El índice de precios de los alimentos de la FAO sube un 1,1 por ciento: se apunta a un descenso de la producción mundial de trigo en 2018.