Colombia es tomador de precios y cualquier movimiento en Londres o Nueva York afecta el valor interno.