Las utilidades son mucho más generosas tanto en carne como en leche y la actividad deja ver un futuro promisorio que garantiza proteína y seguridad alimentaria.