interesante Colombia ha ido avanzando en el tema de ovejas a tal punto que hoy el rebaño nacional ovino puede sumar los dos millones de cabezas, cifra que viene aumentando más si se tiene en cuenta que igual hay cerca de dos millones de cabras.

 

“Yo creo, y ojalá así sea, en diez años tenemos que estar por encima de los cinco millones de ovejas porque crecerá el consumo en Colombia y mucha gente la va a pedir del extranjero, mercado que se puede atender si hay una labor juiciosa y comprometida”, planteó el dirigente.

 

Las estadísticas alientan y van en línea con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, que asegura que Colombia es el octavo país del mundo que puede producir proteína animal a un bajo costo y aclaró que la carne ovina es demasiado exquisita que aparte de abastecer el mercado interno se puede exportar para llevarles soluciones a muchas naciones que requieren este tipo de alimento.

En el momento la demanda nacional por este tipo de carne es tan grande que los restaurantes y las grandes superficies ya no están importando ovejas o su carne de Chile o de Australia, de ningún lado sino que están comprando cordero colombiano de inmensa calidad para sus respectivos negocios, que incluyen también la hotelería y el alto gourmet.

uno de los pabellones más visitados fue el de las ovejas
FOTO: uno de los pabellones más visitados fue el de las ovejas en Agroexpo 2019

En esta versión de Agroexpo fue posible concluir que uno de los pabellones más visitados fue el de las ovejas en donde adelantó trabajo el Centro Experiencial Ovino que sirvió para discutir temas que van desde la compra, el beneficio y los cortes hasta cómo esquilar una oveja. Una buena experiencia que habla de la velocidad del sector fue el foro Ovino-Caprino que dejó un lleno total puesto que asistieron los empresarios de hoy y los inversionistas del mañana que no serán pocos gracias a las grandes bondades que ofrece la cría de ovejas.

En ese marco igual fue adelantado el Cuarto Congreso Internacional Ovino y Caprino al que asistieron seis conferencistas de países productores como:

  • Reino Unido,
  • Uruguay,
  • Brasil,
  • Perú,
  • México y
  • Estados Unidos.

Igual estuvo gente muy importante que habló de sus experiencias, pero que igual indagó por asuntos sensibles como la biotecnología, los temas sanitarios y el crecimiento.

La realidad del sector es tan afable que ya los ganaderos de talla mayor que trabajan con bovinos están contemplando la opción de ovinos sin temor alguno porque ya no se habla de una simple ovejita amarrada en potrero largo sino gente especializada en genética y en sacar carne de los ovinos en vista que la idea es crecer en productividad y exportar carne ovina a Centroamérica, Las Antillas y el Caribe en general que es un cliente potencial muy grande en ese tema a tal punto que en 2017, unas 100 toneladas fueron exportadas hacia esos destinos, pero lamentablemente en 2018 no hubo exportaciones porque cada día el mercado será más exigente en este asunto y la gente quiere ver corderos con carne en su plato y para eso nos estamos preparando tanto en la Costa Atlántica como en el interior del país.

 

“De este sector vivimos 120.000 familias, cifra interesante porque es una forma de darle dinámica y crecimiento a Colombia con la cría de corderos. La idea es meterle fuerte al frente genético, mejorar las opciones de carne y retomar las exportaciones, aunque lo cierto es que con el mercado local tenemos, asunto que nos obliga a hacer mejor las cosas porque si hacemos la tarea generamos oferta exportable y la idea es caminar por esa senda”, declaró el señor Polanía Triviño.

 

Un punto interesante es que el colombiano está diversificando su proteína y por ello busca carne bovina, ovina, de cabra, pollos y peces, el tema es tan contundente que Colombia en la tasa mundial se ubica en el cuarto lugar con 14.000 toneladas anuales de carne ovina, el primer lugar lo tiene el cerdo con más de 120.000 toneladas.

Asoovinos tiene claro que no busca ser primeros en consumo pues es consciente que la carne de cordero es de las más caras del mundo, de todas maneras el gremio busca estar en la mesa de todos los colombianos porque se trata de una proteína muy sana.

El sector Ovino-Caprino tiene grandes comercializadores que han acudido al ingenio y la estrategia para vender y posicionar sus productos, el asunto es tal que inclusive hay una tienda móvil en donde son vendidos los derivados de la oveja que para el caso se trata de una buena oferta de cortes cárnicos.

