Las actividades ilícitas castigan el trabajo juicioso de un sector como la palma de aceite que le apostó al desarrollo rural, a la inclusión social y al empleo.

Publicado en Notas de la finca