Los ovicultores ven potencial en el mercado internacional y un crecimiento importante en el mercado interno. La meta, multiplicar el hato.

En cinco líneas de acción, se enfocará la cooperación internacional: escuelas de desarrollo rural, transferencia de tecnología, alianzas productivas, asistencia técnica y formalización de la propiedad rural.