 

El tema de la leche de oveja que es muy común en Europa para la fabricación de quesos como el manchego, apenas empieza a acelerar en Colombia en donde hay dos productores especializados en leche ovina.

 

Un lío del sector ovino es que todavía no está formalizado y por ello hay muchos sacrificios que no son reportados, dejando de lado la objetividad cuantitativa porque no están en la gran suma todos los corderos que van a beneficio porque el degüello informal indiscutiblemente le hace daño a quienes levantan y sacrifican legalmente.

El año pasado fueron sacrificadas en Colombia en promedio 90.000 cabezas de ovinos un crecimiento sostenible y muy promisorio porque en lo corrido del año dicho sacrificio pasó de 52.000 cabezas, indicador que fácilmente permite calcular que el 2019 se podrá pasar de 100.000 cabezas de ovejas, es decir, un consumo que sigue creciendo y gustando.

En opinión del presidente de Asoovinos, Henry Polanía Triviño, la cría de ovejas puede ser una alternativa de renta y una salida grata y de seguridad alimentaria para el posconflicto, con tan buena acogida que el proyecto ya está en el Caquetá, en Nariño y el Meta en donde hay un plan especial de repoblamiento ovino para el sector desmovilizado el cual va muy bien con el tema de las ovejas.

Dentro de los objetivos del sector ovino-caprino como parte importante de las especies menores se busca que precisamente a través de la cadena ovino-caprina nacional, se cristalice el sueño del fondo de fomento, petición en la que se lleva insistiendo desde hace tres años y hoy que está por salir de la oficina jurídica del ministerio de Agricultura en donde está en revisión y de donde puede dar el salto al Congreso de la República para que haga trámite y así pueda contarse con él en el menor tiempo posible porque ello le daría muchísima ayuda y acompañamiento competitivo al sector.

 

“Con ello tendríamos un dinero para fomento, igual para biotecnología, para repoblamiento y publicidad porque hay que adelantar campañas que incentiven aún más el consumo de carne de oveja y de cabra, pero también lácteos y sus derivados”, señaló el dirigente.

 

Cria de cabras agroexpo 2019
FOTO: Cria de cabras, Agroexpo 2019

En materia genética no es poca la labor y fue así como el año anterior llegaron desde Uruguay cerca de 100 animales de las razas Katahdin, Hampshire, Polypay, Hampshire Down, Romney e Ile de France, razas terminales cárnicas por excelencia que ha resultado un asunto muy positivo en Uruguay y desde luego en Colombia que serán usadas de la mejor manera para crecer en productividad, en vientres disponibles y en oferta para los mercados interno y externo. Para los dedicados a la cría de ovinos, el negocio es demasiado bueno porque diferente al bovino tiene una tasa de retorno del dinero mucho más rápida.

En temas cárnicos, Colombia cuenta con especies ovinas de mucha genética tal y como pasa con Charollains, Katahdin, Dorper, White Dorper, Santa Inés, Black Belly y Pelibuey que generalmente son razas muy importantes en cada una de las regiones, tanto de pelo para el trópico bajo como de lana para el trópico alto porque hay muy alta genética en el país.

De las ovejas se aprovecha absolutamente todo, es un animal rentable porque todo en él tiene valor, su carne, su leche, la lana, las cabezas, las vísceras y la sangre. En este rumiante, explicó Polanía, todo se Aprovecha.

 

  • Un kilo de carne puede costar 50.000 pesos, teniendo en cuenta el corte,
  • la pulpa de brazo de cordero puede valer 46.000 pesos,
  • las chuletas de pierna, 29.500 pesos,
  • pero también se puede conseguir pierna de cordero a 22.000 y 25.000 pesos.
  • Las hamburguesas de cordero cuestan 3.800 pesos

y cualquier corte se puede conseguir en cualquier tienda de gran formato, por ejemplo Jumbo en lo corrido del año, perfectamente ha vendido no menos de diez toneladas de cordero.

 

El sector no baja la guardia en aspectos sanitarios

 

Un punto que tienen muy en la mira los productores de carne de oveja y de cabra es el sanitario, sobre todo con la coyuntura de cambio climático que llega con resistencia bacteriana, mutaciones, mayores resistencias y la reaparición de enfermedades.

Otro aspecto que tiene que ver con el cambio climático y el famoso calentamiento global es el de la producción de alimentos para los animales por cuanto hay épocas del año que son impredecibles y en las que las cosechas no salen dentro de los cronogramas trazados.

