Colombia es el primer productor de aceite de palma en América y el cuarto en el mundo, con cerca de 1,6 millones de toneladas al año.

La aprobación de la nueva versión del estándar representa una oportunidad para que el sector palmero colombiano se posicione en la región como proveedor de aceite de palma certificado.