Miércoles, 06 Enero 2016 11:23

El Colegio: Un rincón amable y prospero en el calor del Tequendama

Por

Varios de los nuevos mandatarios municipales iniciaron su administración con las alarmas encendidas en materia climática.

Los alcaldes que tomaron posesión de sus cargos el pasado primero de enero de 2016, saben que tienen que enfrentar varios retos y tres de ellos tienen que ver con el clima, el medio ambiente como un activo y la dificultad fiscal que ya no tendrá tanto dinero por el marchitamiento en las regalías petroleras.

El alcalde de Mesitas de El Colegio o del municipio de El Colegio, Mauricio Núñez, habló con Diariolaeconomia.com y aseguró que hay varios escenarios en donde es urgente trabajar para llevarle tranquilidad a la comunidad que como la de su región ya enfrenta severos racionamientos de agua por culpa de la sequía.

En el primer día de gobierno el Alcalde convocó un Consejo Municipal de seguridad para reunir toda la información sobre la temporada de fin de año y así poder brindar toda la seguridad a los habitantes de este cálido municipio así como a los turistas que decidieron tomar su descanso en esta visitada municipalidad de la región del Tequendama. De igual manera se reunió el comité de Gestión del Riesgo para abordar temas tan delicados como el Fenómeno de El Niño que según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, irá hasta el mes de abril.

“Hay asuntos como el desabastecimiento de agua que hace que tomemos medidas conjuntas. De igual manera tenemos que seguir impulsando campañas que tienen que ver con el ahorro y el uso eficiente del agua en dónde hay responsabilidad de todos los componentes de la sociedad de Mesitas de El Colegio toda vez que su concurso será vital en sobrellevar de mejor manera un lío muy complejo”, declaró el señor Núñez.

Reveló que en la Parte más dura del intenso verano vendrá medidas desde lo institucional y que tienen que ver con la compra de tierras con acuíferos o reservas de agua, eso si cuidando la principal reserva hídrica del municipio que es Peñas Blancas, un distrito de manejo integral.

Sin petróleo se puede gobernar

En opinión del Alcalde de El Colegio, el tema fiscal no puede ser un palo en la rueda para la gobernabilidad toda vez que los municipios cuentan con recursos propios como es el caso del impuesto predial, el de Industria y Comercio así como el de delineación urbana, y a eso se suma la opción de hacer retiros del Fondo Nacional de Pensiones de las entidades Territoriales, FONPET.

Para el mandatario seccional hay varias fuentes de ingreso, pero aclaró que se hace perentorio hacer un esfuerzo para aumentar el recaudo y precisó que para el caso de Mesitas de El Colegio es necesario adelantar una actualización catastral la cual no se hizo en la pasada administración y que conllevó a un retraso en ese rubro y a pensar decididamente en esa medida.
“En Industria y Comercio les hacemos un llamado a todos los comerciantes para que le jueguen limpio al municipio y declaren sus ventas tal y como son, sin ningún tipo de evasión. Este conjunto de esfuerzos permitirá que las finanzas municipales vayan recuperándose paulatinamente hasta que lleguen a un nivel aceptable y así pueda consolidarse a Mesitas como un municipio fiscalmente viable y fuerte financieramente hablando”, aseveró el Alcalde.

Sobre una reforma tributaria regional que garantice más y mejores recursos, Núñez consideró que no es necesaria y dijo que por el contrario hay que propender por la eficiencia y aclaró que hay municipios muy diferentes y con mejores ingresos como es el caso de la Sabana de Bogotá en donde hay cascos urbanos que gozan de mejores ingresos por el aporte de las industrias que allí se instalaron.

Explicó que El Colegio cuenta con ingresos extraordinarios que vienen de las transferencias del sector energético. Indicó que justamente en la administración anterior hubo una reforma que se promovió y que finalmente dejó ingresos por 500 millones anuales con la reforma a la ley 99 de 1993.

A sembrar se dijo

Al abordar el tema petrolero, Núñez dijo que la humanidad entró en una reflexión coherente y es que el crudo ya no es negocio para nadie lo cual se refleja en los precios internacionales.

Dadas las condiciones, anotó, el mundo y Colombia deben retomar la economía rural, la misma que le dio potencial al país cuando los comoditties no eran la base de la economía.

“El mundo se dio cuenta que venía por el camino equivocado, por eso no se augura éxito futuro en ese mercado, entre otras cosas porque la humanidad está acudiendo a las energías alternativas y a la generación no contaminante. Hoy le apostamos a la producción verde, limpia y muy sana, y en general a líneas que le dan sostenibilidad al planeta porque hay que producir inclusive alimentos, pero respetando el medio ambiente, asunto que quedó claro en el Foro Mundial del Cambio Climático en Francia que le dará un viraje a la producción mundial de todo tipo de productos”, manifestó.

Es tan grave el escenario ambiental que hoy el gran reto de la humanidad es tomar medidas para defender el ecosistema y meter en cintura problemas ocasionados por la industria y la farmacia que le dieron inestabilidad al clima.

Generadoras de problemas

Sobre el hecho de tener dos hidroeléctricas, Núñez dijo que si bien El Colegio tiene garantía en el suministro eléctrico, lo cierto es que hay un grave deterioro ambiental razón por la cual la empresa Emgesa tiene un enorme pasivo con el municipio porque las generadoras de energía afectaron ostensiblemente el medio ambiente y la calidad de vida de los habitantes.

