Este municipio superó una serie de conflictos y ahora quiere sacarle todo el beneficio a unos predios fértiles y rodeados de agua en donde prospera la agricultura, la pesca y la ganadería.

Los productores saben que con un adecuado manejo es posible reducir los riesgos sanitarios de la palma de aceite que tiende a ser proclive a la pudrición del cogollo (PC).