El mundo está cambiando y Colombia no puede quedarse anquilosada en un modelo económico que le da riqueza a unos pocos, ahora el mundo pide alimentos y las manos del campo están llamadas a progresar.

Publicado en Notas de la finca