Ante las expectativas de exportación a países como China y otros de oriente próximo, es muy factible que el rebaño crezca para poder cumplir con los despachos sin descuidar la demanda interna de carne. La aftosa, “qué problema”.