Según el organismo 20 millones de personas pueden morir de hambre en los próximos seis meses.