Los ganaderos aseguran que siguen produciendo a pérdida y ven casi como un hecho la desaparición de la actividad láctea que quedó prácticamente entregada con los TLC. Soplan aires de quiebra.