Este municipio de Cundinamarca tuvo una vocación agrícola de grandes magnitudes, pero hoy es un balneario que vive del turismo, el comercio y el rebusque. Las tierras que producían alimento, hoy son condominios.

La empresa invirtió 40.000 millones de pesos en el almacén del puerto turístico del Alto Magdalena.