En materia patológica, los ovinos son proclives a enfermedades relacionadas con parásitos y es por ello que la recomendación es vacunar y purgar constantemente para prevenir y evitar daños considerables por un descuido.

Según la Organización Mundial de sanidad animal, OIE, Colombia continúa siendo un país libre de enfermedades de control oficial en ovinos y caprinos. Este logro, asegura el organismo, es el premio a un trabajo adelantado entre los productores con el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, por mantener la seguridad alimentaria de los pequeños y medianos criadores ovinos.

Las enfermedades de control oficial que pueden afectar ovinos y caprinos como:

  • fiebre aftosa,
  • estomatitis vesicular,
  • brucelosis,
  • tuberculosis,
  • rabia,
  • hemoparásitos,
  • y enfermedades emergentes como lengua azul,

hacen parte de la lista de Organización Mundial de Sanidad Animal OIE.

Esta condición sanitaria le permite a la autoridad sanitaria continuar con sus trabajos en actividades que beneficien a los productores, fortalezcan la economía nacional y mejoren las condiciones de producción, llevándola a la excelencia con la aplicación de estrategias como las Buenas Prácticas Ganaderas Ovinas.

Por esta razón y con el fin de mantener y mejorar el estatus sanitario, la producción pecuaria y contribuir con la seguridad alimentaria, el ICA actualmente diseña y ejecuta programas oficiales para el control y erradicación de las enfermedades endémicas de prioridad nacional, evitando con ello que se impliquen las especies animales que son económicamente más representativas.

El ICA trabaja con países productores de tradición ovina, para mejorar el rebaño ovino nacional mediante estudios de análisis de riesgos con países interesados como Argentina y Australia desde donde se importan embriones y semen; y Uruguay desde donde se envían al país, ovinos para reproducción. La autoridad sanitaria, de manera permanente, gestiona y hace su mejor esfuerzo por mantener la sanidad e inocuidad de ésta producción, que cada vez crece más en el país, mejorando la estabilidad económica de los pequeños ganaderos.

 

Alertas a la distancia

 

Si bien no ha llegado a Colombia, hay una enfermedad conocida como la Peste de Pequeños Rumiantes, PPR, o peste de ovejas y cabras que podría atacar más del 80 por ciento de los rumiantes si no se ataca el mal a nivel mundial. La cifra comprometida podría estar rondando los 2.000 millones de cabezas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, la peste de los pequeños rumiantes (PPR) también conocida como peste ovina y peste caprina, es una enfermedad animal altamente contagiosa que afecta a los pequeños rumiantes. Una vez introducido, el virus puede infectar hasta el 90 por ciento de la cabaña y la enfermedad mata del 30 al 70 por ciento de animales infectados. Hay que tener en cuenta que el virus de la PPR no afecta a los humanos.

En un estudio el organismo asegura que la erradicación de la peste ovina y caprina se puede lograr para 2030 puesto que ya existe una vacuna que está disponible y es asequible, con la gran notificación que proporciona inmunidad de por vida contra la enfermedad.

Existe también un plan en principio de cinco años para controlar el virus a través de la vacunación. Se necesitan inversiones urgentes para combatir la propagación de la PPR y salvar los medios de subsistencia de las poblaciones vulnerables que dependen de ovejas y cabras para su supervivencia.

La PPR apareció en 1942 en Costa de Marfil y desde entonces, la enfermedad se ha extendido a amplias regiones de África, Oriente Medio y Asia. Hoy en día, más de 70 países han confirmado la existencia de la PPR dentro de sus fronteras, y muchos países corren el riesgo de que se introduzca la enfermedad. Estas regiones albergan aproximadamente 1.700 millones de cabezas de ganado, cerca del 80 por ciento de la cabaña mundial de ganado ovino y caprino.

El rebaño colombiano crece en medio de amenazas como el cambio climático y una serie de enfermedades que invitan a acudir a la prevención y al cuidado de los animales ya que hay de por medio grandes inversiones y toda una apuesta genética en un sector que crece y se muestra como uno de los llamados a ser protagonistas en el corto y mediano plazo porque el mundo requiere de proteína y Colombia aprendió a darle manejo a los ovinos, toda una fortuna económica pues por algo la Sagrada Biblia habla del entorno pastoril usando la expresión, “el cordero de Dios”, una actividad a la que se le dio desde tiempos antiguos la santa bendición.

 

Visto 1463 veces