Cabe anotar que la generación eléctrica se hace sobre el cauce del río Bogotá y en predios que hacen parte de la jurisdicción de El Colegio. Las plantas allí instaladas representan en promedio el 15 por ciento de la oferta de energía por cuanto se generan más de un millón de kilovatios. La planta ofrece empleo para la región, pero no remunera al municipio con los recursos que debiera, de un lado por el calibre del negocio y por otro lado por el terrible daño ambiental causado.

“Los perjuicios no fueron pocos porque hubo tierras fértiles que dejaron de producir, se registraron daños en la carretera, hubo contaminación de la quebrada Santa Marta que fue un proveedor importante de agua para El Colegio. A todo lo anterior hay que sumarle que se presentaron malformaciones en el suelo y filtraciones que exponen la tierra a deslizamientos, hay menoscabos en salud, en inocuidad y otros que hacen larga la lista de detrimentos y le dan piso jurídico a las demandas y a las reclamaciones”, apuntó el Alcalde, Mauricio Núñez.

Hay veredas como El Paraíso, Marsella y Antioqueñita que son las más pobres y que entran en la negociación al amparo de responsabilidad social empresarial porque los acuerdos alcanzados en la administración pasada no se toman como de punto final. El funcionario demandó indemnizaciones de Emgesa a las comunidades que hoy completan más de 30 años con un medio ambiente no sano.

Explicó que la desviación del río Bogotá es todo un problema porque las aguas de esta afluente fueron desviadas a tal punto que hay líquido por el cauce y por el tubo de carga lo que conllevó a graves perjuicios económicos, en salubridad y ambientales por la generación de energía.

Mesitas de El Colegio, ¡qué sitio!

Sobre Mesitas se puede decir que es un municipio próspero que basa su economía en el turismo, la agricultura, la ganadería, el comercio, la agroindustria y la generación eléctrica. Esta bonita y amable población le ha sabido sacar provecho a sus 25 grados centigrados de temperatura y por eso es muy visitada por su condición de balneario, pero igualmente por la prospectiva que tiene para hacer buenos negocios. 

Su nombre deriva de la otrora "Parroquia de las Mesitas del Colegio de Nuestra Señora del Rosario del Calandaima".

Las tierras de Mesitas tienen un gran potencial y por eso son propicias para la agricultura y la ganadería. Cabe decir que el café es uno de los productos insignia porque por el clima medio apto para esta siembra, es posible obtener un grano de excelente calidad el cual se produce en altos volúmenes. Mesitas de El colegio ocupa el segundo lugar en Cundinamarca como productor de café.

Este municipio y sus zonas rurales producen de igual manera, frutales como mora, banano, cítricos y mango, de igual manera tiene una destacada oferta de hortalizas, considerada de autoabastecimiento.

El municipio fue constituido el 20 de septiembre de 1653 por el arzobispo de Santa fe, Fray Cristóbal de Torres, y el gobernador, el Marqués de Miranda, don Juan Fernández de Córdoba y Coalla.

En ese tiempo un documento u ordenanza autorizó el poblamiento y permitió que los aborígenes construyeran sus viviendas en el cálido sitio que finalmente le dio forma a un pueblo que se llamó El Colegio.

Es de recordar que cerca al caserío funcionaba el colegio capuchino de sacerdotes que dirigió el propio, fray Cristóbal de Torres.

La provincia del Tequendama que fue también conocida como Calandaima era el gran fundo de los indígenas Panches, aborígenes de alma guerrera que habitaron esta región por la que vivieron y por la que literalmente murieron. Su condición aguerrida era respaldada por su grosor y solidez física que a su vez acompañaron con deformaciones en su cráneo.

Esta región fue descubierta por el capitán, Juan de San Martín, en 1537 cuando este oficial hacía parte de una de las expediciones del adelantado, Gonzalo Jiménez de Quesada. Este descubrimiento no dejó gratos recuerdos porque cuando los indígenas Panches atacaron la Sabana de Bogotá en 1540 para resistir la presencia española, estos fueron repelidos con un gigantesco ejército que en su frente llevaba perros de caza.

Con esas prácticas hechas por el mal recordado, Hernán Pérez de Quesada, fueron arrasados los poblados y asesinados los caciques Tocarema y Anolaima, evento que provocó la desintegración de la beligerante familia Panche.

Hoy sigue adelante la Provincia del Tequendama, tierra de gentes buenas, generosas y hospitalarias que le siguen apostando a un turismo que se fortalece, a una agricultura que poco a poco retorna y a zanjar una serie de vicisitudes que les llevaron los capitalistas, esos representantes de una política neoliberal que generan riqueza a cambio de pobreza cuando no miseria, que cambia dólares por salud y por el sacrificio de la productiva madre tierra de los inmolados Panches.

En pleno siglo 21, El Colegio continua creciendo y progresando en medio de un calor reconfortante para los turistas y en un ambiente grato y fresco que huele a selva, a campo y a esencias deliciosas de frutas y café. Hoy claman en ese municipio porque vuelvan los aguaceros, porque caiga agua del cielo para que siga lloviendo progreso sin sed en los campos.

 

Visto 1658 veces