Las Buenas Prácticas Agrícolas que permiten ofrecer alimentos inocuos o aptos para ser consumidos por el hombre son cada vez más rígidas en Colombia, pero a criterio de la autoridad sanitaria, aún falta mucho por hacer.